Casino Royale (película de 2006)

Casino Royale es la vigésima primera película de la serie cinematográfica de James Bond, basada en la novela homónima de Ian Fleming, dirigida por el neozelandés Martin Campbell y estrenada en 2006. Es la primera cinta de la franquicia que cuenta con Daniel Craig en el rol protagonista del agente 007, así como la tercera adaptación de Casino Royale (la primera versión se estrenó en 1954, y la segunda en 1967). La trama aborda los comienzos de James Bond como espía secreto, justo después de haber obtenido su licencia para matar. Tras prevenir un ataque terrorista en el Aeropuerto Internacional de Miami, Bond se enamora de Vesper Lynd, una agente de Her Majesty's Treasury, asignada para proporcionarle los fondos monetarios necesarios para frustrar un torneo de póquer de altas apuestas, organizado por Le Chiffre. La historia continúa en Quantum of Solace.

Neal Purvis, Robert Wade y Paul Haggis redactaron el guion, encargándose este último de reescribir el clímax del relato. El reparto principal está integrado por Daniel Craig, Eva Green, Mads Mikkelsen, Judi Dench, Jeffrey Wright y Giancarlo Giannini. A comienzos de 2005, al término de la producción de Die Another Day, Pierce Brosnan (que hasta entonces había interpretado al agente) anunció que ya no volvería a interpretar el personaje debido a que, por ese entonces, contaba con 50 años de edad, razón por la cual los productores querían reemplazarlo por un actor más joven. Según Campbell, el único actor seriamente considerado para asumir el papel de protagonista era Henry Cavill, sin embargo era demasiado joven para interpretar al agente 007. Finalmente, después de varios meses, se reveló que Craig sería el nuevo Bond en la franquicia fílmica. No obstante, la decisión de cesar a Brosnan como James Bond originó una agitada polémica en torno a la elección de Craig por parte de los seguidores de la serie, y algunos de ellos intentaron boicotear la producción de Casino Royale en señal de protesta.[4] A pesar de esto, tras su estreno, que tuvo lugar el 16 de noviembre de 2006, la crítica especializada aclamó a la película, particularmente la actuación de Craig.

A diferencia de las anteriores producciones, la adaptación de Casino Royale de 2006 es la única de Eon Productions sobre una novela de Fleming, y funciona a manera de « reinicio» de la franquicia, ya que estableció una nueva cronología y marco narrativo que no pretende ser precedido por (o, en su caso, servir como precuela a) cualquier otra cinta.[6] Eon produjo la película para Metro-Goldwyn-Mayer y Columbia Pictures, y pasó a ser la primera cinta coproducida por Columbia, productora que originalmente distribuyó la versión no canónica de 1967. De igual manera, es la cinta con mayores recaudaciones de la franquicia, sin considerar los ajustes por inflación, con un total de 599 045 960 dólares estadounidenses obtenidos a nivel mundial.

Argumento

En las escenas iniciales, James Bond ( Daniel Craig) obtiene el código 00 después de matar al jefe corrupto del MI6, Dryden, y a su aliado Fisher en Praga. Mientras tanto, en Uganda, el Sr. White ( Jesper Christensen) ha organizado un encuentro entre el banquero Le Chiffre ( Mads Mikkelsen) y el guerrillero Obano (Isaach De Bankolé), quien solamente quiere proteger sus fondos monetarios; si bien Le Chiffre le asegura a este que «no hay peligro alguno en la cartera de inversiones», en realidad sus inversiones son de bastante riesgo, ya que realiza ventas cortas de empresas para después financiar atentados terroristas contra las mismas en un intento por hundir sus acciones y comprarlas a precios más bajos.

Como parte de su primera misión como agente 007, Bond persigue al terrorista Mollaka en Madagascar; tras una persecución parkour que finaliza en la embajada de Nambutu (un lugar ficticio),[7] allí, Bond mata a su objetivo. Para escapar del lugar hace estallar una parte del edificio. Segundos después, al hacerse con el teléfono móvil de Mollaka, descubre que este último había recibido un mensaje SMS de Alex Dimitrios ( Simon Abkarian), un asociado de Le Chiffre en Bahamas. Con esta información, viaja a ese lugar y vence a Dimitrios en una partida de póquer, ganando así su Aston Martin DB5. Con el fin de conocer los planes de Dimitrios, Bond seduce a su esposa, Solange ( Caterina Murino), quien le revela que su marido habría de partir a Miami esa noche, para cumplir con algunos negocios. En ese instante, el agente parte para asesinar a Dimitrios y frustrar el plan de Le Chiffre, consistente en destruir el prototipo Skyfleet Airliner. Como consecuencia de lo anterior, el banquero queda con una pérdida financiera cuantiosa, ya que previamente había hecho ventas cortas de opciones put en las acciones de Skyfleet, las cuales habrían expirado para entonces sin valor alguno.

Notablemente presionado por recuperar cuanto antes el dinero de su clientela, Le Chiffre se ve en la necesidad de instituir un torneo de póquer de altas apuestas en el Casino Royale, ubicado en Montenegro. Confiados en que, ante un eventual fracaso, el banquero se vería obligado a buscar protección del Gobierno británico para salvaguardar su integridad de los furiosos acreedores, M ( Judi Dench) procede a inscribir a Bond en el torneo del Casino Royale. Al llegar ahí, 007 se reúne con su contacto René Mathis ( Giancarlo Giannini), y con la agente del Tesoro británico, Vesper Lynd ( Eva Green). Esta última tiene que vigilar que el presupuesto gubernamental para mantener activo a Bond a lo largo del torneo no sobrepase el tope estipulado. Tras unas partidas, Le Chiffre regresa a su apartamento y tanto él como su novia Valenka ( Ivana Miličević) son amenazados por el guerrillero Obano, que reclama el dinero que Le Chiffre le prometió. Tras amedrentar al banquero (quien promete darle pronto el dinero) y a su novia, él y su secuaz se topan con Bond y Vesper, quienes habían oído los gritos de Valenka. 007 se enfrenta a los dos y los mata, de modo que Mathis al día siguiente usa sus cadáveres con el fin de culpar de los asesinatos a un guardaespaldas de Le Chiffre y acorralar al banquero aún más.

En una partida, Le Chiffre hace creer a Bond que está de farol, lo cual provoca el fallo de Bond tras haberlo arriesgado económicamente todo. Calificándolo como una apuesta imprudente, Vesper rehúsa continuar financiándolo con los fondos del Gobierno. Angustiado, Bond decide asesinar a Le Chiffre en el mismo casino, pero antes de poder llegar hasta él es interceptado por Felix Leiter ( Jeffrey Wright), un agente de la CIA que había estado jugando también en el torneo de póquer y que, sintiendo que Bond tiene más madera que él en el juego, le ofrece sustento económico para que pueda volver a la partida. A cambio, le pide que Le Chiffre sea su recluso una vez que acabe el torneo. Así, una vez de vuelta en el desafío, Bond empieza a remontar y Le Chiffre empieza a estancarse. Valenka, como medida preventiva, decide envenenar a Bond y lo consigue. Bond se marcha a su Aston Martin y avisa al MI6 de su estado. Pese a las indicaciones de sus jefes, 007 sufre un colapso previo a un inminente ataque cardíaco, aunque Vesper llega a tiempo para salvarle la vida y reanimarlo.

Bond regresa, ante la atónita mirada de Le Chiffre y triunfa llevándose todos los fondos acumulados del juego. Para celebrar su victoria, Bond y Vesper cenan juntos esa noche, pero poco después ella es secuestrada por Le Chiffre, quien la usa como señuelo para que Bond los siga. El agente 007 acude al rescate de Vesper, pero sufre un accidente automovilístico tras una persecución y queda inconsciente. Le Chiffre lo secuestra también con el propósito de hacerle revelar la contraseña con la cual acceder a los fondos del torneo de póquer; recurre a la tortura física, amenazándolo con castrarlo si rehúsa cooperar. Sin embargo, un renuente Bond jamás termina por compartirle tal información confidencial, pues el Sr. White entra repentinamente al mismo cuarto, y asesina a Le Chiffre y a todos sus allegados bajo la consigna de no haber recuperado el dinero perdido. Misteriosamente, Bond y Vesper son dejados con vida.

En plena recuperación de sus heridas, Bond despierta al día siguiente en un hospital del lago de Como. Allí ordena el arresto de Mathis, quien considera que es un doble agente, además de que Le Chiffre se lo había confirmado tras el accidente. Asimismo, decide revelarle a Vesper que está enamorado de ella, y menciona que su rol como el agente 007 le ha llevado a «perder su humanidad». Como consecuencia de ello, decide enviarle su dimisión a M y pasar unas vacaciones junto a Vesper en Venecia. No obstante, Bond se entera luego de que los fondos del torneo de póquer nunca se llegaron a depositar en la cuenta del HM Treasury, por lo que comprende que Vesper los ha robado. Decide seguirla hasta llegar a un edificio en remodelación, donde ella se encuentra con unos sujetos sospechosos que la interceptan y toman el maletín que llevaba en ese momento, y en cuyo interior se encuentra el dinero desaparecido. Con tal de adentrarse en el edificio, Bond dispara a unos dispositivos de flotación que sostienen los cimientos y que impiden la inundación de la estructura, provocando que el edificio comience a venirse abajo en el Gran Canal. Una vez que asesina a los susodichos, Bond se percata de que Vesper está aprisionada en un ascensor, con riesgo de quedar atrapada bajo el agua. Aunque intenta rescatarla, ella se disculpa con lágrimas en los ojos por lo sucedido y arroja las llaves de la puerta hacia las profundidades, con lo que desecha cualquier posibilidad de salvarse. Para cuando Bond logra abrir la puerta y salir del edificio, ahora hundido, Vesper ha muerto. Mirando la trágica escena desde un balcón aledaño, el Sr. White toma el portafolios con el dinero y se marcha.

Poco después, M le revela a un todavía conmocionado Bond que Vesper tenía un novio franco- argelino que había sido secuestrado por la organización detrás de Le Chiffre y White. De esta forma, se sobreentiende que Vesper había aceptado darles el dinero de la apuesta ganada en Casino Royale con la sola condición de que no mataran a Bond. Con esta información, y percatándose de que Vesper tenía el número telefónico de White en su teléfono móvil, decide ir en búsqueda del villano. En las escenas finales, se aprecia a White mientras llega a un palacio cerca de lago de Como, donde recibe una llamada telefónica; al preguntar por la identidad del interlocutor, recibe un disparo en la pierna. Finalmente Bond lo alcanza, cargando un UMP con silenciador en su mano, y recita: «Me llamo Bond. James Bond».

Other Languages
کوردیی ناوەندی: کاسینۆ رۆیال (فیلم)
Bahasa Indonesia: Casino Royale (film 2006)
Lëtzebuergesch: Casino Royale (Film 2006)
lietuvių: Kazino Royale
latviešu: Kazino Royale
norsk bokmål: Casino Royale (2006)
srpskohrvatski / српскохрватски: Casino Royale (film, 2006)
Simple English: Casino Royale
slovenščina: Casino Royale (2006)