Cascada

El Salto Ángel, en Venezuela, con 979 m, es la caída de agua más alta del mundo.

Se llama cascada, caída, catarata, salto de agua o caída de agua gigante al tramo de un curso fluvial donde, por causa de un fuerte desnivel del lecho o cauce, el agua cae verticalmente por efecto de la gravedad. Las caídas de agua se consideran uno de los fenómenos más bellos de la naturaleza.[1] Algunas caídas de agua se utilizan para generar energía hidroeléctrica.

En español se emplean varios términos para designar este accidente, como caída, salto, cascada, catarata, torrente, rápido o chorro, sin que estén claramente definidos ni científicamente determinados. Se emplea el término cascada para designar la caída desde cierta altura de un río u otra corriente por un brusco desnivel del cauce y se habla de catarata cuando se trata de una cascada muy grande o caudalosa. En cualquier caso no siempre es fácil la correspondencia entre el nombre del accidente geográfico y el descriptor y muchas cascadas son en realidad cataratas, agravado por que es difícil saber cuando se emplea el descriptor en singular y cuando en plural (como por ejemplo, « catarata de Paulo Afonso» vs. « cataratas del Niágara») y cuando se hace uso del determinativo «de» o «del» (« salto Ángel» vs « salto de Tungela»). También se emplean voces de otros idiomas, como cachoeira, chute o waterfalls.

Las caídas de agua son sistemas dinámicos que varían con las estaciones y con los años, aunque esto último sólo se hace perceptible a escala geológica. Presentan distintas formas (por ejemplo, si su caída es vertical o si sigue una pronunciada pendiente, etc.), determinadas por el volumen de agua, la altura de la caída, la anchura del lecho y la conformación de las paredes entre las cuales corre el líquido, dependiendo del tipo de roca y de las distintas capas en las que se disponen.

Cascada Havasu, Arizona, Estados Unidos, un ejemplo de cascada de tipo zambullida.

Entre las caídas de agua más famosas del mundo se encuentran las cataratas del Iguazú —compuestas por 275 cascadas de diferentes alturas localizadas entre Argentina y Brasil—, las cataratas del Niágara —situadas en la frontera entre Estados Unidos y Canadá y con un caudal que llega a los 11.000 m³/s—, las cataratas de Yosemite —en California, de 739 m de caída, muy conocidas por su belleza— y el salto Ángel —en Venezuela, que con una altura de 979 m (807 m de caída ininterrumpida), es el salto de agua más alto del mundo.

Por extensión también se habla de cascada de hielo cuando el agua congelada forma caídas pronunciadas. Esto suele ocurrir cuando el caudal de agua es muy pequeño y se va helando de forma sucesiva, provocando el aumento de la estructura de hielo.a unos -4 grados

Formación

Formación de una caída de agua
Cascada de la quebrada Los Cristos, Calvario De Palenque, Santa Rosa de Osos, Colombia.

Las caídas de agua pueden tener diversos orígenes y se forman con mayor frecuencia cuando un río es joven,[1]

Las aguas que se precipitan desde lo alto de una cascada no adquieren gran velocidad durante su caída debido a la resistencia del aire y a que se dividen en numerosos chorros o saltos. Su base queda sujeta a la erosión cuando está constituida por rocas blandas bajo una capa de rocas más resistentes. Siendo los estratos blandos disgregables, se producen desmoronamientos de los estratos superiores al quedar privados de soporte. Es así como las cascadas retroceden y se desplazan en dirección a la fuente del río —como fue el caso de las cataratas del Niágara entre 1842 y 1927—. En la mayoría de los casos, el retroceso depende de la erosión directa en el punto de caída, independientemente de los lechos rocosos, pues es precisamente en ese lugar donde las aguas adquieren su mayor velocidad. En ese momento de retroceso, la cascada pierde progresivamente su altura, y el salto violento del perfil longitudinal es reemplazado por una bajada rápida, pero menos brusca.[1]

También en rocas calizas o similares, fáciles de disolver por el agua, se suelen provocar cuevas subterráneas por debajo de los cauces principales, convirtiéndose en ríos y cascadas subterráneos. En algunos de estos casos, el hundimiento posterior de la cueva vuelve a hacer visible el cauce y sus cascadas, después de haber retrocedido muchos metros. Por otro lado, en ciertos casos, y debido a la erosión que sufren durante su caída, las aguas contienen abundantes cantidades de carbonato de calcio disuelto. Se observa, entonces, la formación de depósitos de travertino (roca formada por endurecimiento). Estos depósitos recubren rápidamente las paredes y el punto de caída, compensando, a veces, la acción erosiva. Inclusive, puede llegar a aumentar la altura de ésta.

Cascada en páramo de Colombia.
Salto de Guadalupe en Colombia, una de las cascadas más imponentes de este país.

Algunos ríos fluyen a veces sobre un gran paso en las rocas que puede haberse formado por una falla geológica, desplomándose al fondo de la misma. También las cascadas se pueden producir a lo largo del borde o a través de los glaciares, un proceso en el que un arroyo o río que desemboca en un glaciar continúa fluyendo en el valle después de que el glaciar se haya retirado o se derrita. Los grandes saltos en el valle de Yosemite son ejemplos de este fenómeno, que se conocen como valle colgante. Otra razón que puede dar lugar a la formación de valles colgantes es cuando dos ríos se unen y uno de ellos fluye más rápido que el otro.[1]

Other Languages
Afrikaans: Waterval
aragonés: Salto d'augua
العربية: شلال
asturianu: Catarata
azərbaycanca: Şəlalə
تۆرکجه: شلاله
башҡортса: Шарлауыҡ
беларуская: Вадаспад
беларуская (тарашкевіца)‎: Вадаспад
български: Водопад
Bahasa Banjar: Banyu tajun
বাংলা: জলপ্রপাত
brezhoneg: Lamm-dour
bosanski: Vodopad
català: Cascada
Mìng-dĕ̤ng-ngṳ̄: Ciá-tàu
کوردیی ناوەندی: تاڤگە
čeština: Vodopád
Чӑвашла: Шыв сикки
Cymraeg: Rhaeadr
dansk: Vandfald
Deutsch: Wasserfall
Ελληνικά: Καταρράκτης
English: Waterfall
Esperanto: Akvofalo
eesti: Juga
euskara: Ur-jauzi
فارسی: آبشار
suomi: Vesiputous
Võro: Viisadang
Na Vosa Vakaviti: Savu
français: Chute d'eau
Frysk: Wetterfal
Gaeilge: Eas
Gàidhlig: Eas
galego: Fervenza
Avañe'ẽ: Chororo
ગુજરાતી: ધોધ
Gaelg: Eas
עברית: מפל מים
हिन्दी: झरना
hrvatski: Vodopad
magyar: Vízesés
Հայերեն: Ջրվեժ
Bahasa Indonesia: Air terjun
íslenska: Foss
italiano: Cascata
ᐃᓄᒃᑎᑐᑦ/inuktitut: ᖁᖅᓗᕐᓂᖅ
日本語:
Basa Jawa: Grojogan
ქართული: ჩანჩქერი
қазақша: Сарқырама
ಕನ್ನಡ: ಜಲಪಾತ
한국어: 폭포
Кыргызча: Шаркыратма
Latina: Aqua cadens
lietuvių: Krioklys
latviešu: Ūdenskritums
олык марий: Вӱдшуҥгалтыш
македонски: Водопад
монгол: Хүрхрээ
मराठी: धबधबा
မြန်မာဘာသာ: ရေတံခွန်
नेपाली: झरना
नेपाल भाषा: झ्वाला
Nederlands: Waterval
norsk nynorsk: Foss
norsk bokmål: Foss
occitan: Cascada
ਪੰਜਾਬੀ: ਝਰਨਾ
Kapampangan: Tulari
polski: Wodospad
پنجابی: چھمبر
português: Queda de água
Runa Simi: Phaqcha
română: Cascadă
русский: Водопад
संस्कृतम्: जलपातः
саха тыла: Күрүлгэн
Scots: Watterfaw
srpskohrvatski / српскохрватски: Vodopad
Simple English: Waterfall
slovenčina: Vodopád
slovenščina: Slap
chiShona: Mapopoma
shqip: Ujëvara
српски / srpski: Водопад
Basa Sunda: Curug
svenska: Vattenfall
தமிழ்: அருவி
తెలుగు: జలపాతము
тоҷикӣ: Обшор
ไทย: น้ำตก
Tagalog: Talon (tubig)
Türkçe: Şelale
татарча/tatarça: Шарлавык
українська: Водоспад
اردو: آبشار
oʻzbekcha/ўзбекча: Sharshara
Tiếng Việt: Thác
Winaray: Tubighóg
中文: 瀑布
Bân-lâm-gú: Chúi-chhiâng
粵語: 瀑布
isiZulu: Impophoma