Catedral de Astorga

Catedral de Astorga
Astorga - Catedral, fachada.jpg
Tipo Catedral
Advocación Santa María
Ubicación Bandera de España Astorga, España
Coordenadas 42°27′28″N 6°03′25″O / 42.45777778, 42°27′28″N 6°03′25″O / -6.05694444
Uso
Culto Iglesia católica
Diócesis Astorga
Orden Clero secular
Sacerdote Juan Antonio Menéndez Fernández (Obispo de Astorga)
Arquitectura
Construcción 1471- siglo XVIII
Estilo arquitectónico Gótico tardío, renacimiento, barroco
Catedral de Astorga
[ editar datos en Wikidata]

La Catedral de Astorga, dedicada a Santa María, es la sede episcopal de la diócesis de Astorga, documentada desde el siglo III con el título de Apostólica. Se encuentra en la ciudad de Astorga, provincia de León (España).

Antes del edificio actual existió un templo prerrománico y otro de estilo románico consagrado en el año 1069, que pudo tal vez ser terminado a mediados del siglo XIII, sin que se tengan muchas noticias de su construcción. La actual catedral comenzó a edificarse por la cabecera en el siglo XV (1471) en estilo gótico (naves y capillas) y siguió en los siglos posteriores con la portada sur y dos capillas perpendiculares a la nave en estilo renacentista y la fachada principal en barroco del siglo XVIII. La obra gótica tiene posibles vínculos con los arquitectos Juan de Colonia y su hijo Simón de Colonia en lo que se refiere a la construcción original, atribuyéndose el trabajo del siglo XVI a Rodrigo Gil de Hontañón.[1]

Es de planta basilical con tres naves que se prolongan sobre la planta románica y capillas entre contrafuertes y tres ábsides poligonales; las bóvedas son de crucería. Los pilares que las sustentan no tienen capiteles sino que se prolongan uniéndose con los nervios de las mismas. Tiene dos torres cuadradas a los pies, con chapiteles de pizarra. El claustro es neoclásico de 1755; su autor, Gaspar López.[2]

La orientación del edificio es inusual pues su cabecera se dispone hacia el noreste, siendo lo normal una orientación hacia el este. El presbiterio cobija el retablo mayor obra cumbre del romanismo en España, del escultor Gaspar Becerra. El coro de la nave central es de estilo flamenco con una interesante sillería de nogal de esmerada talla, en especial la silla renacentista de Santo Toribio.

El edificio forma un complejo catedralicio que comprende tres áreas diferenciadas:

  • La iglesia.
  • El Archivo diocesano, Archivo capitular y Museo.
  • El Hospital de San Juan Bautista, fundado en la Edad Media.

Casi adyacente a la catedral se encuentra el Palacio Episcopal de Astorga, obra modernista del arquitecto Antoni Gaudí, formando ambos un armónico conjunto pese a las diferentes épocas en las que fueron construidos.

El edificio sufrió graves daños con el terremoto de Lisboa de 1755 y en la siguiente centuria considerables deterioros por causa de las tropas de Napoleón, especialmente en el claustro.

Contexto histórico-artístico

Durante el reinado de Fernando I y Sancha (años de 1037-1065) tuvo lugar una nueva organización del Reino de León. Estos monarcas, además de ocuparse de los asuntos civiles lo hicieron también de los religiosos y, con ayuda de los obispos, emprendieron el orden y modernización de la Iglesia. El caso de Astorga fue especialmente importante ya que sus obispos habían tenido graves conflictos con sus vasallos.[3]

Urraca I de León.

En tiempos de estos reyes y bajo su patrocinio y control, comenzó una nueva vida para la catedral, cuya consagración (aun sin el templo terminado) tuvo lugar en tiempos de Alfonso VI hijo de Fernando I y bajo el obispado de Pedro Núñez (1066-1082), el 20 de diciembre del año 1069.[4] Con Alfonso VI y el Obispo Osmundo entró en Astorga la reforma litúrgica, es decir el cambio de liturgia hispana por liturgia romana, cambio impulsado y aconsejado desde Roma y difundido a través de la abadía de Cluny.

Pintura de Juan de Peñalosa para el retablo de Santa Teresa.

El siguiente monarca patrocinador y protector de la catedral fue la reina Urraca I de León; este periodo histórico se conoce por su inestabilidad socio-política pero pese a ello la catedral siguió engrandeciéndose gracias, entre otras cosas, a las donaciones del obispo Pelayo[3] En este ambiente de donaciones y cuidados fue creciendo el edificio y se mantuvo la sede episcopal en toda su autoridad.

Otros mecenazgos

A lo largo de la construcción y ampliación de la catedral surgieron importantes mecenas que ayudaron con su criterio y economía a llevar las obras a buen término. Uno de los más activos fue el prelado Alonso Mexía de Tovar (1616-1636), una persona amante de las bellas artes y uno de los obispos que más se integró en el desarrollo de la construcción y su amueblamiento.[6] Juan de Peñalosa se encargó también de realizar las pinturas que los adornan dejando testimonio de este trabajo en una cartela del banco del retablo de la Inmaculada.

Otro gran mecenas a tener en cuenta fue el chantre Juan Ramos, que en 1655 encargó al ensamblador Antonio López el retablo de San Juan Bautista. Otro fue fray Nicolás de Madrid, obispo jerónimo y maestro arquitecto del Panteón Real del Escorial.[7]

La diócesis y el arte

Tanto la propia capital como distintos puntos de la diócesis fueron centros de demanda artística y residencia de estos profesionales de la escultura, pintura y artes suntuarias. Uno de estos artistas astorganos fue Alonso de Portillo, cuyo trabajo asume la tradición del buen hacer en la platería astorgana. El profesor Manuel Gómez-Moreno (1870-1970) descubrió su identidad gracias a la inscripción que el maestro dejó grabada en su obra de la cruz procesional de Villar de los Barrios.[8]

Esta cruz fyço alonso de portyllo platero de Astorga

Desde los primeros años del siglo XVI, la diócesis se ocupó de amueblar la catedral, todavía en construcción. Uno de los encargos más notables fue el del coro que hubo de instalarse primero en la capilla mayor. Para esta obra se situaron en Astorga una serie de talleres bajo el mecenazgo del obispado. Trabajaban también en Astorga artistas de la categoría de Juan de Colonia, Tomás Mitata y Roberto Memorancy. En el ámbito de la pintura es de destacar el llamado maestro de Astorga y su obra de tradición flamenca, el retablo de San Miguel en la catedral (1530), encargado por el canónigo Duarte Pérez.

Other Languages