Celia Gámez

Celia Gámez Carrasco
Celia Gámez-2bis.png
Celia Gámez el 14 de junio de 1924. Foto de la revista Caras y caretas.
Información personal
Nacimiento 25 de agosto de 1905
ciudad de Buenos Aires,
Argentina Bandera de Argentina
Fallecimiento 11 de diciembre de 1992 (87 años)
ciudad de Buenos Aires,
Argentina Bandera de Argentina
Lugar de sepultura Cementerio de la Chacarita Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española
Información profesional
Ocupación Actriz
[ editar datos en Wikidata]

Celia Gámez Carrasco ( Buenos Aires, 25 de agosto de 1905 - Buenos Aires, 10 de diciembre de 1992) fue una actriz y bailarina hispano- argentina. Fue una de las más populares estrellas de España en la primera mitad del siglo XX y a ella se debe gran parte del esplendor de la revista.[1]

Biografía

Su primera actuación sobre los escenarios se produce a la temprana edad de 14 años, participando como vicetiple en el montaje de la revista Las corsarias que poco antes se había estrenado en Madrid. Con motivo de la baja de la actriz principal del espectáculo, Rosario Pacheco, tuvo ocasión de hacerle la sustitución. En los siguientes años, continúa su carrera en la capital argentina hasta que en 1925 se traslada a España junto a su padre para cobrar una herencia.

Con el patrocinio de la marquesa de la Corona[3] Seguirán sus actuaciones en Las burladoras del amor de José Padilla y Carnet de Eslava, la comedia musical Las castigadoras (1927), de Francisco Alonso y otras piezas sicalípticas como Las lloronas (1928), en el teatro Romea, Roxana, la cortesana (1928), ¡Por si las moscas! (1929), Luna, El antojo (1929), La Martingala (1929), Las cariñosas (1930), Las pantorrillas (1930), Las guapas (1930) y Me acuesto a las ocho (1931).

Se ha considerado que la cima de su popularidad fue el estreno, el 12 de noviembre de 1931, de Las leandras,[4] de la que se haría tan populares números como " El Pichi" o " Los nardos".

Durante los siguientes años, se suceden los montajes que tienen a Celia Gámez como cabeza de cartel, siempre dentro del género de la revista musical española: Los laureanos (1932), Las tentaciones (1932), de Jacinto Guerrero, ¿Qué pasa en Cádiz? (1933), Las de Villadiego (1933), la Opereta El baile del Savoy (1934), La ronda de las brujas (1934), de Franz Lehar o Las siete en punto (1935).

Durante la Guerra Civil Española regresó a su país natal llevando allí algunos de los éxitos que había alcanzado previamente en España como Las leandras, Los inseparables o Las mimosas y debuta en el cine, rodando dos películas: Murió el sargento Laprida (1937) y El diablo con faldas (1938). Regresó a España a finales de 1938 antes de que finalice el conflicto bélico, instalándose en la zona controlada por el ejército comandado por Franco. Tras la toma de Madrid, grabó para el bando vencedor el tema "Ya hemos pasao", como réplica a la consigna de la República " No pasarán".[5]

Limitado su perfil de vedette sicalíptica por los imperativos religiosos del nuevo régimen, y tras una pequeña gira por el país con operetas como El conde de Luxemburgo o La viuda alegre, se instaló de nuevo en Madrid a finales de 1939. Después de reponer El baile del Savoy, vuelve al género de la comedia musical con La Cenicienta del Palace (1940), con libreto del dramaturgo y aristócrata Luis Escobar y música de Fernando Moraleda. Después de rodar la película Rápteme usted, regresa a los escenarios madrileños con la comedia Yola (1941), que se convierte en uno de los mayores triunfos de su carrera artística, siendo especialmente recordado el número "Mírame".

Durante el resto de la década de 1940 y la de 1950, se suceden nuevos éxitos como: Si Fausto fuera Faustina (1942); Hoy como ayer (1945); La estrella de Egipto (1947), con el célebre tema " El beso" ("La española cuando besa"); La hechicera en palacio (1950) o El águila de fuego (1956).

Pese a que el género de la revista iniciaba en la década de 1960 un cierto declive, la artista todavía llevaría a los escenarios montajes como La estrella trae cola (1960), a modo de recopilación de su carrera, o Colomba (1961), ¡Aquí, la verdad desnuda! (1965) o A las diez en la cama estés (1966), con la que se retira como cabeza de cartel de los escenarios.

Con posterioridad intervendría en pequeños papeles en comedias como La miniviuda (1967), de Juan José Alonso Millán, Es mejor en otoño (1968), de Alfonso Paso o El último de Filipinas (1972), de Manuel Baz. También interviene en la versión cinematográfica de Las Leandras, protagonizada por Rocío Dúrcal. Su última aparición sobre un escenario fue en el espectáculo Nostalgia (1984), junto a Olga Guillot y Sara Montiel.

Regresó a Buenos Aires, donde fallecería de una insuficiencia cardiaca, tras haber padecido la enfermedad de Alzheimer. Fue enterrada en el cementerio de Chacarita de la capital argentina.

Other Languages
català: Celia Gámez
English: Celia Gámez