Castillo de Cardiff

Fuerte normando del interior del Castillo de Cardiff.

El Castillo de Cardiff (inglés: Cardiff Castle; galés: Castell Caerdydd) es un castillo en la ciudad galesa de Cardiff. Fue fundado por los normandos en 1091 sobre el asentamiento de un antiguo fortín romano. Roberto, Duque de Normandía estuvo prisionero en él por orden de su hermano el rey Enrique I de Inglaterra, desde 1106 hasta 1134. Escenario de importantes batallas a lo largo de los siglos, los galeses, bajo el mandato de Owain Glyndwr, lo reconquistaron en 1404. En 1488 pasó a manos de Jasper Tudor, primer duque de Bedford.

En el siglo XIX se construyó un nuevo castillo diseñado por William Burges, arquitecto del conde de Bute, con el aspecto de una mansión de estilo victoriano. Años después, los Bute donaron el castillo a la ciudad. En la actualidad es un atractivo turístico de la ciudad.

Historia

El fuerte romano

Castillo de Cardiff

Puede que haya habido al menos dos fuertes romanos en este mismo lugar. El primero fue probablemente construido alrededor del año 55 d. C. durante la conquista de la tribu de los Siluros. Desde finales del siglo II hasta mediados del siglo III, este lugar fue ocupado por edificios civiles dedicados al trabajo del metal.

El castillo normando

La Torre del Homenaje Normanda fue construida en una colina donde estaba el Castrum romano, que fue descubierto por el tercer Marqués de Bute durante su campaña. La Torre Normanda, de la que se conserva el depósito, fue construida alrededor de 1091 por Robert Ftizhamon, lord de Gloucester y conquistador de Glamorgan. Tras el intento fallido de Robert Curthose, duque de Normandía, el hijo mayor de Guillermo el Conquistador, de arrebatar Inglaterra a Enrique I, Robert de Normandía fue hecho prisionero aquí hasta su muerte en 1134.[1] El castillo, reconstruido en piedra, fue un importante bastión de los Lord Marchers, de las dinastías de Clare y le Despenser, de los Condes Beauchamps de Warwick, de Ricardo de York gracias a su matrimonio con la familia Neville, y de la familia Herbert, Condes de Pembroke. En el siglo XVIII el castillo pasó a ser propiedad de John Stuart, tercer Conde de Bute, quien se convirtió gracias a su mujer, perteneciente a la familia Herbert, en un gran latifundista, y cuyos herederos desarrollaron los muelles que transformaron Cardiff, que pasó de ser un pueblo pesquero a un gran puerto durante el siglo XIX.

Other Languages
čeština: Cardiffský hrad
한국어: 카디프 성
Nederlands: Cardiff Castle
norsk bokmål: Cardiff Castle
português: Castelo de Cardiff
srpskohrvatski / српскохрватски: Cardiffski zamak
slovenščina: Grad Cardiff