Caso del informe sobre el ácido bórico

El caso del informe sobre el ácido bórico se refiere a un informe de la Comisaría General de Policía Científica en el marco de la instrucción del juicio por los atentados del 11-M, en España, sobre el hallazgo de ácido bórico en un domicilio de Hassan El Haski, que fue finalmente condenado por su implicación en los atentados. La supresión en el informe pericial inicial de la mención a un hallazgo similar anterior en el domicilio de un miembro de ETA fue interpretada por algún medio como un intento de ocultar conexiones entre los atentados islamistas y la banda terrorista vasca. Otros medios lo han utilizado como justificante de la ocultación y manipulación de pruebas en el 11-M. Las supuestas conexiones con ETA nunca fueron probadas ni llevadas ante la justicia (véase Juicio por los atentados del 11 de marzo de 2004).

Los hechos

El 21 de septiembre de 2006, el diario El Mundo y el espacio radiofónico del periodista Federico Jiménez Losantos en la cadena radiofónica COPE, denunciaron lo que a su juicio era un posible delito de falsedad documental y encubrimiento.

El supuesto delito, cuya existencia denunciaban, consistía en la manipulación por parte de un funcionario de policía de un informe pericial que relacionaba a ETA con los integristas islámicos acusados de implicación en los atentados del 11-M. El periódico revelaba la existencia de un informe pericial[2] Además de responder a la pregunta, indicando que la sustancia era ácido bórico, los peritos incluían un apartado denominado "Observaciones" en el que listaban dos informes periciales anteriores en los que se había identificado ácido bórico: los relativos a sustancias halladas el 6 de noviembre del 2001 en un piso de ETA en Salamanca y el 27 de octubre de 1999 en el piso de un militante antisistema en Madrid, afirmando que ambos estaban relacionados con terrorismo. Finalmente, afirmaban que, aunque desconocían la "verdadera aplicación del ácido bórico" en relación con ambos casos, especulaban sobre posibles usos terroristas de esta sustancia citando a modo de ejemplo que quizás podría servir "como conservante de los explosivos de tipo orgánico, para enmascarar el explosivo para no ser detectado por los perros especialistas en detección de explosivos, etc." finalizando con que dichas posibilidades llevaban a los autores del informe a sugerir "la posibilidad de que el autor/autores de estos hechos estén relacionados entre sí y/o hayan tenido el mismo tipo de formación y/o sean el/los mismo/s autor/autores".

El 11 de julio de 2006 El Mundo publicó el informe que los peritos habían entregado a su superior.

1.- El Ácido Bórico, en relación con hechos terroristas, fue identificado en este Laboratorio en los siguientes Informes Periciales: - Informe Pericial 868-Q1-01, emitido el 5-12-2001, procedente del Grupo de Terrorismo de Inspecciones Oculares del Servicio Central de Investigación Técnica, de la Comisaría General de Policía Científica. Asunto 263-IT-01, en relación con el registro efectuado el 6-11-2001 en el piso franco de ETA, sito en la Plaza Castrotorace, 9-11, 2º D, de Salamanca, por cuyo hecho se tramitaron diligencias 10.401 de la Brigada Provincial de Información de Madrid, elevadas al Juzgado Central de Instrucción nº 4 de la Audiencia Nacional, que instruye Diligencias Previas 1588/2001.
...
3.- Que dado lo poco frecuente en que esta sustancia ha sido intervenida en hechos terroristas y a que nosotros ignoramos su verdadera aplicación en relación con estos hechos, existen varias posibilidades, tales como: conservante de los explosivos de tipo orgánico, enmascarar el explosivo para no ser detectado por los perros especialistas en detección de explosivos, etc., nos lleva a la posibilidad de que el autor/autores de estos hechos estén relacionados entre sí y/o hayan tenido un mismo tipo de formación y/o sean el/los mismo/s autor/es.

Según su propio testimonio, el superior de los peritos, Francisco Ramírez, jefe del Servicio Central de Análisis Científico de la Policía Científica, apreció que la respuesta de estos contenía "opiniones subjetivas y faltas de consistencia",[4] fue el documento que la Comisaría General de Información remitió al juez Juan del Olmo.

Other Languages