Catéter de diálisis

Catéter temporal para realizar la hemodiálisis.

Un catéter de diálisis es un catéter usado para mover sangre del paciente a y desde la máquina de hemodiálisis.

El catéter de diálisis contiene dos luces:

Esto es una terminología confusa para el lego, porque ambas luces están en la vena. La luz arterial (típicamente roja) retira la sangre del paciente y la lleva a la máquina de diálisis, mientras que la luz venosa (típicamente azul) retorna la sangre al paciente desde la máquina de la diálisis. Los caudales de los catéteres de diálisis tienen un rango entre 200 a 500 ml/min.

Si un paciente requiere terapia de diálisis de largo plazo, se le insertará un catéter de diálisis crónico (también conocido como permanente). Los catéteres crónicos poseen un tubo con un recubrimiento de dacrón que es introducido debajo de la piel aproximadamente de 3 a 8 centímetros. La función de dicho túnel es agregar una barrera a las infecciones. El catéter de diálisis más popular en el mercado hoy en día es el catéter split-tip. Este catéter contiene dos extremos flotantes libres.

Colocación del catéter

El catéter se coloca en una de vena gruesa. Un sitio común es la vena cava superior o VCS. Un catéter de VCS se coloca pinchando la vena yugular interna en el cuello (usualmente en el lado izquierdo), avanzando hacia abajo en dirección al pecho. Alternativamente, otras vías de acceso para un catéter de VCS pueden ser las venas subclaviculares (también denominada v. subclavia) justo detrás de la clavícula, a menudo su colocación es a la derecha. Si dichos accesos son difíciles, pueden utilizarse como alternativas las venas femorales. Sin embargo, esta es una opción secundaria debido a que la zona de la ingle es más propensa a infecciones y también porque el paciente no puede sentarse en una posición cómoda.