Cerámica prehistórica

Vasija del período Jōmon ( Japón) considerada de las más antiguas del mundo.

El cuadro general de estudio descriptivo de la cerámica prehistórica descrito en este artículo abarca la obra en barro con espíritu utilitario y creativo realizada en nuestro planeta y trasada entre 10000 a. C. y 3300 a. C.[nota 1] Asimismo se ha escogido un planteamiento expositivo por continentes en función de los yacimientos arqueológicos estudiados hasta el inicio del siglo XXI.

Científicamente, el trabajo del barro ha servido a los arqueólogos para datar los yacimientos y dar nombre a muchas culturas prehistóricas.

Prehistoria
Edad de Piedra Edad de los Metales
Paleolítico Mesolítico
Epipa-
leolítico
Neolítico Edad del Cobre Edad del Bronce Edad del Hierro
Paleolítico inferior Paleolítico medio Paleolítico superior

Orígenes y generalidades

Los primeros objetos de barro moldeado se remontan al período Gravetiense ( Paleolítico Superior) y se trata de pequeñas representaciones de divinidades maternales y de culto a la fertilidad como la llamada Venus de Dolní Věstonice datada entre 29000 - 25000 a. C.[1]

En la cuenca del río Amur en la frontera ruso-china se han hallado rastros de cerámica que datan del 14000 - 13000 a. C.[3]

Estas y otras premisas permiten concluir que la "arcilla modelada" es una de las técnicas que caracterizan las culturas neolíticas, considerándose además un dato para la ordenación cronológica. Las pequeñas figuras de arcilla cocida ya se encontraban en el Paleolítico Superior,[4] aunque es en el Neolítico cuando aparece el espacio interior o vacío que dio origen a las primeras vasijas, usadas doblemente para cocinar sobre fuegos y para almacenar alimentos.

Conviene cotejar también el dato de que, en el Próximo Oriente, se ha encontrado cerámica dos mil años anterior a la aparición del cultivo de los cereales, por lo que esta asociación del nacimiento de la alfarería con la práctica agrícola y culinaria se encuentra aún en entredicho.[nota 2]

Se han registrado y estudiado numerosos focos. La cultura balcánico-danubiana Hamangia, desde 6000 a. C.; y avanzando en el neolítico medio (3500 a. C. y el 2500 a. C.), la cultura Dímini, en Grecia, que dejó una cerámica con gran variedad de formas y ornamentación policroma (sobre todo de espirales y grecas). Al principios del neolítico final sobresale la alfarería negra bruñida de influencia anatólica. Del llamado neolítico danubiano centro-europeo emerge la cultura de la cerámica de «bandas», con formas extremadamente sencillas de vasos sin asas y de cuello ancho.[6]

Al final del periodo neolítico europeo, la alfarería doméstica es una constante arqueológica en casi todos los yacimientos y culturas: Gumelnitsa y Salcutsa en Rumanía, Boian, en Bulgaria, Tripilia y Cucuteni en Rumanía, Moldavia y Ucrania, e incluso Hacilar, al oeste de Turquía.[7]

Culturas y focos europeos I

Galería de cerámica prehistórica europea I

Other Languages