Casa de Borbón-Parma

Casa de Borbón-Parma
Arms of Bourbon-Parma.png

Casa(s) materna(s)Casa de Borbón (España)
Ramas menoresCasa de Borbón-Parma-Nassau-Weilburg

Títulos

Gobernante enEtruria
Lucca
Parma

Destitución9 de junio de 1859
Miembros
FundadorFelipe I
Último gobernanteRoberto I
Jefe actualCarlos Javier de Borbón-Parma y Orange-Nassau

La Casa de Borbón-Parma es una de las ramas italianas de la Casa de Borbón española, descendiente de la dinastía de los Capetos por línea paterna. Desde 1748 hasta 1859 fue la casa gobernante del ducado italiano unificado de Parma, Plasencia y Guastalla, territorios situados en la margen derecha del río Po a partir del Piamonte.

En 1996 Carlos Hugo de Borbón-Parma restauró las antiguas Órdenes del Ducado de Parma, las cuales gozan del reconocimiento formal de la República de Italia.[1]

Orígenes

Felipe I, fundador de la Casa de Borbón-Parma

Una vez muerto sin descendencia directa Antonio Farnesio, último de los Duques de Parma de esta dinastía, Isabel de Farnesio, segunda esposa de Felipe V de España, trata de ejercer su mejor derecho sucesorio para sus hijos como sobrina del Duque. La política española del reinado de Felipe V tiene uno de sus principales objetivos en la recuperación de los territorios italianos perdidos tras la Guerra de Sucesión española y el tratado de Utrecht a manos de Austria.

Se consigue la designación de Carlos (más tarde Carlos III de España), hijo de Felipe V e Isabel de Farnesio, como Duque de Parma en 1731. A consecuencia de la Guerra de Sucesión polaca, Carlos consigue de parte austríaca el reino de Nápoles en 1735. La contraprestación es la entrega del ducado a Austria en 1735.

El dominio austríaco sobre el ducado sólo dura hasta 1748, con el Tratado de Aquisgrán, que lo reintegra en manos de los Borbones españoles, a partir de este momento Casa de Borbón-Parma.

Felipe, duque de Parma, hijo de Felipe V e Isabel de Farnesio, asume los ducados de Parma, Piacenza y Guastalla como reinante de estos en 1748. De este modo Isabel de Farnesio ve colmadas sus aspiraciones al ubicar en tronos italianos a sus dos hijos; no obstante, sus aspiraciones se verán superadas al acceder al trono de España su hijo Carlos después de la muerte de su hermanastro en 1759.