Chinua Achebe

Chinua Achebe
Chinua Achebe - Buffalo 25Sep2008 crop.jpg
Achebe en 2008
Información personal
Nombre de nacimiento Albert Chinualumogu Achebe Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 16 de noviembre de 1930
Ogidi, Protectorado de Nigeria
Fallecimiento 21 de marzo de 2013 82 años
Boston, Estados Unidos
Nacionalidad Nigeria
Lengua materna Igbo
Familia
Cónyuge Christiana Chinwe Okoli
Educación
Alma máter Universidad de Ibadán
Información profesional
Ocupación Novelista, poeta, crítico literario, ensayista, cuentista, escritor de literatura infantil, escritor, filósofo y profesor universitario Ver y modificar los datos en Wikidata
Años activo 1958–2013
Empleador Universidad David and Marianna Fisher
Universidad Brown
Lengua de producción literaria Inglés
Obras notables
  • Todo se desmorona
  • Me alegraría de otra muerte
  • Flecha de Dios
  • Un hombre del pueblo
  • Hormigueros de la sabana
Miembro de
Distinciones
[ editar datos en Wikidata]

Albert Chinualumogu Achebe (Ogidi, 16 de noviembre de 1930 - Boston, Massachusetts, 21 de marzo de 2013)[4]

Criado en el pueblo igbo de Ogidi en el sureste de Nigeria, Achebe destacó en la escuela y ganó una beca para sus estudios de pregrado. Quedó fascinado con las culturas tradicionales africanas y las religiones del mundo, y comenzó a escribir cuentos como estudiante universitario. Después de graduarse, trabajó para el Servicio de Radiodifusión de Nigeria (NBS) y se trasladó a la metrópoli de Lagos. A finales de la década de 1950, ganó renombre internacional por su obra Todo se desmorona (1958), que describe cómo la civilización europea se apropia del mundo africano y las influencias occidentales cambian la sociedad de este continente. Sus novelas posteriores incluyen Me alegraría de otra muerte (1960), Flecha de Dios (1964), Un hombre del pueblo (1966 ) y Hormigueros de la sabana (1987) . Achebe escribió sus novelas en inglés y defendió el uso del inglés, la «lengua de los colonizadores», en la literatura africana. Su conferencia titulado «Una imagen de África: El racismo en "corazón de las tinieblas" de Conrad» (1975), incluyó una famosa crítica de Joseph Conrad como «gran racista»; el texto de la conferencia fue posteriormente publicado en The Massachusetts Review en medio de cierta controversia.

Cuando la región de Biafra se separó de Nigeria en 1967, Achebe se convirtió en defensor de la independencia de la nueva nación y actuó como su embajador. La guerra afectó profundamente a la población de Biafra, y como el hambre y la violencia tuvieron su efecto, Achebe hizo un llamamiento de ayuda a los pueblos de Europa y América. Después de que el gobierno de Nigeria retomase la región en 1970, Achebe se involucró en partidos políticos, pero pronto renunció, frustrado por la corrupción y el elitismo del que fue testigo. Después de haber vivido en los Estados Unidos durante varios años en la década de 1970, regresó a este país en 1990 tras un accidente automovilístico que lo dejó parcialmente discapacitado. Las novelas de Achebe, quien poseía el título de cacique igbo,[5] se centran en las tradiciones de la sociedad igbo, el efecto de las influencias cristianas, y el choque entre los valores tradicionales africanos y occidentales durante y después de la época colonial. Su estilo se basa en gran medida en la tradición oral igbo, y combina la narración directa con representaciones de cuentos populares, proverbios y la oratoria. También publicó una serie de cuentos, libros para niños, y colecciones de ensayos. Desde 2009 hasta su muerte en 2013, se desempeñó como profesor de la Universidad David y Marianna Fischer y catedrático de Estudios Africanos de la Universidad Brown en los Estados Unidos.

Biografía

Los padres de Achebe, Isaiah Okafo Achebe y Janet Anaenechi Iloegbunam, eran conversos de la iglesia protestante Church Mission Society (CMS) en Nigeria.[7]

Primeros años

Achebe nació el 16 de noviembre de 1930 como Albert Chinualumogu Achebe en la localidad igbo de Ogidi.[2]

Mapa de los grupos lingüísticos de Nigeria. La patria de Achebe, la región Igbo (arcaicamente deletreado Ibo), se encuentra en el centro sur.

El cuentacuentos fue uno de los pilares de la tradición igbo y una parte integral de la comunidad. La madre de Achebe y su hermana Zinobia Uzoma le contaron muchas historias, que él, como niño, pidió en varias ocasiones. Su educación fue fomentado por los collages que su padre había colgado en las paredes de su casa, así como los almanaques y numerosos libros, incluyendo una adaptación en prosa de El sueño de una noche de verano (c. 1590) y una versión en igbo de El progreso del peregrino (1678).[9]

Educación

Achebe ingresó en la Escuela Central St Philips en 1936. A pesar de sus protestas, pasó una semana en la clase religiosa para los niños pequeños, pero fue rápidamente trasladado a una clase superior cuando el capellán de la escuela tomó nota de su inteligencia.[13]

A la edad de doce años, dejó su familia para trasladarse a la localidad de Nekede, a cuatro kilómetros de Owerri. Se matriculó como estudiante en la Central School, donde su hermano mayor, John, trabajaba como profesor.[16]

Modelado según la escuela pública británica y financiado por la administración colonial, el Government College había sido establecido en 1929 para educar a la futura élite de Nigeria.[18]

En su primer año, Achebe fue promovido dos veces y terminó la escuela secundaria en sólo cuatro años en lugar de los cinco previstos.[20]

Achebe comenzó a explorar la «maravillosa biblioteca» de la escuela.[20]

Universidad

Calle en Ibadan, 2007.

En 1948, en el ámbito de las preparaciones para la independencia, se inauguró la primera universidad de Nigeria.[22] Achebe consideró su disgusto por el protagonista africano como un signo de la ignorancia cultural del autor.

Abandonó sus estudios de medicina y pasó a la facutltad de Artes para estudiar inglés, historia y teología.[26] Otro escritor famoso que estudió en esta universidad en los años 1950, aunque en la facultad de ciencias naturales, era Elechi Amadi.

En 1950, Achebe escribió una ensayo titulado «Polar Undergraduate» para el University Herald que marcó su debut como autor y en la que utilizó ironía y humor para celebrar el vigor intelectual de sus compañeros de clase.[29]

Mientras en la universidad, Achebe escribió su primer cuento, «In a Village Church», que combina detalles de la vida rural de Nigeria con las instituciones e iconos cristianos, un estilo que también aparece en muchas de sus obras posteriores.[24]

Después de concluir los exámenes finales en 1953, Achebe recibió un grado de segunda clase. Sacudido por no recibir el más alto nivel, estaba indeciso como proceder después de la graduación. Regresó a su pueblo natal de Ogidi para reflexionar sobre sus opciones.[32]

Enseñanza y producción

Mientras meditaba sobre posibles trayectorias profesionales, Achebe recibió la visita de un amigo de la universidad quien lo convenció de solicitar el puesto de profesor de inglés en la escuela Merchants of Light en Oba. Era una institución destartalada con una infraestructura decrépita y una escasa biblioteca; la escuela había sido construida en lo que los residentes llamaron un «bosque malo», un lote de tierra frecuentado por espíritus hostiles según se creía.[n 1]

Como profesor instó a sus estudiantes a leer mucho y ser original en su trabajo.[36]

Lagos en 2007.

El NBS, una red radiofónica creada por el gobierno colonial en 1933,[38]

Mientras en Lagos, Achebe comenzó a trabajar en una novela. Esto fue un reto ya que existía muy poca ficción africana escrita en inglés, aunque Palm-Wine Drinkard (1952) de Amos Tutuola y People of the City (1954) de Cyprian Ekwensi eran excepciones notables. Si bien apreciaba la obra de Ekwensi, Achebe ya se esforzó a desarrollar su propio estilo, aun cuando estaba dando inicio a la creación de la literatura novelística de Nigeria.[40]

También en 1956 fue seleccionado a ingresar a la escuela del personal (Staff School) a cargo de la British Broadcasting Corporation (BBC). Su primer viaje fuera de Nigeria constituyó una oportunidad para avanzar sus habilidades técnicas de producción, y solicitar comentarios retroalimentativos sobre su novela (que más tarde dividió en dos libros). En Londres conoció al novelista Gilbert Phelps, a quien hizo leer el manuscrito. Phelps mostró gran entusiasmo, y ofreció presentar el manuscrito a su editorial. Achebe declinó, insistiendo que la obra necesitaba más trabajo.[39]

Todo se desmorona

De vuelta en Nigeria, Achebe se puso a revisar y editar su novela (ahora titulada Things Fall Apart, tomada de una frase del poema « The Second Coming» de W. B. Yeats). Cortó la segunda y tercera sección del manuscrito, dejando sólo la historia de un granjero de ñame llamado Okonkwo que vivió durante la colonización de Nigeria. Añadió secciones, mejoró varios capítulos y reestructuró la prosa. En 1957 lo había esculpido a su gusto y decidió aprovecharse de un anuncio que ofreció un servicio de mecanografía en Inglaterra. Envió el único ejemplar del manuscrito (junto con la cuota de ₤ 22) a la empresa en Londres. Tras esperar varios meses sin recibir noticia alguna del servicio de mecanografía, Achebe comenzó a preocuparse. Como su jefe en la NBS, Angela Beattie, iba a Londres para sus vacaciones anuales, la pidió que visitara la empresa. Ella lo hizo, y con enojo exigió saber la razón porque el manuscrito había quedado ignorado en la esquina de la oficina. La compañía envió rápidamente una copia mecanografiada a Achebe. La intervención de Beattie fue crucial para continuar como escritor. Si la novela se hubiera perdida, dijo más tarde, «habría estado tan desalentado que probablemente habría abandonado por completo».[41]

una pila de la edición de 1994 de Things Fall Apart.

En 1958, Achebe envió su novela al agente recomendado por Gilbert Phelps en Londres, quien la mandó a varias casas editoriales; algunos la rechazaron de inmediato, alegando que la ficción creada por escritores africanos no tenía potencial de mercado.[43]

El 17 de junio de 1958, Heinemann publicó 2000 ejemplares de tapa dura de Todo se desmorona. Según Alan Hill, empleado del editorial en este momento, la empresa no «tocó ni una palabra» al preparar la publicación.[45]

En Nigeria, la novela tuvo una acogida inicial mixta. Al tratar de promover el libro en África Occidental, los esfuerzos de Alan Hill fueron a veces recibidos con escepticismo y ridículo. La facultad de la Universidad de Ibadan encontró divertido la idea de que una novela escrita por un ex alumno pudiese valer la pena.[47]

En Todo se desmoronó, el protagonista Okonkwo lucha con el legado de su padre —un deudor vago, aficionado a tocar la flauta— así como las complicaciones y contradicciones que surgen con la llegada de los misioneros blancos a su pueblo, Umuofia.[48] Al explorar el campo del conflicto cultural, sobre todo el encuentro entre la tradición igbo y la doctrina cristiana, Achebe vuelve a los temas de sus cuentos anteriores que surgieron de sus propios antecedentes.

Todo se desmorona se convirtió en uno de los libros más importantes de la literatura africana.[51]

En reconocimiento de su carácter universal, la obra ha sido incluida en la colección de la Biblioteca Mundial «propuesta por cien escritores originarios de cincuenta y cuatro países diferentes, compilado y organizado en 2002 por el Club del Libro Noruego. Esta lista constituye un esfuerzo de reflejar la literatura mundial, con libros provenientes de todos los países, culturas y períodos».

Wole Soyinka, el premio Nobel nigeriano, describió la obra como «la primera novela en inglés que habló desde el interior del carácter africano, en lugar de retratar al africano como un exótico, como el hombre blanco suele verlo».[22]

Matrimonio y familia

En el mismo año de la publicación de Todo se desmorona, Achebe fue promovido en el seno del NBS y puesto a cargo de la cobertura de la región oriental de la red. Se trasladó a Enugu y comenzó a trabajar en sus tareas administrativas. Allí conoció a Christiana Chinwe (Christie) Okoli, una mujer originaria de la región que acabó de unirse al personal del NBS. Conversaron por primera vez cuando ella trajo a su atención una discrepancia de pago con una de sus colegas que había sido contratado simultáneamente. Poco después, al ser hospitalizado por una apendicectomía, ella se sorprendió cuando Achebe la visitó con regalos y revistas.[52]

Achebe y Okoli profundizaron su noviazgo en los siguientes años y el 10 de septiembre 1961 se casaron en la Capilla de la Resurrección en el campus de la Universidad de Ibadan.[54]

Su primer hijo, una hija llamada Chinelo, nació el 11 de julio de 1962. Tuvieron un hijo, Ikechukwu, el 3 de diciembre de 1964, y otro hijo llamado Chidi, el 24 de mayo de 1967. Cuando los niños comenzaron a asistir a la escuela en Lagos, sus padres estuvieron preocupados por la visión del mundo —particularmente con respecto a prejuicios raciales— expresada en la escuela, especialmente por los profesores, en su mayoría blancos, y los libros escolares que presentaban una visión prejuiciada de la vida africana.[57] Tuvieron seis nietos: Chochi, Chino, Chidera, C.J. (Chinua Jr.), Nnamdi y Zeal.

Me alegraría de otra muerte y viajes becarios

En 1960 cuando aún eran novios, Achebe dedicó su segunda novela, Me alegraría de otra muerte (No Longer at Ease), a Christie Okoli. El libro trata de un funcionario envuelto en la corrupción de Lagos. El protagonista es Obi, nieto de Okonkwo, el personaje principal de Todo se desmorona.[59]

Mapa de la distribución de los hablantes del idioma swahili.

En este mismo año le fue concedido una beca Rockefeller para viajar durante seis meses, un hecho que consideró «el primer beneficio importante de mi carrera de escritor»;[62]

En su viaje, Achebe descubrió que el swahili se había convertido en una lengua africana importante. Los programas de radio se transmitieron en swahili, y su uso estaba muy extendido en los países que visitó. Sin embargo, observó también «apatía» entre la población con respecto a la literatura escrita en swahili.[63]

En Rhodesia del Norte (ahora Zambia), Achebe se encontró sentado en una sección reservada para blancos del autobús a Victoria Falls. Al ser interrogado por el cobrador porque estaba sentado en la parte delantera, respondió, «si debes saberlo, vengo de Nigeria, y allí nos sentamos donde nos gusta en el autobús»[65]

Dos años más tarde, Achebe salió nuevamente de Nigeria —esta vez como parte de una beca para artistas creativos concedida por UNESCO— y viajó a Estados Unidos y Brasil. Se reunió con una número de escritores estadounidenses, incluyendo los novelistas Ralph Ellison y Arthur Miller.[67]

«Voice of Nigeria» y la serie «African Writers»

Cuando regresó a Nigeria, Achebe fue promovido a la posición de Director de Difusión Externa en el NBS. Una de sus primeras tareas fue de contribuir a crear la red de Voice of Nigeria, la estación oficial de radiodifusión internacional de Nigeria. La estación —que transmitió su primera emisión en el día del Año Nuevo de 1962— planteó mantener una perspectiva objetiva durante la turbulenta época inmediatamente después de la independencia.[69]

En 1962 asistió a una conferencia de escritores africanos en inglés en la Universidad Makerere de Kampala, Uganda. Se reunió con figuras importantes en el mundo literario africano y mundial, entre ellos el poeta de Ghana Kofi Awoonor, el dramaturgo y poeta nigeriano Wole Soyinka, y el autor y poeta estadounidense Langston Hughes. Uno de los temas que se discutieron era de determinar si el término « literatura africana» debería incluir a las obras que surgieron de la diáspora africana, o únicamente las que fueron creadas por los autores viviendo en el continente africano. Achebe señaló que no era «una cuestión muy importante»,[71]

Achebe seleccionó la novela No llores, Niño (Weep Not, Child) de Ngũgĩ wa Thiong'o como uno de los primeros títulos de la African Writers Series de Heinemann.

Mientras en Makerere, se le pidió que leyera la novela Weep Not, Child ( No llores, niño), escrita por el estudiante keniano James Ngugi, posteriormente conocido como Ngugi wa Thiong'o. Quedó impresionado y la mandó a Alan Hill en Heinemann, que la publicó dos años más tarde, coincidiendo con su línea rústica de libros de escritores africanos. Hill señaló que se creó esta serie para remediar una situación en la que los editores británicos «sólo consideraron África Occidental como un lugar para vender los libros». Achebe fue elegido como Editor General de la serie African Writers, que se convirtió en una fuerza significativa en difundir la literatura postcolonial de África al resto del mundo,[73]

A medida que creció la disponibilidad de estas obras, comenzaron a florecer las críticas y los ensayos sobre la literatura africana, especialmente en Europa. Resentiendo la ola de comentarios que inundó su país natal, Achebe publicó un ensayo titulado «Where Angels Fear to Tread» («Donde los ángeles no se aventuran») en el número de diciembre de 1962 de Nigeria Magazine. En ello reprobó a los que criticaron a los escritores africanos desde fuera, afirmando que: «nadie puede entender a otro cuyo lenguaje no habla (y "lenguaje" aquí no significa simplemente las palabras, sino toda la cosmovisión de un hombre)».[74]

Flecha de Dios

La tercera novela de Achebe, Flecha de Dios (Arrow of God), se publicó en 1964. Al igual que sus predecesores, la obra explora las intersecciones de la tradición igbo y el cristianismo europeo. Situada en el pueblo de Umuaro al inicio del siglo XX, la novela cuenta la historia de Ezeulu, un sumo sacerdote de Ulu. Impresionado por la fuerza de la intervención británica en la zona, ordena a su hijo a aprender el secreto de los extranjeros. Como Okonkwo en Todo se desmorona y Obi en Me alegraría de otra muerte, Ezeulu se ve consumido por la tragedia resultante.

La idea para la novela vino en 1959, cuando Achebe escuchó la historia de un sumo sacerdote encarcelado por un funcionario distrital.[78]

El escritor estadounidense John Updike expresó su admiración en una carta a Achebe, y mencionó su sorpresa por la repentina caída del protagonista de Flecha de Dios. Elogió la valentía del autor al escribir «una conclusión que pocos novelistas occidentales habrían ideado».[80]

Un hombre del pueblo

La novela Un hombre del pueblo, que fue publicada en 1966, es una sátira sombría situada en un Estado africano sin nombre que acaba de alcanzar la independencia. La novela sigue a un profesor llamado Odili Samalu de la aldea de Anata que se opone a Nanga, un ministro de Cultura corrupto, por su curul en el parlamento. Tras leer una copia anticipada de la novela, el amigo de Achebe John Pepper Clark afirmó: «Chinua, [ahora] que eres un profeta. ¡Todo en este libro ha sucedido excepto el golpe militar!».[81]

Poco después, el mayor nigeriano Chukwuma Kaduna Nzeogwu tomó control de la región norte del país como parte de un intento de golpe de estado más amplio. Sin embargo, los comandantes militares en otras regiones fracasaron en el intento y la conspiración fue reprimida por la fuerza. Poco después se produjo una masacre de tres mil personas originarias de la región oriental pero que vivieron en el norte, y en Lagos comenzaron a escucharse noticias de otros ataques contra los igbos.[82]

El desenlace de la novela llamó la atención de los militares que sospechaban que Achebe tuvo conocimiento previo del golpe. Al recibir noticia de la persecución, envió a su esposa, que estaba embarazada, y sus hijos en un barco sórdido por una serie de arroyos escondidos al bastión de los igbo en Port Harcourt. Llegaron sin incidentes, aunque Christie sufrió una aborto involuntario al final de la jornada. Poco después Chinua se reunió con ellos en Ogidi. Estas ciudades estaban a salvo de las incursiones militares porque se encontraban en el sureste y formaban parte de la región que se secesionó posteriormente.[83]

Cuando la familia se había reasentado en Enugu, Achebe y su amigo Christopher Okigbo fundaron el editorial Citadel Press con el objetivo de mejorar la calidad y aumentar la cantidad de la literatura disponible para los lectores más jóvenes. Una de sus primeras presentaciones fue un libro titulado How the Dog was Domesticated, que Achebe revisó y reescribió, convirtiéndolo en una alegoría compleja del tumulto político del país. Su título final fue How the Leopard Got His Claws.[85]

Mapa de la secesión de Biafra.

Guerra de Biafra

En mayo de 1967, la región del sudeste de Nigeria se separó para formar la república de Biafra; en julio los militares nigerianos iniciaron la campaña militar para reprimir lo que consideraban una rebelión ilegal. El socio de Achebe, Christopher Okigbo —que se había convertido en un amigo cercano de la familia y especialmente de Ikechukwu, el hijo de Achebe— se enroló en el ejército secesionista, mientras continuaba con el trabajo en la prensa. La casa de Achebe fue bombardeada una tarde; como Christie se había llevado los niños a visitar a su madre enferma, las únicas víctimas eran los libros y papeles de Achebe. La familia Achebe escapó por poco el desastre en varias ocasiones durante la guerra. Cinco días después del bombardeo, Christopher Okigbo falleció en el frente de guerra.[87]

A medida que la guerra se intensificó, la familia Achebe se vio forzado a abandonar Enugu para trasladarse a Aba, la capital de Biafra. A pesar del acercamiento de la agitación, continuó escribiendo, pero la mayor parte de su trabajo creativo durante la guerra tomó la forma de poesía. El formato más corto era una consecuencia de vivir en una zona de guerra. «Puedo escribir poesía», dijo, «algo corto, intenso más acorde con mi estado de ánimo ... Todo esto que se está creando en el contexto de nuestra lucha».[89]

Durante la guerra, las relaciones entre los escritores en Nigeria y Biafra fueron tensas. En Londres, Achebe y John Pepper Clark tuvieron una tensa confrontación sobre sus posiciones opuestas en el conflicto. Achebe exigió que el editorial retire la dedicación a Clark en Un hombre del pueblo. Su amistad y la dedicación fueron restauradas años más tarde.[91]

El gobierno de Nigeria, bajo el liderazgo del general Yakubu Gowon, fue respaldado por el gobierno británico y las dos naciones mantuvieron una fuerte asociación comercial.[91]

Bandera de la república de Biafra.

Las condiciones en Biafra empeoraron mientras continuó la guerra. En septiembre de 1968, la ciudad de Aba cayó al ejército nigeriano y Achebe, una vez más se mudó con su familia, esta vez a Umuahia, donde el gobierno de Biafra se había trasladado. Fue elegido a presidir el recién formado Comité de Orientación Nacional (National Guidance Committee) encargado de redactar los principios y las ideas para la era de la posguerra.[94]

En octubre del mismo año, Achebe se unió a los escritores Cyprian Ekwensi y Gabriel Okara en una gira por los Estados Unidos para crear conciencia sobre la grave situación en Biafra. Visitaron treinta universidades y realizaron innumerables entrevistas. Mientras en el sur de Estados Unidos, Achebe se enteró por primera vez de Igbo Landing, una historia real sobre un grupo de cautivos igbo que decidieron ahogarse en 1803 —en lugar de soportar la brutalidad de la esclavitud— después de sobrevivir el transporte a Georgia (Estados Unidos).[96]

El comienzo de 1970 vio el fin del Estado de Biafra. El 12 de enero, el ejército de Biafra se rindió a Nigeria y Achebe regresó con su familia a Ogidi, donde encontraron que su casa había sido destruida. Acceptó un empleo en la Universidad de Nigeria en Nsukka y se sumergió de nuevo en el mundo académico. Sin embargo, no pudo aceptar invitaciones a otros países, porque el gobierno nigeriano revocó su pasaporte por su apoyo a Biafra.[97]

Academia de posguerra

Después de la guerra, Achebe participó en la fundación de dos revistas: la revista literaria Okike, un foro para el arte, la ficción y la poesía africana; y Nsukkascope, una publicación interna de la Universidad (lema: «Devastador, intrépido, brutal y verdadero»).[100]

Más tarde en ese año, la Universidad de Massachusetts Amherst ofreció una cátedra a Achebe, y la familia se trasladó a Estados Unidos. A su hija menor no la gustaba ir al jardín de infancia y la familia pronto se enteró de que su frustración estaba vinculado al lenguaje. Achebe la ayudó a enfrentar la «experiencia ajena» (como lo llamaba) contando historias durante los viajes en automóvil a la escuela.[101]

Al presentar sus clases a una amplia variedad de estudiantes (enseñaba sólo una clase, a una gran audiencia), comenzó a estudiar las percepciones sobre África en la erudición occidental: «África no se parece a cualquier otro lugar que conozcan ... no hay personas reales en el continente negro, sólo fuerzas que operan; y la gente no habla ningún idioma inteligible, sólo gruñen, demasiado ocupados a saltar arriba y abajo en frenesí».[102]

Las críticas a Conrad

Achebe expandió estas críticas al presentar su «Conferencia de Canciller», Una imagen de África: racismo en «El corazón de las tinieblas» de Conrad, en Amherst el 18 de febrero de 1975. Denunciando Joseph Conrad como «un gran racista»,[104]

Achebe también examinó una cita de Albert Schweitzer, el Premio Nobel de la Paz de 1952: «Este extraordinario misionero, Albert Schweitzer, que sacrificó brillantes carreras en la música y la teología en Europa para una vida de servicio a los africanos en la misma zona que describe Conrad, personifica la ambivalencia. En un comentario citado con frecuencia, Schweitzer dice: "El africano es de hecho mi hermano, pero mi hermano menor". Y así procedió a construir un hospital apropiado a las necesidades de los hermanos menores con las normas de higiene que recuerdan a la práctica médica en los días antes de que llegó a existir la teoría de los gérmenes de la enfermedad».[105] Algunos se sorprendieron de que Achebe desafiaría un hombre reconocido como modelo del liberalismo occidental y tan honrado en el Occidente por su «reverencia por la vida».

La conferencia provocó una tormenta de controversia, incluso durante la recepción inmediatamente después de la charla. Muchos profesores de inglés en la audiencia estaban molestos por sus comentarios; un viejo profesor, según consta, se acercó a él y le dijo: «¿Cómo te atreves!»,[108]

En 1983. el crítico británico Cedric Watts publicó la primera refutación exhaustiva de la crítica de Achebe. Su ensayo «A Bloody Racist: About Achebe's View of Conrad» («Un gran racista: Acerca del punto de vista de Achebe sobre Conrad») defiende El corazón de las tinieblas como una novela anti imperialista, insistiendo que «parte de su grandeza reside en la fuerza de sus críticas contra los prejuicios raciales».[110]

La crítica de Achebe se convirtió en una perspectiva dominante de la obra de Conrad. El ensayo se incluyó en la edición crítica de la novela de Conrad publicada por Norton en 1988. El editor Robert Kimbrough la describió como uno de «los tres eventos más importantes en la crítica de El corazón de las tinieblas desde la segunda edición del libro ...»[113]

Jubilación y política

Cuando regresó a la Universidad de Nigeria en 1976, esperaba cumplir tres metas: finalizar la novela que había estado escribiendo, renovar la revista Okike, y continuar sus estudios de la cultura igbo. También demostró que no iba a limitar sus críticas a blancos europeos. En una entrevista en agosto de 1976, arremetió contra el arquetípico intelectual nigeriano, divorciado de la inteligencia «sino por dos cosas: estatus y estómago. Y si hay algún peligro de que pudiera sufrir desagrado oficial o perder su trabajo, preferiría hacer la vista gorda ante lo que está sucediendo a su alrededor».[115]

En 1980 se encontró con James Baldwin en una conferencia celebrada por la African Literature Association (Asociación de Literatura Africana) de Gainesville, Florida, Estados Unidos. Los escritores —con semejantes perspectivas políticas, y que compartieron puntos de vista sobre el lenguaje y la fe en el potencial liberador de la literatura— eran ansiosos por conocerse. Baldwin dijo: «Es muy importante que por último nos encontremos, después de algo como 400 años, si puedo decir así».[116]

En 1982, Achebe se retiró de la Universidad de Nigeria. Dedicó más tiempo a editar Okike y se convirtió en un miembro activo del People's Redemption Party (PRP), un partido político de signatura izquierdista. Escribió un libro titulado The Trouble with Nigeria (El problema con Nigeria) , cuya publicación coincidió con las elecciones inminentes. En la primera página, Achebe afirma sin rodeos: «el problema de Nigeria es la falta de voluntad o incapacidad de sus dirigentes a asumir la responsabilidad y el reto del ejemplo personal, que son las características de un verdadero liderazgo»[117]

Las elecciones estuvieron marcados por la violencia y acusaciones de fraude. Cuando se le preguntó si pensaba que la política nigeriana había cambiado desde Un hombre del pueblo , Achebe respondió: «Creo, más bien al contrario, que el político nigeriano se ha deteriorado».[121]

Hormigueros de la sabana y parálisis

En 1987, Achebe publicó su quinta novela, Hormigueros de la sabana, que trata de un golpe militar en Kangan, una nación africana ficticia. El libro llegó a ser finalista del Premio Booker y fue aclamado en el Financial Times: «en una poderosa fusión de mitos, leyendas y estilos modernos, Achebe ha escrito un libro que es sabio, emocionante y esencial, un poderoso antídoto contra los comentaristas cínicos del "extranjero" que nunca ven nada nuevo salir de África».[122] Sin embargo, el premio se otorgó finalmente a la novela Moon Tiger de Penelope Lively.

Durante un viaje a Lagos el 22 de marzo de 1990, su automóvil volcó cuando un eje se derrumbó. Su hijo Ikechukwu y el conductor sufrieron heridas leves, pero el peso del vehículo cayó en Achebe y su columna vertebral fue severamente dañada. Fue trasladado por avión al Paddocks Hospital en Buckinghamshire, Inglaterra, donde recibió tratamiento. En julio los médicos anunciaron que a pesar de que se estaba recuperando bien, quedaría paralizado desde la cintura para abajo y requeriría el uso de una silla de ruedas por el resto de su vida.[123]

Poco después, Achebe aceptó la posición de Profesor de Lenguas y Literatura «Charles P. Stevenson» en Bard College, Annandale-on-Hudson, Nueva York; ocupó el cargo durante más de quince años.[125]

Últimos años y muerte

En octubre de 2005, el Financial Times de Londres informó que Achebe planeaba escribir una novela para la serie Myth, una serie de novelas cortas del editorial Canongate Books en las que los antiguos mitos de las culturas miríadas se reimaginan y reescriben por autores contemporáneos.[126] La publicación de la novela de Achebe aún no ha sido programado.

En junio de 2007, Achebe fue galardonado con el premio Man Booker International.[129]

En octubre de 2012, el editorial Penguin Books, publicó There Was a Country: A Personal History of Biafra (Había un país: una historia personal de Biafra). Su publicación de inmediato causó conmoción y volvió a abrir el debate sobre la guerra civil de Nigeria. Resultaría ser la última publicación durante su vida.[n 3]

Cariñosamente llamado el «abuelo de la literatura nigeriana»,[136]

Other Languages
አማርኛ: ቺኑዋ አቼቤ
asturianu: Chinua Achebe
azərbaycanca: Çinua Açebe
беларуская: Чынуа Ачэбэ
български: Чинуа Ачебе
brezhoneg: Chinua Achebe
català: Chinua Achebe
čeština: Chinua Achebe
Cymraeg: Chinua Achebe
Deutsch: Chinua Achebe
English: Chinua Achebe
euskara: Chinua Achebe
français: Chinua Achebe
hrvatski: Chinua Achebe
Հայերեն: Չինուա Աչեբե
italiano: Chinua Achebe
latviešu: Činua Ačebe
Malagasy: Chinua Achebe
Bahasa Melayu: Chinua Achebe
Nederlands: Chinua Achebe
norsk nynorsk: Chinua Achebe
norsk bokmål: Chinua Achebe
Kapampangan: Chinua Achebe
português: Chinua Achebe
română: Chinua Achebe
русский: Ачебе, Чинуа
srpskohrvatski / српскохрватски: Chinua Achebe
Simple English: Chinua Achebe
slovenščina: Chinua Achebe
svenska: Chinua Achebe
Kiswahili: Chinua Achebe
Türkmençe: Çinua Açebe
Türkçe: Chinua Achebe
українська: Чинуа Ачебе
Tiếng Việt: Chinua Achebe
მარგალური: ჩინუა აჩებე
Yorùbá: Chinua Achebe
isiZulu: Chinua Achebe