Chubasco

Un chubasco común descargando la precipitación tras un caluroso día.

El chubasco, también conocido como aguacero o chaparrón, es un tipo de precipitación cuyas características principales son su gran intensidad y la rapidez con la que aparece y con la que finaliza. La precipitación es en forma líquida ( lluvia), y cuando está acompañada de granizo es preferible usar el término granizada.

Concepto

  • En el Diccionario de términos geográficos de F. J. Monkhouse este término aparece como chaparrón:

Chaparrón. Nombre con que se designa a un aguacero repentino y violento. El área afectada suele ser bastante reducida, dado que el chaparrón es debido a una intensa corriente local, ascendente por convección, que normalmente va acompañada de abundante aparato eléctrico [[1] ].

  • En el Tomo 4 del Diccionario Enciclopédico Salvat, duodécima edición (1967) se hace referencia al chubasco como un término procedente del gallego chuvasco, de chuva, lluvia:

Un chubasco es un chaparrón o aguacero con mucho viento... Nubarrón obscuro y cargado de humedad que suele presentarse en el horizonte repentinamente, empujado por un viento fuerte y que no siempre se resuelve en agua, por lo cual se denomina unas veces chubasco de agua y otras chubasco de viento [[2] ].

  • Una explicación más completa de este término meteorológico nos la ofrece Pablo Vila en su obra más destacada, Geografía de Venezuela, aunque hace más énfasis en los fuertes vientos que acompañan a los chubascos, que en las intensas lluvias que también se presentan durante breve tiempo:

Los chubascos. Ciertos vientos impetuosos se dejan sentir de vez en cuando a través de algunas regiones del país; son los llamados chubascos. Se trata de vientos propios de la estación lluviosa... Son vientos fuertes, de 10 a 25 m por segundo y van acompañados casi siempre por lluvias... Ernesto Sifontes los ha calificado como verdaderos ciclones en miniatura. Uno de estos chubascos en el Territorio Amazonas (ahora Estado Amazonas) ocasionó la muerte del notable viajero y explorador venezolano Francisco Michelena y Rojas. En septiembre de 1876, siendo gobernador de aquella región, en un recorrido por la divisoria de aguas entre los ríos Orinoco y Guainía, hiriólo gravemente una rama desgajada por el vendaval, a consecuencia de lo cual murió unas horas después en el pueblo de Yavita [[3] ].

Other Languages
català: Ruixat
dansk: Byge
Deutsch: Schauer
Esperanto: Ŝaŭro
français: Averse
Lëtzebuergesch: Schluet
Nederlands: Bui
norsk nynorsk: Bye
norsk bokmål: Byge
română: Aversă