Castillo de los Calatravos

Castillo de los Calatravos
Bien de Interés Cultural
Patrimonio histórico de España
Parador de Alcañiz 4.jpg
Declaración el 25 de junio de 1925 Monumento Nacional, pasando a partir del año 1985 a Bien de Interés Cultural.[1]
Figura de protección Bien de Interés Cultural
Código RI-51-0000312
Coordenadas 41°02′54″N 0°07′58″O / 41.048333, 41°02′54″N 0°07′58″O / -0.132639
Ubicación Alcañiz, comarca del Bajo Aragón, Provincia de Teruel
Construcción siglo XII-siglo XVIII
Estilos predominantes romano-árabe-gótico-barroco
[ editar datos en Wikidata]

El Castillo de los Calatravos es un castillo situado en Alcañiz ( Teruel) España que perteneció a la Orden de Calatrava. Esta orden militar tuvo un importante papel en la reconquista de la villa en 1157; las dependencias más antiguas datan de los siglos XII y XIII, sobresaliendo la capilla, el claustro y la torre del homenaje con importantes pinturas murales de estilo gótico lineal, de principios del siglo XIV, con temas juglarescos y caballerescos. La fachada es del siglo XVI.[2]

Durante los siglos XIV y XV se le agregaron elementos de ornamentación mudéjar tanto en el propio castillo como en las murallas que lo rodeaban. En la actualidad alberga un Parador de Turismo.[2]

Historia

Situado en lo alto de una loma, el Castillo de los Calatravos se constituyó como punto estratégico desde sus inicios, posiblemente en época romana y posteriormente durante la ocupación musulmana.[3]

La zona más antigua del castillo es la zona nordeste, en ella se ubica la Torre del Homenaje y la Capilla, datadas a finales del siglo XII e inicios del siglo XIII.[2]

El castillo vive una historia totalmente unida al devenir del núcleo poblacional de Alcañiz, de este modo, tras pasar a mediados del siglo XII Alcañiz a territorio aragonés, la ciudad pasa a ser propiedad de los señores Sancho Aznárez, don Palacín Beltrán de Santa Cruz y don Artal de Aragón. Es esta época en la que la villa recibe Fuero Real en 1157 de Ramón Berenguer IV y llevó a cabo una ampliación territorial. Finalmente, en 1179, Alfonso II de Aragón concede el castillo, así como un gran grupo de aldeas y lugares vinculados a la villa, a la Orden Militar de Calatrava. De este modo, la Sede de la Encomienda se ubica en el castillo.[2]

En 1283 se produce en la villa de Alcañiz una sublevación contra el poder señorial que ejercía la orden de Calatrava (al que finalmente venció). La Encomienda Mayor de Calatrava no respetaba las libertades que Ramón Berenguer IV había concedido a la villa al otorgarle la carta de población en 1157.[3]

Al morir el monarca Martín I de Aragón sin descendencia, la villa de Alcañiz se convirtió en residencia del parlamento aragonés (que se alojó en el Castillo de los Calatravos entre septiembre de 1411 y julio de 1412), y de aquí salieron los nueve jueces o compromisarios que debían elegir un nuevo rey para Aragón en lo que vino a llamarse la “Concordia” de Alcañiz.[3]

Más tarde, durante el siglo XVIII se procede a realizar una gran reforma que transformará el antiguo castillo medieval en un típico palacio aragonés (conocido como palacio de los Comendadores) del tardo-renacimiento, caracterizado por presentar una fachada de grandes dimensiones (datada en 1738), rematada por dos grandes torres cuadradas, a la que se accede por un camino de ronda y una rampa datados en el siglo XIX y fruto de una de las últimas reformas que el complejo sufrió.[2]

Pasó a ser sede de un parador nacional en los años 60 del siglo XX. En un primer momento el parador se localiza en el edificio conocido como “Palacio de los Comendadores”, datado en el siglo XVIII, y pasó a denominarse “Parador Nacional de la Concordia”.[3]

Nuevamente, entre los años 2000 y 2001 se restauró la decoración mural interior del castillo mediante un Convenio de Colaboración entre el Ministerio de Educación y Cultura, el Gobierno de Aragón y Caja de Ahorros de la Inmaculada consiguiendo con ello la puesta en valor de este gran conjunto pictórico.[1]

Other Languages