Cayo Lelio Sapiens

Cayo Lelio Sapiens, en latín Gaius Laelius Sapiens, ( 188 a. C. -?¿) fue un político romano conocido por su amistad con el militar y político Publio Cornelio Escipión Emiliano (Scipio Minor).[1] Fue elegido cónsul en 140 a. C. con la ayuda de Emiliano tras fracasar en la campaña del año anterior.

Cayo Lelio Sapiens era hijo y heredero del político y militar Cayo Lelio, que fue cónsul en 190 a. C. Su padre había sido un gran amigo del abuelo adoptivo de Escipión Emiliano, Publio Cornelio Escipión el Africano, y había servido bajo sus órdenes durante la segunda guerra púnica, destacando en el ataque naval a Nova Carthago ( Cartagena) y en la Batalla de Zama. Lelio Sapiens nació en 188 a. C., dos años después de que su padre fuera elegido cónsul y hubiera intentado sin éxito ser designado por el Senado para combatir con el Rey Seléucida Antíoco el Grande. La identidad de la madre de Lelio Sapiens se desconoce.

Carrera Política

Lelio fue tribuno de la plebe en 151 a. C., pretor en 145 a. C.,[3] pero retiró su candidatura debido a las falsas promesas del Homo Novus, Quinto Pompeyo (pariente lejano de Cneo Pompeyo Magno), que prometió renunciar, pero que en el último momento repuso su candidatura tras la retirada formal de Lelio. Quinto Pompeyo (que procedía de una familia ligada tradicionalmente a los Escipiones) se convirtió en cónsul junto a Cneo Servilio Cepión.

Escipión Emiliano logró finalmente que su amigo fuera elegido cónsul al año siguiente, junto a Quinto Servilio Cepión, que se convertía así en el tercer hermano de esa familia que alcanzaba el consulado de forma consecutiva.

De filosofía refinada, Lelio carecía de talento militar, como lo demostró su campaña contra los lusitanos y su jefe guerrillero Viriato,[4] donde fue más un estadista que un soldado.

Adquirió el cognomen Sapiens (Sabio) debido a su decisión de no llevar a cabo esfuerzos a favor en la reforma de política agraria, que estaba empezando a crear graves disensiones en el Senado.[5] Esta reforma había sido impulsada inicialmente por Escipión Emiliano, pero tras la falta de unanimidad en el Senado, decidió abandonarla. Lelio consideró prudente no avivar las disputas senatoriales, sin embargo, su falta de voluntad le había llevado a un cisma político con el Círculo de Escipión. Tras el abandono de la reforma agraria por Escipión y sus aliados, ésta fue retomada por Publio Mucio Escévola y Publio Licinio Craso Dives Muciano y finalmente por Cayo Sempronio Graco y Tiberio Sempronio Graco.

Other Languages