Central nuclear Atucha

Central nuclear Atucha
Central Nuclear Atucha I - II.JPG
Datos
País Flag of Argentina.svg  Argentina
Ciudad Ciudad de Lima,
Partido de Zárate,
Provincia de Buenos Aires
Coordenadas 33°57′48″S 59°11′11″O / -33.96333333, 33°57′48″S 59°11′11″O / -59.18638889
Propietario Nucleoeléctrica Argentina
Operador Nucleoeléctrica Argentina
Año de construcción Atucha I (1968).
Atucha II: 1981, 2007 (reinicio de obras).
Inicio de actividad Atucha I: 1974
Atucha II: 2014
Reactores
Fabricante Siemens
Tipo PHWR
Reactores activos 2
Potencia
Capacidad 1049 MW
Potencia anual generada 750 MW
Estado Funcionando
Generadores Incolloy 800
[ editar datos en Wikidata]

El Complejo Nuclear Atucha es un complejo atómico argentino subdividido en dos centrales, ambas ubicadas sobre la ribera derecha del río Paraná de las Palmas, a 9 km al norte de la ciudad de Lima, y a unos 115 km al noroeste de la ciudad de Buenos Aires.

Una de ellas es la central nuclear Atucha I (1974), la primera instalación nuclear de América Latina, que fue destinada a la producción de energía eléctrica.[1] La segunda es la central nuclear Atucha II , la cual fue construida adyacente a la anterior para aprovechar gran parte de su infraestructura.

En Argentina existe también la Central Nuclear Embalse ubicada en la localidad de Embalse, en la provincia de Córdoba. Todas las centrales nucleares del país son operadas por la empresa Nucleoeléctrica Argentina S. A. (NASA).[2]

La construcción de la Central Nuclear Atucha I se inició en el año 1968, y su puesta en régimen se realizó durante el año 1974, entregando una potencia de 357  MW con una tensión de 220 KV al Sistema Argentino de Interconexión. Atucha II estuvo detenida por más de 20 años, reiniciándose las obras a mediados de 2007. El 28 de septiembre de 2011 se inauguró el proceso de puesta en marcha. A las 09:02 del 3 de junio de 2014, la central nuclear Atucha II alcanzó su primera criticidad. El 18 de febrero de 2015 llegó al 95% de potencia 745 MW, pasando a ser la máquina de mayor potencia unitaria del sistema interconectado nacional, posición que ocupaba la de la Central Nuclear de Embalse.

Central Nuclear Atucha I (CNAI)

Historia

La investigación de la tecnología nuclear en la Argentina se inició en 1948, cuando el físico austríaco Ronald Richter presentó al presidente Juan Domingo Perón su proyecto para desarrollar fusión nuclear controlada.[4]

Paralelamente, el 31 de mayo de 1950[5]

Construcción de la Central Nuclear Atucha I

Desde su creación y durante todos los años 1950, la Comisión se enfocó también en el estudio del territorio argentino en busca de reservas uraníferas, iniciando su extracción en 1952, en Malargüe ( provincia de Mendoza) e instalando ese mismo año, una planta experimental de tratamiento en la ciudad de Córdoba.[5]

En 1955, como legado la CNEA formó en San Carlos de Bariloche un Centro Atómico y un Instituto de Física (hoy Instituto Balseiro) cuyos títulos académicos son otorgados por la Universidad Nacional de Cuyo, mediante un convenio firmado por ambas instituciones.[5]

En 1958 se puso en operaciones el reactor experimental RA-1 instalado en el Centro Atómico Constituyentes ( San Martín - provincia de Buenos Aires), siendo el primero de su tipo en Suramérica. Dicho reactor y sus elementos combustibles habían sido desarrollados íntegramente en el país a través de la CNEA.[5]

Los años sesenta marcaron una transición en los objetivos de la CNEA, que pasó de limitarse a la investigación y a la formación de personal, a encarar proyectos prácticos donde la energía nuclear pudiese ser aplicada a la medicina o a soluciones para el sector agroindustrial.[5]

En 1965 el Gobierno encargó a la Comisión la elaboración de un estudio de factibilidad para la construcción de una central nucleoeléctrica. El resultado de dicho estudio, conocido un año después, expresó la conveniencia, necesidad y factibilidad técnico-económica de realizar una central eléctrica de energía nuclear de 500 MW de potencia para abastecer al Gran Buenos Aires y al litoral del río Paraná, dado que las fuentes tradicionales de energía resultarían insuficientes en el mediano plazo.[5]

Así, el 1 de junio de 1968, comenzó la construcción de la Central Nuclear Atucha, la primera instalada en Latinoamérica.[5]

El reactor entró en criticidad el 13 de enero de 1974; la central fue conectada al sistema eléctrico nacional el 19 de marzo durante la presidencia de Juan Perón, el 19 de marzo de 1974 , y comenzó su producción comercial el 24 de junio del mismo año.[7]

Ha operado desde entonces con sólo una parada significativa en 1989 y hasta fines de 2005 generó 62.661,38 GW(e)h, con un factor de disponibilidad, acumulado de 71,17% y un factor de carga acumulado de 68,07%. Desde 2001 es la primera y única central comercial de agua pesada en el mundo que funciona totalmente con uranio levemente enriquecido. El contrato para la construcción de Atucha II se firmó en mayo de 1980. La obra debía terminar en 1987, pero durante el transcurso de esa década la energía nuclear fue dejada paulatinamente. En la década del ’90, la actividad ingresó en una etapa aún más crítica cuando el entonces presidente Carlos Menem redujo drásticamente el presupuesto de la Comisión Nacional de Energía Atómica, mientras intentaba privatizar las centrales existentes. La construcción de Atucha II quedó interrumpida en 1994 y recién se retomó en octubre de 2006, ya como parte del Plan Nuclear Argentino llevado adelante por el gobierno de Néstor Kirchner para diversificar la matriz energética.[8]

En 2012 gracias a nuevas inversiones en el marco del "Plan Nuclear Argentino", aumentó su potencia bruta de 357 MW a 362 MW.[11]

Características técnicas

  • Potencia térmica: 1179 MWt
  • Potencia eléctrica bruta: 357  MWe
  • Potencia eléctrica entregada a la red: 335 MW
  • Tipo: PHWR, subgrupo «vasija de presión»
  • Combustible: dióxido de uranio (UO2) natural (0,71 % de 235U) o levemente enriquecido. Desde el 17 de agosto de 2001 el reactor funciona íntegramente con uranio levemente enriquecido (ULE -- 0,85% de 235U). El uso de ULE virtualmente duplica el quemado de extracción de combustible nuclear, con lo que se logra reducción de costos del orden de 7 millones de dólares anuales, y mejoras en la gestión de los elementos irradiados.
  • Regulación:
Comparación de las dimensiones de los recipientes de presión de Atucha 1 y Atucha 2.
    • Barras de control y parada: 29 en total.
    • Barras de control: 3 barras de acero y 3 de hafnio accionadas por un elevador electromagnético
    • Barras de parada: 21 barras de hafnio adicionales a las anteriores
    • Sistema de corte de emergencia: inyección de ácido deuterobórico en el moderador, por tres toberas independientes.
  • Recipiente de presión: construido en acero- níquel- cromo- molibdeno, con un diámetro interno de 5.360  mm, una altura de 12 160  mm, paredes de 220 mm de espesor en la parte cilíndrica, y un peso de 470  t
  • Envoltura de seguridad: esfera de 50  m de diámetro construida en acero de 24 mm de espesor, presión de diseño 3,8 atm
  • Refrigeración: el reactor se refrigera por agua pesada con concentración de deuterio de 99,8 % mediante dos circuitos paralelos con un caudal de 10 000  t/h cada uno
    • Presión de servicio: 115  kg/cm²
    • Temperatura del refrigerante: 262  °C a la entrada del reactor, 296  °C a la salida.
  • moderador: agua pesada, al igual que el refrigerante. Dos circuitos paralelos con un caudal de 700 t/h cada uno.
    • Intercambiador de 1.049 tubos de Incoloy 800
    • Presión de servicio: 115 kg/cm²
    • Temperatura media: 185 °C
  • Generadores de vapor: 2 intercambiadores de calor con 3.945 tubos en U de Incoloy 800, de 16 m de altura y diámetros entre 2,7 y 3,7 m

El recambio de combustible se realiza durante la operación normal a un promedio de un elemento combustible por día a plena potencia.

Participación de la industria local

En la etapa de construcción de Atucha I la industria local participó proporcionando el 90% de la obra civil, el 50% del montaje y el 13% de los suministros electromecánicos.

Argentina tiene, desde 1982, control completo sobre el ciclo de desarrollo de combustible nucleares, lo que le permite alimentar sus centrales con material íntegramente producido en el país. El dióxido de uranio es provisto por la empresa nacional Dioxitek S. A.. Los elementos combustible son provistos por CONUAR S.A.(Combustibles Nucleares Argentinos, Sociedad Anónima); las vainas y tuberías especiales son fabricadas por FAE S. A. (Fábrica de Aleaciones Especiales Sociedad Anónima), subsidiaria de la anterior. El agua pesada es producida en la planta Industrial de Agua Pesada ubicada en la provincia del Neuquén.

Other Languages