Catedral de Santa María de Urgel

Catedral de Santa María de Urgel
Bien de Interés Cultural
3 de junio de 1931
RI-51-0000689
Catedral seu d'urgell.jpg
Tipo Catedral
Advocación Santa María
Ubicación Flag of Catalonia.svg Seo de Urgel
Flag of Spain.svg  España
Coordenadas 42°21′28″N 1°27′43″E / 42.357851, 42°21′28″N 1°27′43″E / 1.461917
Uso
Culto Iglesia católica
Diócesis Urgel
Arquitectura
Construcción 1110
Arquitecto Ramon Llambard
Estilo arquitectónico Románico
[ editar datos en Wikidata]

La catedral de Santa María de Urgel (en catalán catedral de Santa Maria d'Urgell o catedral d'Urgell) es un templo católico español situado en la localidad de Seo de Urgel ( provincia de Lérida), sede del Obispado de Urgel. Es la única catedral íntegramente románica en Cataluña,[2]

És un exemple de monument construït per estrangers que no ha tingut cap influència en l'arquitectura de la regió: l'absis italià construït per Ramon Llambard, amb la seva galeria exterior de circulació, ha romàs com a exemple únic a Catalunya d'una disposició molt freqüent a Itàlia i Alemanya.

Es un ejemplo de monumento construido por extranjeros que no ha tenido ninguna influencia en la arquitectura de la región: el ábside italiano construido por Ramon Llambard, con su galería exterior de circulación, ha seguido como ejemplo único en Cataluña de una disposición muy frecuente en Italia y Alemania.

El templo actual data del siglo XII y está presidido por Virgen de Urgel (Magna Parens o Magna Domina Urgellitana), patrona de la ciudad. Esta talla policromada del siglo XIII, situada dentro del absidiolo del altar mayor, es de estilo románico y fue restaurada en 1922. Se la conoce también como Nuestra Señora de Andorra, pues según la tradición había estado escondida en Andorra durante la invasión sarracena.[4]

La ciudad de la Seo de Urgel, toma precisamente este nombre por el hecho de ser la sede episcopal del obispado de Urgel y acoger la catedral en ella. Esta es la cuarta catedral construida en la diócesis y la tercera erigida en el mismo emplazamiento, alrededor nació un nuevo barrio llamado en latín vicus Sedes Urgelli, es decir, «barrio de la Seo de Urgel».[5]

Historia

Talla románica de la Virgen de Urgel, situada en el interior del ábside central.

La primitiva iglesia episcopal, entonces situada sobre la cima de una colina, fue destruida por un ataque sarraceno, se cree que en 793. Este hecho, seguido por la heregía adopcionista del obispo Félix de Urgel, provocaron una crisis en la población y el traslado de la sede episcopal a otra zona de la ciudad.[5]

Portal da Catedral de La Seu d'Urgell.jpg

Ya en la parte plana, en el vicus Urgelli, se edificó una nueva iglesia, aunque no fue hasta la siguiente generación cuando se construyó una obra más adecuada para acoger con dignidad la sede. Tal como consta en un documento que aún se conserva en el archivo espicopal, en tiempos de Carlomagno se ordenó la construcción de un nuevo templo que fue consagrado en 893 por el obispo Sisebut, en dicho documento conmemorativo salen nombradas las iglesias y parroquias que pertenecían a esta diócesis: 129 del Alto Urgel y del Solsonés; 85 de la Cerdaña; 31 del Berguedá; 42 del Pallars y 2 de la Ribagorza. El acto de consagración contó con la presencia del conde Sunifredo I padre de Wifredo el Velloso.[5]

Las obras del edificio actual se iniciaron bajo el obispado de Odón de Urgell (1116-1122). La obra quedó interrumpida debido a los continuos enfrentamientos entre el clero y los condes de Foix. En 1175 se encargó a un maestro de obras, Ramon Llambard, que continuara con las obras. Llambard se comprometió mediante contrato a completar la bóveda en un plazo máximo de siete años. El compromiso incluía la finalización del cimborrio y rematar la altura de los campanarios, añadiendo una hilera de piedras que los elevaran por encima de la bóveda. Llambard colaboró también en la construcción de la Basílica de San Miguel de Pavía.[6]

En 1195, la ciudad de la Seo sufrió un asedio por parte de Arnau de Castellbó y Ramón Roger de Foix. La catedral se convirtió en la defensa de la ciudad debido a sus características que la convierten casi en fortaleza. Seo de Urgel fue liberada después de que el clero abonara un rescate de 30.000 sueldos lo que provocó una crisis en las arcas clericales. Por ello, las obras del templo quedaron paralizadas a finales del siglo XII y jamás fueron retomadas por lo que el templo quedó inacabado. Sólo se continuaron las obras del claustro.[6]

El templo ha tenido varias restauraciones en el siglo XX. La primera la inició Josep Puig i Cadafalch en 1918. Entre 1955 y 1974 la iglesia fue restaurada de nuevo. Durante estas obras, las partes del templo que estaban inacabadas se revistieron con piedra. Además, se eliminaron algunas de las parte añadidas para conseguir recuperar el aspecto externo del templo original. Se recuperó así mismo parte de la fachada y se reformó el interior que había quedado un tanto desfigurado por la cubierta de yeso que se le aplicó en el siglo XVIII.

Catedrales

Vista parcial del núcleo episcopal, a la izquierda el Palacio Episcopal de la Seo de Urgel y a la derecha la catedral.

La ciudad ha tenido hasta cuatro construcciones de diferentes edificios de catedral:

  • Catedral de San Justo, siglo V ( en Castellciutat).
  • Catedral del siglo IX, consagrada el año 839.[7]
  • Catedral de San Ermengol, siglo XI.[8]
  • Catedral de San Odón (actual), siglo XII.[8]

Catedral del siglo IX

A diferencia de la catedral de San Justo, la segunda catedral consagrada el año 839 fue construida en la parte plana de la población,[9]

Este edificio conocido como Santa Maria del Vicus, era de carácter modesto dada la gran pobreza existente en esos tiempos.[5]

Catedral de San Ermengol

Urna de plata con los restos de san Ermengol del siglo XVIII, en la actualidad en el Museo Diocesano de Urgel.

El 22 de octubre de 1040 se consagró un catedral, obra de san Ermengol, obispo de Urgel entre los años 1010 y 1035.[13]

La construcción, reforma o ampliación de esta catedral se cree debida a que la anterior se quedó pequeña para la cantidad de feligreses, ya que la población aumentó durante el siglo X.[5]

Catedral de San Odón

Escultura de Sant Odón en un absidiolo de la catedral.

La actual catedral de Santa María de Urgel fue iniciada por el obispo Odón, entre los años 1116 y 1122, fruto de la prosperidad de la época. Con la muerte del obispo Odón en 1122 las obras avanzaron lentamente y no fue hasta el mandato del obispo Arnau de Preixens (1167-1195) que la construcción recibió un impulso decisivo. En el año 1175 se hizo un contrato con Ramon Llambard (Raimundus Lambardus),[2]

En nom de Jesucrist, etern Salvador, jo Arnau, per la gràcia de Déu, bisbe d'Urgell... encomano a tu Raimund Llambard, les obres de Santa Maria, amb totes les seves propietats, és a dir, cases, terres, vinyes, rendes (...). I a més a més et concedim la pensió d'un cànon per a tota la teva vida amb la condició que tu construeixis per a nosaltres les voltes de tota l'església, fidelment i sense cap engany, aixeques les torretes de les escales o campanars, una filada per damunt de les voltes i realitzis la llanterna correcta i apropiadament amb tot el que li correspon.

En nombre de Jesucristo, eterno Salvador, yo Arnau, por la gracia de Dios, obispo de Urgel... encargo a ti Raimund Llambard, las obras de Santa María, con todas sus propiedades, es decir, casas, tierras, viñas, rendas [...]. Además te concedemos la pensión de un cánon de por vida con la condición que tu construyas para nosotros las bóvedas de toda la iglesia, fielmente y sin engaño, levantes las torres de las escaleras o campanarios, una hilada por encima de las bóvedas y realizes la linterna correcta y apropiadamente todo lo que le corresponde.[15]

Se cree que el tal Llambard podía ser de origen italiano y de aquí se podría desprender la influencia del arte románico de estilo lombardo.[18]

Hacia el año 1416 ocupó el cargo de maestro de obras el escultor Antoni Canet, hecho no muy extraño ya que en la época gótica el cargo de arquitecto lo asumía muy fácilmente quien también era considerado escultor, de hecho un poco más tarde, tuvo esta responsabilidad en la catedral de Gerona cuando participó en una reunión de arquitectos donde se decidió como continuar las obras de esta catedral y donde se le califica el 23 de enero de 1416 con estas palabras: lapiscida et magister sive sculptor imaginum civitatis Barchinonae magisterque fabricae Sedis Urgellensis. Su paso por la catedral de Urgel debió de ser corto y no debieron de ser muy importantes las obras realizadas.[19]

A la catedral se le añadió ornamentaciones especialmente en el periodo barroco que más tarde se le suprimieron, retornándola a la apariencia original durante la reforma iniciada por el obispo Joan Benlloch el año 1918. Se recuperó la fachada septentrional y Josep Puig i Cadafalch suprimió la decoración neoclásica del interior, hecha con 50 toneladas de yeso durante el siglo XVIII. Sobre este recubrimiento de yeso Puig i Cadafalch dijo:[20]

En l'any 1766, de trista recordança, sentint-se influits de la pruija de renovació d'aquells migrats temps, decidiren (els canonges) fer enguixar i enlluir tots els paraments de l'interior, encarregant-se d'executar tan dissortat projecte mestre Antón Ginot, qui demostrà tenia major traça en destruir l'obra antiga, trencant columnes i capitells i esbocinant cornises, que no en compondre l'arrebossat que en mala hora li encarregaren.

En el año 1766, de triste recuerdo, sintiéndose influidos de la locura de renovación de aquellos tiempos, decidieron (los canónigos) hacer enyesar y lucir todos los paámentos interiores, encargándose de ejecutar tan triste proyecto el maestro Antón Ginot, que demostró tener mayor traza en destruir la obra antigua, rompiendo columnas y capiteles i desconchando cornisas, que no en componer el rebozado que en mala hora le encargaron.

Puig i Cadafalch, Joan. Santa Maria de la Seu d'Urgell. Barcelona. 1918 pp.87-91
Other Languages