Catedral de Lisboa

Santa Maria Maior de Lisboa
Catedral de Lisboa, Portugal, 2012-05-12, DD 01.JPG
Tipo Catedral
Ubicación Bandera de Portugal Lisboa, Portugal
Coordenadas 38°42′35″N 9°07′59″O / 38.70985, 38°42′35″N 9°07′59″O / -9.1329833333333
Uso
Culto Católico
Diócesis Lisboa
Arquitectura
Construcción 1147- siglo XIII
Estilo arquitectónico Arquitectura románica, protogótico
[ editar datos en Wikidata]

Santa Maria Maior de Lisboa o Sé de Lisboa es la catedral de Lisboa e iglesia más antigua de la ciudad. Desde el inicio de la construcción en el año 1147, el edificio ha sido modificado en varias ocasiones y ha sobrevivido a varios terremotos. Actualmente es el resultado de una mezcla de distintos estilos arquitectónicos.

Historia

Interior de la catedral.

Lisboa es sede de una diócesis desde el s. IV d. C.. Después del periodo de dominación visigoda, la ciudad fue conquistada por los musulmanes y se mantuvo bajo control árabe desde el siglo VIII hasta el siglo XII, aunque se permitía a los cristianos vivir en Lisboa y los alrededores.

El primer edificio fue construido entre 1147 y las primeras décadas del siglo XIII en estilo Románico tardío. En aquel tiempo, las reliquias de San Vicente de Zaragoza (patrón de Lisboa) se llevaron a la catedral desde el sur del país. A finales del siglo XIII, el rey Dionisio I de Portugal construyó un convento gótico y su sucesor, Alfonso IV convirtió la capilla principal en panteón real para sí y su familia. En 1498, la reina Leonor fundó la Misericórdia de Lisboa en una de las capillas del convento de la catedral. La Misericórdia es una institución caritativa católica que luego se expandió por otras ciudades y que fue muy importante en Portugal y en sus colonias.

En cuanto al origen del edificio está ampliamente aceptado que se comienza por orden de D. Afonso Henriques tras la toma en el año 1147. Pero si nos referimos a los precedentes en los que se asienta el actual edificio, los académicos disertan en muchos puntos, debido sobre todo a la falta de documentación causada tras los incendios que siguieron al Terremoto de Lisboa de 1755, y también de algunos terremotos previos. Además también se da la circunstancia de que “los escritores antiguos, copiándose unos a otros […], afirman, casi todos, que nuestro primer rey adaptó a templo cristiano la antigua mezquita de los moros” con lo que muchos autores posteriores dan por bueno sin más este hecho y todavía se tardan varios siglos en investigar al respecto.[1]

Entre las hipótesis más plausibles, podemos destacar la que defiende el Abad de Castro (“O Templo da Invocación de Santa María”) en la que menciona que pudo haber existido en el mismo sitio un templo pagano consagrado al Dios Sol, en época de Paulo de Olisipo romana (Apolo-Sol). Esto se soporta por el hallazgo de inscripciones romanas en la parte subterránea de la catedral descubierta tras el terremoto; una serpiente tallada en el cimborrio que puede simbolizar a Phiton (la que mató al dios); también Emílio Hübner (“Notícias Arqueológicas de Portugal”) defiende la existencia de un templo pagano desde tiempos de Décimo Junio Bruto, hipótesis que se apoya en la certeza de la existencia del foro de Paulo de Olisipo en el espacio frente a la fachada principal de la Sé, con una basílica o un templo entre sus edificios. También es de tener en cuenta la conversión al Cristianismo de la ciudad en época del obispo Potamio , y la posibilidad de que este o sucesores, hubiesen transformado el templo pagano en un templo del Paleocristiano de planta central. Esto se apoya en la existencia de una serie de piedras labradas reutilizadas en la actual Sede. Tras la invasión por parte de los pueblos islámicos, algunos autores defienden que el edificio existente hubiese sido aprovechado para uso como mezquita, sin introducir reformas relevantes.

Lo más probable es que D. Afonso Henriques mandara reconstruir la Sede sobre un edificio que no sería árabe. De este modo, lo que se produciría sería la reforma y ampliación de un templo Paleocristiano surgido en época constanina, utilizado bajo dominio suevo y visigodo, y posiblemente también bajo dominio islámico.

La certeza es que la actual Sede es una Catedral de estilo Románico del siglo XII, a la que se superpondrán diversos estilos y corrientes durante su historia. Con influencia normanda en su arquitectura original, traída probablemente por los Cruzados venidos de Inglaterra. A este respecto es importante destacar que tras la reconquista, se elige como obispo a un cruzado inglés, Gilberto de Hastings, siendo aceptado por el rey y todos los cargos eclesiásticos

Aunque no hay la seguridad de que haya sido el trazador del conjunto, es posible que el mestre Roberto de Lisboa sea ese personaje llegado con estos cruzados. Se sabe que tuvo la dirección de las obras de la Catedral, y se le atribuye también la ejecución de la fachada principal de la Catedral Vieja de Coímbra así como el trazado de sus naves, referencia que encontramos en el "Livro Preto" de la Catedral Nueva de Coimbra. Realmente se conoce más bien poco sobre este personaje más allá de estos hechos y de sus cuatro visitas a la Catedral Vieja de Coímbra, pero es evidente que por sus dimensiones y proporciones, ciertos elementos compositivos como las fachadas, además de algunos detalles decorativos, ambas construcciones debieron tener idéntico arquitecto, siendo este el más probable candidato.[2] El papa de Portugal la construyó

Other Languages