Cecilia Pando

María Cecilia Pando ( Buenos Aires, 9 de septiembre de 1967)[5]

Actividad pública

Pando se hizo conocida en Argentina por defender al obispo castrense Antonio Baseotto (1932-), en una carta enviada al diario La Nación.[6]

El entonces presidente Néstor Kirchner había relevado de su cargo a Baseotto, luego de que este le enviara una carta al ministro de Salud Ginés González García en la que decía:

Cuando usted repartió públicamente profilácticos a los jóvenes, recordé el texto del Evangelio donde nuestro Señor afirma que «el que escandaliza a los pequeños merece que le cuelguen una piedra de molino al cuello y lo tiren al mar».

Antonio Baseotto, 17 de febrero de 2005[7]

Pando explicó que la referencia utilizada habría sido una alusión a una parábola bíblica. Pedro Mercado, esposo de Pando, fue pasado a retiro dentro del Ejército inmediatamente después de suceder estos hechos, pero rápidamente consiguió trabajo en Scanner SA. La empresa fundada por el teniente coronel retirado Héctor Schwab ―detenido en 2003 por orden del juez español Baltasar Garzón, le dio cobijo, y apeló a sus contactos para encontrarle lugar a Pando en uno de los colegios de la organización ultraderechista católica Fasta (Fraternidad de Agrupaciones Santo Tomás de Aquino).[8]

La directora de Memoria Completa[11] La organización que nuclea a Pando y Mujica recibe dineros de los exmilitares que están acusados de genocidio.

Cecilia Pando fue candidata a diputada nacional por el menemismo porteño, junto con la sobrina del expresidente Carlos Saúl Menem, obteniendo poco más del 3 % de los votos. Durante los procesos judiciales contra los represores, Cecilia Pando apareció en las audiencias del juicio a Christian Von Wernich ―el capellán de Ramón Camps―, y Pando tuvo un primer acceso de gritos hasta que le prohibieron entrar.[8]

En marzo de 2006 interrumpió el discurso del presidente Néstor Kirchner por el Día de la Mujer, alegando que había sido castigada por no coincidir con el «pensamiento oficial»[ cita requerida] Dos meses después fue partícipe en una marcha para apoyar el juramento como diputado nacional de Luis Patti, quien en 2011 fue condenado por delitos de lesa humanidad que cometió durante la dictadura cívico-militar (1976-1983). El 24 de mayo de 2006 fue una de las coordinadoras de un acto realizado en la plaza San Martín. Días después, en un acto por el Día del Ejército, volvió a interrumpir un discurso de Kirchner cuando este decía «no tenerle miedo» a las Fuerzas Armadas.

En junio de 2006, Cecilia Pando ―tras la condena a un grupo de represores en Corrientes― amenazó de muerte[14]

El 6 de agosto de 2008 ―durante la primera condena en un juicio en la provincia de Corrientes contra exmilitares por violaciones a los derechos humanos, en una causa por la represión ilegal en el Regimiento de Infantería 9― amenazó de muerte al secretario de Derechos Humanos de la Nación, Eduardo Luis Duhalde (1939-2012),[20]

En 2010, organismos de Derechos Humanos de la ciudad de Córdoba le promovieron una denuncia «por los delitos de amenazas, intimidación pública e incitación a la violencia». En marzo de 2010, la Sala I de la Cámara Nacional en lo Criminal revocó el sobreseimiento de la defensora de la dictadura en una causa donde había sido denunciada por "apología del delito" por Carlos Pisoni, director de Derechos Humanos de la Legislatura porteña. Un año más tarde esa misma sala confirmó su fallo, adverso a Cecilia Pando.[21]

Pando es habitual partícipe del sitio web de ultraderecha Seprín, donde ha publicado artículos en los que critica la política de Derechos Humanos.

El 7 de marzo de 2013, el Juzgado n.º 13 de la Ciudad de Buenos Aires condenó a Cecilia Pando a cinco meses de prisión en suspenso y a 30 horas mensuales de trabajo comunitario por el delito de daño agravado, ya que el 4 de marzo de 2008, durante una manifestación en Plaza de Mayo, manchó con pintura negra los dibujos de los pañuelos blancos de las Madres de Plaza de Mayo.[23]

El 15 de abril de 2010, Cecilia Pando intentó ingresar por la fuerza al Tribunal Oral Federal n.º 1 de la ciudad de Rosario (provincia de Santa Fe) cuando se leían los fallos contra varios represores de la dictadura,[25]

En 2013 inició un juicio contra la revista Barcelona (Buenos Aires) por una tapa titulada «Las chicas quieren guerra antisubversiva», con un fotomontaje que mostraba a Cecilia Pando atada al estilo bondage. Los días previos a la salida de ese número, Pando se había encadenado al Edificio Libertador para reclamar por la liberación de militares procesados o juzgados por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico-militar. Su abogada es Mollano del Plá ―casada con Carlos Esteban Plá (n. 1943),[27]

En la actualidad participa de diferentes marchas políticas[30]

Other Languages