Cementerio

El Cementerio Estatal de Texas, en Austin, Texas, Estados Unidos.

Un cementerio, camposanto o panteón es el lugar donde se depositan los restos mortales o cadáveres ( inhumación). Dependiendo de la cultura del lugar, los cuerpos pueden introducirse en ataúdes, féretros o sarcófagos, o simplemente envolverse en telas, para poder ser enterrados bajo tierra o depositados en nichos, mausoleos, criptas u otro tipo de sepulturas.

La palabra cementerio viene del término griego koimetérion, que significa dormitorio porque, según la creencia cristiana, en el cementerio, los cuerpos dormían hasta el día de la resurrección. A los cementerios católicos se les llama también camposantos, dado que en Pisa, cuando ateniéndose a medidas de higiene la autoridad ordenó cerrar el cementerio, que había sido construido en el siglo XIII dentro de la ciudad, el terreno fue cubierto con una gran capa de tierra, que las galeras pisanas habían traído de los lugares santos de Jerusalén. Y la palabra panteón se utiliza como sinónimo de cementerio en algunas regiones de América, como México y Andalucía en España.

Usualmente, los cementerios son comunitarios, es decir, en dicho lugar se encuentran las tumbas de los miembros de la comunidad, sin llegar a ser tumbas colectivas, pues cada difunto tiene su propio espacio determinado aunque, por decisión familiar, también pueden enterrarse varios familiares en el mismo lugar.

La mayoría de los cementerios se destinan a cadáveres humanos, aunque, desde la Antigüedad, existían necrópolis para ciertos animales, como el Serapeum de Saqqara, en Egipto. Actualmente también existen cementerios de animales para enterrar a las mascotas fenecidas. En el caso de los humanos, actualmente existen los cementerios parques, lugares que han sido muy comunes durante los últimos 30 años y que se han masificado para que las personas puedan ser sepultadas.

Orígenes

Antigua Roma

Entre los romanos, los muertos eran enterrados en sus propias casas:

prius in domo sua quisque sepeliebaiur

nos dicen los historiadores. Mas luego proscribieron las leyes este uso para librar a los vivos de la infección de los cadáveres. La ley de las Doce Tablas extendió aún más las precauciones prohibiendo enterrar o quemar cadáver alguno en el recinto de Roma. Esta prohibición fue varias veces renovada así en tiempo de la república como en tiempo de los emperadores. Por algunos edictos de Adriano y de Diocleciano se infiere que las ideas religiosas excluían de las ciudades a los muertos: ne funestentur sacra civitatis. Desde entonces, las tumbas de los romanos se abrieron indistintamente ora en el campo, ora en un jardín de pertenencia del difunto, ora en un terreno comprado al intento. La voluntad de los particulares o de su familia, de sus amigos o de sus patronos era, pues, la que fijaba el lugar de las sepulturas. Los individuos de la hez del pueblo y los esclavos, cuando morían eran echados a una especie de muladares llamados puticuli o culirue. Así dice Horacio:

Hoc misera: plebi stabal commune sepulchrum.

Mas si algún patrono u amo generoso quería honrar la memoria de un cliente o de un esclavo fiel y virtuoso, le compraba un terreno para erigirle una tumba o le daba lugar en la sepultura que tenía comprada para sí y para su familia. En las inscripciones sepulcrales se encuentra a menudo esta fórmula : Libertis libertabusque posterisque eorutn. Pero en todos los casos aquellas sepulturas quedaban perpetuamente de propiedad particular, y este derecho se hallaba garantizado por una disposición de la ley de las Doce Tablas, citada por Ciceron: Fori bustive Aeterna auctoritas esto.[1]

Cristianismo

Los pueblos antiguos tenían por principio enterrar los difuntos fuera de las ciudades. Así lo hicieron también los primeros cristianos que, perseguidos por mucho tiempo, no pudieron tener un lugar especial para depositar sus muertos. Lo que hacían era observar bien el sitio donde se enterraban los mártires, procurando no confundir sus reliquias con los huesos de otros. Las catacumbas no fueron suficientes para contener los mártires y hubo que buscar otros lugares para dar sepultura a los cristianos.[2]

Entonces, por donación de algunos poderosos se erigieron cementerios en los que se construían altares y capillas para las ceremonias fúnebres y ejercicios piadosos observándose no obstante las leyes civiles que prohibían enterrar dentro de poblado. Con el tiempo hubo excepciones enterrando dentro de las iglesias algunas personas notables. Cundió el deseo de hacerse enterrar en los templos y se consiguió colocar los sepulcros inmediatos a las iglesias. Varias leyes civiles, secundadas por los cánones reprodujeron la necesidad de enterrar fuera de las poblaciones pero el deseo de descansar al lado de los mártires y la pequeñez de algunos cementerios hizo que a fines del siglo VI casi todos los fieles se enterrasen en la iglesia.[2]

Los cementerios en España

En España, la orden de construirse los cementerios fuera del poblado para quitar la costumbre insalubre de enterrar en las iglesias de España data del año 1773 como se demuestra en la Ley 1ª, tít. iii, lib. i de ley Novísima.[1]

El rito y las ceremonias de la bendición de cementerios o campos santos corresponden al Obispo, quien delega a veces en el párroco u otro sacerdote de jurisdicción o dignidad, así como la reconciliación si hubiere necesidad por alguna profanación y todo en la forma que se lee en el Ritual.[2]

Other Languages
Afrikaans: Begraafplaas
aragonés: Fosal
العربية: مقبرة
ܐܪܡܝܐ: ܒܝܬ ܩܒܘܪܐ
Aymar aru: Amaya imaña uyu
azərbaycanca: Qəbiristanlıq
žemaitėška: Kapā
беларуская: Могілкі
беларуская (тарашкевіца)‎: Могілкі
български: Гробище
bosanski: Groblje
català: Cementiri
нохчийн: Кешнаш
Cebuano: Sementeryo
کوردیی ناوەندی: گۆڕستان
čeština: Hřbitov
Чӑвашла: Çăва
Cymraeg: Mynwent
dansk: Kirkegård
Deutsch: Friedhof
Ελληνικά: Νεκροταφείο
English: Cemetery
Esperanto: Tombejo
eesti: Surnuaed
euskara: Hilerri
فارسی: گورستان
suomi: Hautausmaa
français: Cimetière
Gaeilge: Reilig
galego: Cemiterio
עברית: בית קברות
hrvatski: Groblje
Kreyòl ayisyen: Simityè
magyar: Temető
Bahasa Indonesia: Pemakaman
íslenska: Grafreitur
italiano: Cimitero
日本語: 墓地
Basa Jawa: Kuburan
ქართული: სასაფლაო
қазақша: Зират
한국어: 묘지
Latina: Sepulcretum
Ladino: Betahayim
Lëtzebuergesch: Kierfecht
lietuvių: Kapinės
latviešu: Kapsēta
олык марий: Шӱгарла
македонски: Гробишта
മലയാളം: ശവക്കോട്ട
кырык мары: Шӹгерлӓ
Nedersaksies: Begreefplak
Nederlands: Begraafplaats
norsk nynorsk: Gravlund
norsk bokmål: Gravlund
Nouormand: Chimetyire
occitan: Cementèri
polski: Cmentarz
português: Cemitério
Runa Simi: Ayamarka
rumantsch: Santeri
română: Cimitir
armãneashti: Chimitiru
русский: Кладбище
sardu: Campusantu
Scots: Cemetery
سنڌي: قبرستان
srpskohrvatski / српскохрватски: Groblje
Simple English: Cemetery
slovenčina: Cintorín
slovenščina: Pokopališče
српски / srpski: Гробље
ślůnski: Smyntorz
Tagalog: Sementeryo
Türkçe: Mezarlık
татарча/tatarça: Зират
українська: Цвинтар
اردو: قبرستان
oʻzbekcha/ўзбекча: Qabriston
Tiếng Việt: Nghĩa trang
walon: Aite
Winaray: Sementeryo
ייִדיש: צווינטער
中文: 墳場
粵語: 墳場