Castillo de Jaén

Castillo de Jaén
H. Montalvo - Castillo de Jaén.jpg
Vista del Castillo de Jaén, en 1862. Puede apreciarse el Alcázar Nuevo y restos de edificaciones francesas en el Alcázar Viejo, sobre las que se construyó el Parador de Turismo, en 1965
Localización Jaén, Flag of Spain.svg  España
Tipo Castillo
Ubicación Montaña
Coordenadas 37°46′04″N 3°48′05″O / 37.76777778, 37°46′04″N 3°48′05″O / -3.80138889
Época de construcción Siglos X y XIV
Altura 30 m
Propietario Ayuntamiento de Jaén y Parador de Turismo
Abierto al público Si
[ editar datos en Wikidata]
Arco y torre de acceso al recinto, últimos vestigios de la fortaleza árabe, modificados en 1809.
Torreón de la vieja alcazaba árabe.
Alcázar Nuevo o Castillo de Santa Catalina, con su gran Torre del Homenaje y la torre pentagonal, llamada de la Vela.
Restos de torreón y paño de muralla en el Abrehuí.

El "Castillo de Jaén" es, en realidad, un conjunto de tres castillos o fortalezas que conforman un gran recinto, que ocupa casi toda la alargada cima del Cerro de Santa Catalina, situado junto a la ciudad española de Jaén, en su parte sur-occidental.

Descripción

Las tres fortalezas o recintos, son el Alcázar Viejo, el Alcázar Nuevo (o Castillo de Santa Catalina) y el llamado Abrehuí, cronológicamente el más reciente. Los tres recintos formaban una gran alcazaba que, además de las guarniciones militares, estuvo habitada hasta la conquista de la ciudad por las tropas de Castilla, momento en que se despobló. Volvió nuevamente a habitarse a lo largo del siglo XIV y, según documentos de la época, quedó nuevamente despoblada en el siglo XVII, aunque hay constancia de que, incluso en esa época, funcionaba una taberna.[1]

Alcázar viejo

En la época califal se construyó en el cerro una alcazaba, reformada en época almorávide hasta ocupar toda la cresta, mediante un recinto alargado cerrado por muros de tapial, con torres de planta cuadrada.[2] En su interior existían algunos edificios, igualmente de tapial, de uso castrense y, probablemente, viviendas y elementos auxiliares, como aljibes.

Este alcázar fue tomado por Fernando III de Castilla en 1246, como consecuencia del Pacto de Jaén. Durante mucho tiempo permaneció en uso, a pesar de que, en la segunda mitad del siglo XIII, los cristianos construyeron un poderoso castillo en su extremo oriental. De hecho, en 1467 un ataque de partidarios del reino Nazarí se hizo con el control de las tres fortalezas y, en las "Crónicas del Condestable Iranzo", documento anónimo del siglo XV o comienzos del XVI,[3] se indica que estaban en pie, y con capacidad defensiva, sus torres, entre ellas la mayor, muros y puertas.

Durante mucho tiempo, este «alcázar viejo» tuvo su propia alcaldía, designada por el concejo de Jaén, diferente de la del «castillo nuevo» cuya designación correspondía al Rey. Abandonado paulatinamente después de la caída del reino de Granada, quedó definitivamente arruinado tras el paso de las tropas francesas, que lo incendiaron el 12 de septiembre de 1812.

No obstante, permanecieron construcciones, sin cubiertas, y paños de los muros hasta que, por desgracia, fueron arrasados para construir el Parador Nacional, en 1965. Los pocos restos de edificaciones y muros interiores que permanecieron en pie, se demolieron definitivamente, en su totalidad, en la ampliación del hotel que se llevó a cabo en 1972- 1974, incluyendo la torre y puerta de acceso al castillo.[5] Subsisten también un torreón adaptado a mirador y el cerramiento del recinto amurallado que baja hasta la ciudad, en el que permanecen en pie algunas torres.

Alcázar nuevo

Aunque algunos autores defienden que el castillo nuevo fue levantado por Fernando III,[7] estimándolo más tardío de 1252, año de la muerte del citado rey.

Se construyó al este del «alcázar viejo» y se articuló con éste mediante una gran Torre del Homenaje, aunque trabajos recientes han planteado la posibilidad de que bajo el actual alcázar se encuentre una parte importante de los restos del castillo árabe.[9]

Se mantuvo como fortaleza, con guarnición militar y alcaide propio, hasta mediado el siglo XVIII, aunque en las últimas décadas dicha guarnición se limitaba a un par de hombres.[10] El castillo se conserva en muy buen estado.

Abrehuí

El tercer recinto, denominado Abrehuí, prolongaba el «alcázar viejo» hasta el portichuelo que servía de acceso al cerro, para lo que se construyó un muro con cinco torreones, con un bastión en la zona oeste y un antemuro, al parecer muy posterior. Todo ello en mampuesto, con sillarejo en las esquinas.

Su construcción es posterior a la conquista castellana, precisamente para fortalecer la cara oeste de la alcazaba, por donde habían atacado los cristianos.[11] Este castillete estuvo anejado al «alcázar viejo» y su alcaide era común.

Actualmente, subsiste el muro norte, con cinco pequeños bastiones. En cambio la muralla sur está casi desaparecida.

Other Languages