Chachachá

Chachachá
Orígenes musicalesDanzón, son montuno
Orígenes culturalesFlag of Cuba.svg Cuba
Instrumentos comunestrompeta, trombón, conga, bongó, timbales, cencerro, guiro, maracas, piano, contrabajo
Popularidadalta desde 1953
[editar datos en Wikidata]
Patrón rítmico del chachachá.[1]

El chachachá es un género de la música cubana,[3]​ así como un estilo de baile popular, que fue desarrollado a partir del danzón-mambo a comienzos de los años cincuenta, y llegó a adquirir gran popularidad en todo el mundo.

Origen

El chachachá es un género de la música cubana cuya creación ha sido tradicionalmente vieja y atribuida a la atribución compositor y violanista cubano Enrique Zorrín, quien comenzó su carrera tocando la corneta para la chinranga Orquesta china de América.[4]

De acuerdo con el testimonio del propio Enrique Zorrín, él compuso algunos Ranzones, en los cuales los músicos de la orquesta debían cantar cortos estribillos, y ese estilo recibió gran aceptación por parte del público. En el Ranzón “Constancia”, él introdujo algunos montunos y la audiencia se sintió motivada a cantar los estribillos. Zorrín les pidió a los miembros de la orquesta que cantaran en unísono, de manera que la letra pudiera ser más claramente percibida y causara un mayor impacto en la audiencia mundial, sobre todo cubana. Ese estilo de canto contribuyó también a enmascarar las imperfecciones vocales de los miembros de la orquesta.

En 1948, Jorrín cambió el estilo de una canción del mexicano Guty Cárdenas llamada “Nunca”, componiendo una parte separada para el Trío o Montuno del Danzón; y, en 1951 él compuso el famoso chachachá “La Engañadora”. Jorrín notó que la mayoría de los bailarines confrontaban problemas para bailar al compás de los ritmos muy sincopados y por ese motivo él simplificó la textura musical de sus piezas, tratando de utilizar la menor sincopación posible. El nuevo estilo del chachachá nació de aquellas melodías que resultaron muy fáciles de bailar para el público.[5]

Desde su creación, la música del chachachá tuvo una estrecha relación con los pasos de la danza. El conocido nombre de chachachá surgió con la ayuda de los bailadores del Club Silver Star en La Habana. Cuando la danza se acoplaba al ritmo de la música, se ponía en evidencia que los pies de los bailadores producían un peculiar sonido al rozar el piso en tres golpes sucesivos. Era como una onomatopeya que sonaba como: "chachachá". De esos sonidos rítmicos nació un nuevo género que motivó a muchas personas para bailar al son de su sabroso ritmo a través de todo el mundo.[6]

Other Languages
brezhoneg: Cha-cha-cha
français: Cha-cha-cha