Christian Von Wernich

Christian Von Wernich
Información personal
Nombre de nacimiento Christian Federico Von Wernich
Nacimiento 27 de mayo de 1938
San Isidro, Buenos AiresBandera de Argentina  Argentina
Nacionalidad Argentina
Religión Catolicismo Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Sacerdote católico
Conocido por Juicio por genocidio
[ editar datos en Wikidata]

Christian Federico Von Wernich ( 27 de mayo de 1938, San Isidro, Buenos Aires, Argentina) es un sacerdote argentino de la Iglesia católica que se desempeñó como capellán de la Policía de la Provincia de Buenos Aires durante la dictadura militar 1976-1983. Detenido desde 2003 por su participación en delitos de lesa humanidad en los centros clandestinos de detención Puesto Vasco, Cot I Martínez y el Pozo de Quilmes, fue condenado el 9 de octubre de 2007 a reclusión perpetua por hallarlo culpable de 34 casos de secuestro, 31 casos de tortura y 7 homicidios calificados.

Descripción

Von Wernich ha negado los cargos y sostenido que si bien es cierto que visitaba los centros de detención él no vio que se cometiera allí ninguna violación de los derechos humanos.[2]​Sin embargo, Von Wernich es mencionado en varios testimonios recogidos por el Informe Nunca Más de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas ( CONADEP), que lo incriminan. Entre ellos un integrante de la policía relata:

''Se desciende a los tres cuerpos de los ex subversivos que en ese momento estaban vivos. Los tiran a los tres sobre el pasto, el médico les aplica dos inyecciones a cada uno, directamente en el corazón, con un líquido rojizo que era veneno. Dos mueren pero el médico da a los tres como muertos. Se los carga en una camioneta de la Brigada y los lleva a Avellaneda. Fuimos a asearnos y cambiarnos de ropa porque estábamos manchados de sangre. El padre Von Wernich se retiró en otro vehículo. Inmediatamente nos trasladamos a la Jefatura de Policía donde nos esperaba el Comisario General Etchecolatz, el padre Christian Von Wernich y todos los integrantes de los grupos que habían participado en el operativo. Allí el cura Von Wernich me habla de una forma especial por la impresión que me había causado lo ocurrido; me dice que lo que habíamos hecho era necesario, que era un acto patriótico y que Dios sabía que era para bien del país. Estas fueron sus palabras textuales..."[3]