Caso O. J. Simpson

El Pueblo contra O. J. Simpson
Seal of Los Angeles County, California (1957-2004).png
Tribunal Corte Superior de Los Ángeles
Nombre completo El Pueblo del Estado de California contra Orenthal James Simpson
Fecha 24 de enero de 1995
Sentencia 3 de octubre de 1995
Jueces Lance Allan Ito
Palabras clave
Homicidio
[ editar datos en Wikidata]

El caso O. J. Simpson (oficialmente El Pueblo del Estado de California contra Orenthal James Simpson o El Pueblo contra O. J. Simpson) fue un juicio penal llevado a cabo en la Corte Superior de Los Ángeles, en el que el exjugador estrella de la National Football League y actor O. J. Simpson fue juzgado por dos cargos de asesinato por las muertes de su expesposa Nicole Brown Simpson y Ron Goldman, amigo de esta, ocurridas el 12 de junio de 1994. El juicio se extendió por once meses, desde la toma de juramento a los miembros del jurado el 9 de noviembre de 1994.[4]

Simpson fue representado por un equipo de abogados defensores de alto perfil, conocido en inglés como el «Dream Team», liderado inicialmente por Robert Shapiro[7] y luego por Johnnie Cochran. El equipo también incluía a F. Lee Bailey, Alan Dershowitz, Robert Kardashian, Shawn Holley, Carl E. Douglas y Gerald Uelmen. Barry Scheck y Peter Neufed fueron dos abogados adicionales especializados en la evidencia basada en ADN.

Marcia Clark y Christopher Darden, fiscales de distrito adjuntos, creían tener un caso fuerte contra Simpson, pero Cochran fue capaz de convencer a los miembros del jurado de que había una duda razonable respecto a la evidencia basada en ADN (un tipo de evidencia relativamente nueva en los juicios en ese entonces),[10]

Luego del juicio penal, las familias Brown y Goldman presentaron una demanda civil contra Simpson, y el jurado declaró a Simpson «responsable» de las dos muertes el 4 de febrero de 1997.[11] Un total de 33,5 millones de dólares fue otorgado a las familias en daños compensatorios y punitivos, pero las mismas recibieron solo una pequeña porción de esa suma.

Antecedentes

Matrimonio Brown-Simpson

Nicole Brown y O. J. Simpson se casaron el 2 de febrero de 1985, cinco años después de que Simpson se retirara del fútbol americano profesional.[16]

Asesinatos

A las 12:10 a.m. del 13 de junio de 1994 se encontraron los cuerpos de Nicole Brown Simpson y Ronald Goldman fuera del condominio de Nicole ubicado en la calle Bundy, en Brentwood, Los Ángeles. Brown había sido apuñalada numerosas veces en la cabeza y el cuello, y tenía heridas defensivas en sus manos. Se podía ver la laringe a través de la herida abierta en su cuello, y la vértebra C3 estaba cortada.[17] Ambas víctimas habían estado muertas por unas 2 horas antes de ser descubiertas por la policía. Rober Riske, uno de los primeros dos oficiales en la escena, encontró un único guante sangriento, entre otra evidencia, una de ellas, un gorro al parecer de lana al que atribuyen que parece pertenecer a Jason Simpson, hijo de O. J. Simpson y el cual también se puede deducir como otro culpable o tal vez el verdadero asesino.

Detectives se dirigieron a la propiedad de Simpson en Rockingham para informarle de que su exesposa había sido asesinada. En el fondo de su casa, encontraron un Ford Bronco blanco con sangre en su interior y en su exterior. Posteriormente, el detective Mark Fuhrman saltó por encima de una pared externa y desbloqueó el portón para permitir a los otros tres detectives ingresar a la propiedad. Los detectives declararon haber entrado sin una orden de registro debido a circunstancias urgentes (específicamente, el temor de que Simpson también podría haber sido herido). Simpson no estaba presente cuando los detectives llegaron temprano en la mañana; había tomado un vuelo a Chicago a últimas horas de la noche anterior. Los detectives entrevistaron brevemente a Kato Kaelin, quien se estaba quedando en la casa de huéspedes de Simpson. En una recorrida por la propiedad, Fuhrman descubrió un segundo guante sangriento que luego se determinó era la pareja del guante encontrado en la escena del crimen. A través de pruebas de ADN, posteriormente se pudo determinar que la sangre en el guante provenía de ambas víctimas. Esto, junto con otra evidencia recolectada en ambas escenas, fue considerado como causa probable para emitir una orden de arresto para Simpson.

Arresto de Simpson

O. J. Simpson en 1990, cuatro años antes de los asesinatos de Nicole Brown Simpson y Ron Goldman.

Los abogados convencieron al Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) de permitir que Simpson se entregase a las 11 a.m. del 17 de junio de 1994,[20] Para muchos, esto sonaba como una nota de suicidio, y los periodistas se unieron a la búsqueda de Simpson. Robert Shapiro, abogado de Simpson, también estaba presente en la conferencia de prensa de Kardashian y dijo que los psiquiatras de Simpson estaban de acuerdo con la interpretación de la carta como una nota de suicidio. A través de la televisión, Shapiro solicitó a Simpson que se entregase.

Alrededor de las 6:20 p.m, un automovilista en el Condado de Orange notificó a la policía haber visto a Simpson en un Ford Bronco blanco conducido por Al Cowlings, viejo amigo de Simpson. Posteriormente la policía rastreó llamadas realizadas por Simpson desde su celular. A las 6:45 p.m., un oficial de policía vio al Bronco dirigiéndose hacia el sur por la Interestatal 405. Cuando el oficial se acercó al Bronco con las sirenas encendidas, Cowlings gritó que Simpson estaba en el asiento trasero del vehículo apuntándose con un arma en la cabeza. El oficial retrocedió, pero siguió al vehículo[22]

Más de nueve helicópteros terminaron sumándose a la persecución; el alto grado de participación de la prensa provocó que señales provenientes de las cámaras aparecieran en canales de televisión incorrectos. La estación de radio KNX también transmitió en vivo la persecución a baja velocidad. Pete Arbogast, presentador deportivo de la Universidad del Sur de California (USC), y Oran Sampson, productor de estación, contactaron a John McKay, exentrenador del equipo de fútbol americano de la USC, para que saliera al aire e incentivara a Simpson a abandonar la persecución. McKay estuvo de acuerdo y pidió a Simpson que estacionara y se entregara en lugar de suicidarse.[23] Durante la persecución y sin tener la posibilidad de escuchar la conversación grabada, Al Michaels, amigo de Simpson, interpretó sus acciones como una admisión de la culpa.

Las tres grandes cadenas de televisión estadounidense ( ABC, CBS y NBC) y CNN al igual que agencias de noticias locales interrumpieron su programación habitual, con 95 millones de observadores a nivel nacional.[25]

Miles de espectadores y curiosos llenaron los pasos a desnivel a lo largo del camino recorrido por la procesión en espera del Bronco blanco. En un ambiente festivo, muchos portaban carteles pidiendo a Simpson que huyese.[19]

Según los reportes, Simpson puso como demanda el poder hablar con su madre antes de entregarse.[27]

Other Languages