Central hidroeléctrica de Pangue

Embalse Pangue
Central Pangue.jpg
Imagen de la NASA
Localización
País Chile
Río Río Biobío
Coordenadas 37°54′39″S 71°36′40″O / -37.91083333, 37°54′39″S 71°36′40″O / -71.61111111
Datos generales
Obras 1993-1996
Datos de la central
Nombre Central hidroeléctrica Pangue
Potencia instalada 456 MW
Producción media 2156 GWh
Turbinas 2 tipo Francis
[ editar datos en Wikidata]

La Central Hidroeléctrica Pangue es una central generadora de electricidad por energía hidráulica. Está ubicada a 87 km al sudeste de la ciudad de Los Ángeles, en la Región del Biobío de Chile, en la confluencia de los ríos Pangue y Huiri-Huiri. La central usa el agua de la cuenca superior del río Bío Bío y produce 456 MW de electricidad.[1]

Características técnicas

Dispone de una caída de 103 m y posee un caudal de diseño de 500 m³/s, lo cual equivale a una potencia de 456 MW para generar una energía media anual de 2156 GWh, producidos por dos turbinas Francis.[1]

El cuerpo de la presa es de hormigón compactado con rodillo (HCR). Para su construcción se utilizaron cerca de un millón de m³ de hormigón. Dispone de un aliviadero. Las obras de construcción de la presa se realizaron entre los años 1993-1996.

Pangue forma un embalse de 500 ha, con un largo de 14 km y un ancho promedio de 360 m. Esto la convierte en una de las centrales de envergadura más eficientes del mundo en cuanto a la relación entre producción de energía y superficie inundada.[ cita requerida]


Tanto Pangue, como la central Ralco generaron en su momento una importante polémica entre los grupos ambientalistas, el gobierno y Endesa por el uso que se les daría a las tierras (sagradas para algunas etnias que ahí cohabitan) y las compensaciones asociadas al área inundada.

Derechos de agua

Durante la construcción del embalse, la Corte de Apelaciones de Concepción detuvo la construcción argumentando que el relleno y la operación del embalse afectaban ilegalmente los derechos de agua de los agricultores aguas abajo del embalse. Sin embargo, la Corte Suprema de Chile revocó dicho fallo y decidió que los derechos de agua no consuntivos de Endesa tenían precedencia sobre los derechos de agua consuntivos de los agricultores. Un académico estadounidense dijo que la decisión se apoyaba en un informe del gobierno chileno que en sí mismo era era difícil no interpretar como una respuesta a presión política de los niveles superiores del gobierno, y que la decisión fue seriamente parcial, hecha sobre la base de un razonamiento legal de dudosa calidad y que la decisión constituyó una transferencia de riqueza de la mayor gravedad desde los agricultores a las compañías de generación de electricidad.[2]

Other Languages