Centro de Estudios Históricos

Entre el 18 de marzo y el 3 de junio de 1910 el conde de Romanones, a la sazón ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes de un gabinete liberal presidido por José Canalejas, reorganiza el mapa de la ciencia española fundando una serie de instituciones que serán fundamentales para la ciencia española, siguiendo las orientaciones y recomendaciones de los responsables de la Junta para Ampliación de Estudios. Se crearon el Centro de Estudios Históricos, la Escuela Española en Roma de Arqueología e Historia, el Instituto Nacional de Ciencias Físico-Naturales y la Asociación de Laboratorios; se ponen en marcha la Residencia de Estudiantes y el Patronato de Estudiantes con el fin de que jóvenes universitarios dispusiesen de medios para desplegar sus inquietudes intelectuales o trasladarse al extranjero para mejorar su formación. Desapareció en 1939, tras la guerra civil, al integrarse en el recién constituido CSIC.

Objetivos

Los objetivos atribuidos al Centro de Estudios Históricos, según el decreto fundacional de 18 de marzo de 1910, fueron cinco, siempre con el propósito de renovar el conocimiento de la cultura española:

  • 1ª) Investigar las fuentes, preparando la publicación de ediciones críticas de documentos inéditos o defectuosamente publicados (como crónicas, obras literarias, cartularios, fueros, etc.), glosarios, monografías, obras filosóficas, históricas, literarias, filológicas, artísticas o arqueológicas.
  • 2ª) Organizar misiones científicas, excavaciones y exploraciones para el estudio de monumentos, documentos, dialectos, folclore, instituciones sociales y, en general, cuanto pudiese ser fuente de conocimiento histórico.
  • 3ª) Iniciar en los métodos de investigación un corto número de alumnos, haciendo que estos tomasen parte, cuando fuese posible, en las tareas enumeradas, para lo que se organizarían trabajos especiales de laboratorio.
  • 4ª) Comunicarse con los pensionados que, en el extranjero o dentro de España, hiciesen estudios históricos, para prestarles ayuda y recoger al mismo tiempo sus iniciativas, y preparar la labor de quienes deseasen proseguir sus investigaciones a su retorno.
  • 5ª) Formar una biblioteca para los estudios históricos y establecer relaciones y cambio con análogos centros científicos extranjeros.
Other Languages