Chupachús

Chupachús de la marca Chupa Chups.

Un chupachús,chupeta,chupete o chupetínes un caramelo duro y colorido de unos 2 a 3 cm de diámetro, de forma esférica u oval, con un palito insertado en el centro de la esfera que sirve para sostenerlo. Puede ser macizo o estar relleno de chicle, chocolate, etc.

Origen

Se desconoce el verdadero origen del Chupetín, no obstante George Smith se atribuye su creación. Él se desempeñaba como empleado de una fábrica de caramelos en Gran Bretaña allá por la primera década del año 1900. Se le ocurrió unir un caramelo con un palo y se lo propuso a su jefe, quien de inmediato aceptó la propuesta. El producto final fue llamado “Lolly Pop”, que coincidía con la denominación de uno de los caballos de carrera más exitosos de la época.[1]

A pesar de ello, son varias las leyendas que se esconden detrás del origen del conocido y sabroso chupetín. Una de ellas se ubica en la Edad Media donde la nobleza acostumbraba a degustar azúcar cocido con la colaboración de mangos o palitos. En Estados Unidos, por ejemplo, son varias las empresas que han reclamado la autoría del moderno chupetín o piruleta pero sus razones se han visto distorsionadas en el transcurso del tiempo. Incluso otra versión establece la invención del chupetín en la Guerra Civil Americana entre los años 1861 y 1865.[2]

En España en el año 1958, fue introducido al mercado la primera golosina con forma de bola incrustada en un palito fabricada por Granja Asturias S.A. y con la marca de Chupa Chups. A pesar del mal momento económico que atravesaba el país, los análisis de mercado hacían favorable la venta de bolas dulces y azucaradas para menores de dieciséis años. Fue así que surge el nombre de Enric Bernat, hijo de confiteros además de ser un empresario ambicioso, quien pensó en una bola con azúcar y un palito para evitar pegotearse las manos. Así surgió la idea del chupetín en España y que hoy se disfruta a nivel mundial.[3]

Other Languages