Casa del Cabildo

Fachada de la Casa del Cabildo rehabilitada en 2011

La Casa del Cabildo o Casa de la Estrella (en gallego: Casa do Cabido), construida en el siglo XVIII en la Plaza de Platerías en Santiago de Compostela ( Galicia, España), es una pieza única dentro de la trama urbana compostelana y se considera una de las más importantes y conocidas intervenciones de escenografía barroca gallega.

Historia

El arquitecto Clemente Fernández Sarela

Fachada de la Casa del Cabildo antes de su rehabilitación en 2011

La edificación nace como respuesta urbana del Cabildo Catedralicio para conformar el espacio de la Plaza de Praterías. Se trata, junto con la fachada del Obradoiro, de la más importante y conocida intervención de escenografía barroca urbana de cuantas se realizaron en la ciudad de Santiago de Compostela.

La construcción se lleva a cabo entre los años 1754 y 1758 a cargo de uno de los principales maestros arquitectos del barroco compostelano, Clemente Fernández Sarela, discípulo de Fernando de Casas Novoa, el arquitecto de la fachada de la Catedral hacia la Plaza del Obradoiro. Fernando de Casas Novoa estaba llamado a ser también el arquitecto de la Casa del Cabildo pero fallece en 1750 y es Sarela, aparejador hasta la fecha en múltiples obras de la Catedral, quien asume la dirección de los trabajos. Clemente Fernández Sarela se había ocupado anteriormente de la edificación y restauración de varias viviendas que el Cabildo poseía en Santiago, así como del Pazo de Bendaña (1750) y la Casa del Deán (1752), ambos rehabilitados recientemente por el Consorcio de Santiago (si desea saber más a cerca de la Casa del Deán puede consultar la publicación que el Consorcio de Santiago dedica al pazo dentro de su colección de "Cuadernos Técnicos"). Sin embargo su obra más destacada será la Casa del Cabildo. Prueba quizás de la satisfacción que causó la obra finalizada es el hecho de que el "aparejador" Clemente Fernández Sarela se convierte en "arquitecto" y como tal firma en la inscripción que puede leerse en fachada "AN. DOMN., 1758. ARCHITECTO SARELA".

Configuración del solar original

El solar de la Casa del Cabildo estaba ocupado originalmente por tres viviendas que se abrían a la Plaza de Praterías. Dos de estas viviendas avanzaban más allá de la fachada actual, dificultando según escritos de la época el giro de los carros cargados de materiales de construcción que venían desde la rúa del Vilar y cruzaban la Plaza de Praterías el Hospital Real ( Hostal de los Reyes Católicos), los Colegios de Fonseca y San Gerónimo, que por aquel entonces se encontraban en obras. Esta circunstancia, sumada a la intención de dotar de mayor espacio y belleza a la Plaza de Praterías, lleva al Cabildo a adquirir dos de las tres viviendas, que serán demolidas, mientras que la tercera, en la esquina con la rúa Raíña, mantiene su independencia. Esta circunstancia de partida y la capacidad del arquitecto Sarela para resolver de manera unitaria la fachada barroca envolviendo las tres viviendas son las claves para entender el proyecto.

El nuevo telón barroco

Fachada de la Casa del Cabildo tras su rehabilitación en 2011

En la Casa del Cabildo se está ante una operación de búsqueda de prestigio que una institución con enorme poder en la ciudad lleva a cabo «para desaogo y hermosura de las Platerías». Solo así es posible entender un edificio de las características de la Casa del Cabildo, donde de la tríada clásica "firmitas, utilitas y venustas", la utilitas casi desaparece. La Casa del Cabildo es una tela escénica, un fondo barroco para la Plaza de Praterías. En este sentido el planteamiento de Sarela no dista mucho del concepto de "edificio-anuncio" que el arquitecto norteamericano Robert Venturi desarrollará 200 años después. Ambos coinciden a la hora de formular un tipo de arquitectura en que la fachada es un hecho autónomo del contenido funcional. La fachada del Cabildo se tira a cordel siguiendo la línea de la rúa Fonseca, sin importar en absoluto que el fondo interior del nuevo inmueble se reduzca a 2,70 m haciendo imposible cualquier distribución funcional de vivienda. Con la finalidad de otorgarle el mayor espacio a la plaza, se configura una solución de fachada con un desarrollo muy plano de molduras y marcos lo que le confiere un aspecto de bidimensionalidad a la fachada hasta llegar a la cornisa a partir de la cual se despliega todo el alarde escultórico de la época. Se está ante el característico barroco de placas gallego, que dibuja con difuminados trazos de sombra toda suerte de motivos sobre un lienzo de piedra. La orientación norte de la fachada hace que la luz que baña la fachada sea siempre difusa y salvo a primera hora de la mañana, la percepción de la Casa del Cabildo es la de un decorado pintado, lo que remite de nuevo al fondo escénico, a la escenografía urbana, al juego barroco, al "edificio-anuncio".

Configuración del nuevo edificio

Interior de la Casa del Cabildo antes de su rehabilitación
Interior de la Casa del Cabildo después de su rehabilitación en 2011

¿Dónde queda pues la utilitas? ¿Cómo sería la vida en las dos viviendas de la Casa del Cabildo? Debido al poco espacio disponible se habilitan dos viviendas de dos plantas comunicadas por las escaleras centrales que de este modo son compartidas en la vida cotidiana de las dos familias. En la planta primera, sobre las bóvedas de piedra, se sitúan las cocinas, con sus solados cerámicos para evitar incendios, y con sus chimeneas que se desarrollan por el interior de los muros que delimitan la caja de escaleras, mientras que a planta segunda se llevan los dormitorios, separados de la cubierta por el bajocubierta no habitable (en gallego: fallado) En el bajo se crean cuatro tiendas que la propiedad arrienda a los plateros de la ciudad, lo que le reporta grandes beneficios, dado que desde 1418 la conocida como Plaza dos Ourives es el único espacio donde está permitido a los orfebres y plateros trabajar y vender sus productos.

Relación con el inmueble en Raíña, 1

Clemente Fernández Sarela tiene una concepción muy clara y rotunda de su edificio e impone sin contemplaciones un orden de fachada que envuelve a las tres viviendas originales. Resulta especialmente interesante detenerse en la esquina en la que la vivienda en Raíña, 1, convive con el nuevo orden de fachada y con la planta segunda de la Casa del Cabildo que pasa sobre esta, provocando una insólita invasión de la propiedad existente. El inmueble de Raíña, 1, está formado por un bajo hacia la rúa Raíña y dos plantas y bajocubierta, localizándose una vivienda por planta. En el bajo originalmente se localizaban cuadras que se convertirían posteriormente en la cafetería que ha llegado hasta la fecha de comienzo de los trabajos de rehabilitación en 2011. El acceso al inmueble se realizaba a través de una puerta en la esquina derecha (oeste) de la fachada que daba acceso a la caja de escaleras.

En esta esquina oeste del edificio aparecen buena parte de los "trucos" que el arquitecto emplea para resolver la Casa del Cabildo de manera unitaria y transmitir al espectador la idea de que se encuentra ante un nuevo y único edificio, resuelto de una vez en su totalidad. La Casa del Cabildo y el inmueble de Raíña, 1, se encuentran maclados. Además los niveles de los forjados de Raíña no coinciden en absoluto con los del Cabildo, de ahí la circunstancia que se produce de que haya que bajar unos escalones para acceder al balcón de Praterías desde la estancia de planta primera de Raíña. Por si esto fuera poco, la cocina de Raíña se sitúa en una suerte de entreplanta entre el acceso a la vivienda desde la plaza y la planta primera, asomándose al exterior a través de un pequeño hueco de fachada. Sarela esconde esta circunstancia detrás de un orden de fachada que busca la simetría, reproduciendo el arco que da acceso a los soportales de la rúa del Vilar, que en este cuerpo enmarca la puerta de acceso a Raíña y la pequeña cocina de la entreplanta. En esta esquina se encontró además durante los trabajos de rehabilitación de 2011 dos ventanas con vertedero de piedra que la nueva fachada envuelve y tapia, imponiendo su esquema compositivo.

Ocupantes de la Casa del Cabildo y propiedad

La Casa del Cabildo irá teniendo diferentes arrendatarios pertenecientes a los diferentes gemios de artesanos de la ciudad que explotarán comercialmente el bajo del edificio. El Cabildo pierda la propiedad en 1855 con la desamortización de los bienes de la Iglesia realizada por Pascual Madoz, que pasará por diferentes manos hasta 2008, año en que el edificio es expropiado por el Consorcio de Santiago.

Adquisición del edificio por el Consorcio de Santiago

La intervención sobre la Casa del Cabildo se enmarca dentro del programa de rehabilitación de monumentos del Consorcio de Santiago y se ha desarrollado en paralelo a la Remodelación del Antiguo Banco de España para su adecuación como sede del Museo Nacional de la Peregrinaciones y de Santiago, situado en la misma Plaza de Praterías. Con estas dos actuaciones el Consorcio recupera y revitaliza uno de los centros neurálgicos de la Ciudad Histórica poniendo a disposición de los ciudadanos y visitantes de Santiago de Compostela, dos nuevos equipamientos públicos. El Consorcio de Santiago adquiere la titularidad de la Casa del Cabildo, así como la del inmueble anexo en la calle Raíña, 1, el 15 de diciembre de 2008, fecha del acta de ocupación del edificio. A partir de este momento la Oficina Técnica - Taller de Proyectos del Consorcio de Santiago se pone a trabajar en la redacción del Proyecto Básico y de Ejecución "Intervención en la Casa del Cabildo" llevando a cabo un intenso trabajo de revisión y actualización de la información del estado actual mediante un ingente trabajo de campo. La documentación planimétrica base realizada para el Plan Director se toma como punto de partida y se completa sobre todo con nueva información sobre el estado original del inmueble en Raíña, 1, sobre el que también se interviene en 2011. El 1 de julio de 2010 se aprueba la financiación de las obras de "Intervención en la Casa del Cabildo" con fondos del 1% Cultural generado por la contratación de obra pública del Ministerio de Fomento del Gobierno de España. El Ministerio de Fomento a través de la Secretaría General de Relaciones Institucionales y Coordinación, en cumplimiento de la Ley de Patrimonio Histórico Español, tiene un programa presupuestario para las actuaciones relacionadas con el 1% Cultural, consistente en la realización de las obras necesarias para su conservación, mejora y rehabilitación. Finalmente la Casa del Cabildo abre sus puertas al público el 9 de enero de 2012 con la exposición inaugural "Compostella dicitur" realizada por el Consorcio de Santiago y en la que se recrea la ciudad de Santiago de Compostela en el siglo XIII. De esta forma y tras tres años de ardua labor técnica y de gestión administrativa el Consorcio pone a disposición del uso público la Casa del Cabildo, abriendo sus ventanas de nuevo para que ciudadanos y visitantes puedan asomarse desde esta tribuna privilegiada al espectáculo de la Catedral de Santiago de Compostela.

Other Languages