Casa real de los Noldor

En el universo imaginario de Tolkien y en la novela El Silmarillion, la Casa Real de los Noldor abarca a todos aquellos elfos Noldor que pertenecían a la familia real proveniente del primer Rey Supremo de los Noldor, Finwë, que durante las Edades de los Árboles guio a su pueblo en la Tierra Media en la Gran Marcha de los elfos hacia el Oeste, a la tierra de Aman, donde fueron convocados los elfos por los Valar. Casi todos los príncipes de los Noldor nacieron en Aman, durante las Edades de los Árboles, bajo la bendición de los Valar.

Los hijos de Finwë

Finwë se casó con Míriel Serindë (la Tejedora) y juntos concibieron a Fëanor (Espíritu de fuego), llamado por su padre Curufinwë (Finwë hábil). Sin embargo, la fuerza que tenía el mismo Fëanor consumió de tal forma a Míriel, que esta no quiso volver a concebir ningún hijo más, cosa que entristeció a Finwë. Cuando Fëanor era aún muy pequeño, Míriel cayó enferma, pues nunca se recuperó del todo del parto de su hijo, y murió en verdad, yendo su alma a habitar en las Estancias de Mandos. Los Valar le ofrecieron regresar, pero ella se negó, y permaneció desde entonces junto a la Valië Vairë, la tejedora del tiempo, esposa del Vala Námo (o Mandos), Señor del lugar.

Desde entonces, Finwë le dedicó todo su tiempo a Fëanor, sin embargo cuando se dio el caso y después de un debate entre los Valar, a Finwë se le permitió volver a tener esposa, y así se casó con Indis, hija del Rey Ingwë de los Vanyar. Con Indis, Finwë tuvo dos hijos: Fingolfin y Finarfin, el último de cabellos rubios como su madre, a diferencia de Fëanor y Fingolfin que conservaron los cabellos negros como todos los Noldor.

Fëanor no se llevaba muy bien con sus medios hermanos, y celoso se apartó de su familia. Aprendió la herrería y la forja del Noldo Mahtan, que a su vez había aprendido su arte del Vala Aulë, a quien los Noldor tenían en la mayor estima. Fëanor es considerado el más hábil y el más hermoso de todos los elfos, y sus obras se consideran las de mayor renombre. En la tierra de Aman hizo las Piedras Videntes, las Palantiri que posteriormente se usarían en Númenor y la Tierra Media; también unas lámparas azules cuya luz no se apaga nunca y que los Noldor solían usar; y su más grande obra fueron los Silmarili, las Tres Gemas que conservaban en su interior la luz de los Dos Árboles y que eran apreciadas hasta por los Valar mismos.

En versiones posteriores a El Silmarillion, Tolkien menciona también a dos hijas de Finwë e Indis: Findis e Irimë.

Other Languages