Chimenea

Chimenea en una cervecería.
Una chimenea de una casa.

Según la RAE, chimenea es un cañón o conducto para que salga el humo que resulta de la combustión. El término también tiene otras acepciones, muchas en realidad, ya que en general se conoce como tal a casi cualquier hueco o conducto, generalmente vertical, en el que de forma natural o provocada, se produzca el conocido como efecto chimenea, consistente en el movimiento vertical ascendente de un fluido, frecuentemente un gas, debido a la diferencia de densidad del mismo a lo largo de su altura. También está muy generalizada la metonimia, mediante la cual, al conjunto formado por un hogar abierto y una chimenea se le conoce con el nombre exclusivo de chimenea, que en el caso de que esté revestida, o tenga alguna intención decorativa, o alguna otra razón no bien determinada, se le añade el apelativo de francesa.

En el término chimenea habría que distinguir entre el conducto de humos, que es el conducto interior por el que circulan los gases procedentes de la combustión y cuyas características son las que interesan, y el resto, envolvente o estructura aislada y resistente que puede adoptar multitud de formas. La parte vertical de la chimenea desde la coronación a la base, se denomina fuste de la chimenea. Pueden existir otros tramos no verticales, que son conductos de unión entre la chimenea propiamente dicha y la caja de humos, que es el punto de encuentro del generador con la chimenea[1]​.

Chimenea y combustión

En la combustión, la chimenea juega un papel mucho más importante que el aparente de evacuar los humos al exterior. La combustión es un proceso de oxidación en el que un elemento; el combustible, reacciona con el oxígeno (generalmente del aire) formando substancias gaseosas, denominadas humos y desprendiendo calor y normalmente luz. La combustión más frecuente es la de los compuestos del carbono y del hidrógeno en contacto con el aire. Para que la combustión sea completa, es preciso que la cantidad de aire añadida, tenga, al menos, el oxígeno suficiente para transformar todo el hidrógeno en agua y todo el carbono en . En la práctica, es necesario un pequeño exceso de aire, para garantizar que toda porción de hidrógeno y carbono, encuentra la correspondiente de oxígeno, para quemarse íntegramente, aunque debe ser el menor posible, ya que parte del calor formado se gasta en calentar este aire, lo que disminuye el rendimiento de la combustión.

Como puede deducirse, lo más importante para obtener una buena combustión, es que llegue al combustible la cantidad de aire necesario y que la mezcla entre combustible y comburente sea lo más perfecta posible. Esto lo realiza en gran parte la chimenea, que se convierte así, en un elemento fundamental para conseguir un buen rendimiento en la combustión.

Other Languages
aragonés: Chaminera
العربية: مدخنة
žemaitėška: Kamėns
български: Комин
català: Xemeneia
čeština: Komín
Cymraeg: Simnai
dansk: Skorsten
Deutsch: Schornstein
Ελληνικά: Καπνοδόχος
English: Chimney
Esperanto: Kamentubo
eesti: Korsten
euskara: Tximinia
فارسی: دودکش
suomi: Savupiippu
français: Cheminée
Gaeilge: Simléar
galego: Cheminea
עברית: ארובה
हिन्दी: चिमनी
hrvatski: Dimnjak
magyar: Kémény
Ido: Kameno
italiano: Ciminiera
日本語: 煙突
한국어: 굴뚝
Limburgs: Sjaorstein
lietuvių: Kaminas
latviešu: Dūmvads
नेपाल भाषा: कुँगः
Nederlands: Schoorsteen
norsk nynorsk: Skorstein
norsk: Skorstein
Nouormand: Cheunm'née
occitan: Cheminèia
polski: Komin
پنجابی: چِمنی
português: Chaminé
română: Coș de fum
sicilianu: Ciminìa
Scots: Lum
srpskohrvatski / српскохрватски: Dimnjak
Simple English: Chimney
slovenčina: Komín
slovenščina: Dimnik
shqip: Kamishi
српски / srpski: Димњак
svenska: Skorsten
తెలుగు: చిమ్నీ
Türkçe: Baca
українська: Димова труба
oʻzbekcha/ўзбекча: Tuynuk
West-Vlams: Koave
中文: 烟囱
Bân-lâm-gú: Ian-tâng
粵語: 煙通