Chinaco

Tropa de chinacos en el México decimonónico

Chinaco fue un guerrillero liberal mexicano durante la guerra de Independencia, la guerra contra los Estados Unidos y la intervención francesa en México. Se distinguieron por su valor y habilidad pese a su falta de disciplina militar.

Caballista del siglo XIX, que a diferencia del charro no era un rico hacendado o empleado de confianza de una hacienda sino un hombre "del pueblo".

Atuendo típico de la Nueva España y el primer siglo del México independiente.

Origen

Vestimenta de chinaco del siglo XIX exhibida en el Palacio de Cortés de Cuernavaca.

Durante el período virreinal, los mestizos pertenecían a las castas que realizaban los empleos de servidumbre, carga y otras labores que implicaban fuerte desgaste físico, eran llamados "chinos". Se supone que los pertenecientes a esta casta (que no tenían nada que ver con China o con poblaciones de origen oriental) tenían tres cuartas partes de sangre indígena[1] Es por esto que hasta el día de hoy en México llaman al cabello crespo o rizado "pelo chino". Con el tiempo, los criollos y españoles comenzaron a llamar "Chinacos" en general a los mestizos de las diversas castas tuvieran o no ancestros indígenas.

Durante las luchas de independencia en las comunidades rurales de fuerte influencia náhuatl, a algunos guerrilleros insurgentes del sur de la República Mexicana se les conoció como “chinacos” nombre de clara raíz náhuatl derivado de tzinacan (“murciélago”). Estos hombres de ascendencia afromestiza y reconocidos por su valor en el combate recibían este nombre debido a que al igual que, los murciélagos, durante el día se ocultaban en cuevas y grutas, y salían a luchar sólo por la noche.

Después de la Conquista, los caballos estaban prohibidos para los indígenas pertenecientes al pueblo llano, los caciques, nobles, y sus descendientes sí podía tener caballos, y en menor medida para los mestizos, sobre todo a los que habitaban en las ciudades o cerca de las comunidades indígenas. Pero la necesidad de empleados en las haciendas ganaderas hizo que el virrey Luis de Velasco otorgase el primer permiso escrito para la Hacienda de San Javier en el actual estado de Hidalgo y "pudieran montar libremente caballos con silla, freno y espuelas". Así se fueron creando el estilo hípico nacional y la silla mexicana que es hija de la española y nieta de la árabe, pero adaptada a las faenas de campo.

Los mestizos libres hacia el final de la época virreinal y principios del siglo XIX tenían en gran estima sus cabalgaduras y avíos ya que las antiguas leyes les permitían únicamente la propiedad burros o mulas y solamente podían montar los caballos propiedad de sus patrones y trabajando para estos. Así pues, el chinaco era más que un hombre del pueblo para convertirse en un orgulloso jinete. Lo que representaba independencia personal y respeto en su ámbito cultural.

La mujer del chinaco era la china.

Other Languages
Deutsch: Chinaco