Casa Botines

Casa Botines
León Casa Botines JMM.JPG
Vista de la fachada principal
Nombre(s) anterior(es) Casa Fernández y Andrés
Información general
Uso(s) Residencial y comercial
Estilo Neogótico y Modernista
Catalogación Bien de Interés Cultural
24 de julio de 1969
RI-51-0003826
Localización León Flag of Spain.svg  España
Coordenadas 42°35′54″N 5°34′14″O / 42.59828333, 42°35′54″N 5°34′14″O / -5.57055556
Inicio 1891
Finalización 1894
Propietario Caja España
Diseño y construcción
Arquitecto(s) Antonio Gaudí
Otros Claudi Alsina
Premios Europa Nostra, por su rehabilitación en 1996
[ editar datos en Wikidata]

La casa Botines o casa Fernández y Andrés es un edificio de estilo modernista situado en la ciudad española de León, capital de la provincia homónima. Originalmente almacén comercial y residencia particular, fue construido y diseñado por el arquitecto español Antoni Gaudí entre 1891 y 1894, siendo esta una de sus tres obras fuera de Cataluña, junto al Palacio Episcopal de Astorga, también en León y al Capricho de Gaudí de Comillas, en Cantabria.

Ubicado junto al palacio de los Guzmanes, sede de la Diputación de León y junto a la plaza de Santo Domingo, lugar de encuentro entre el casco antiguo y el ensanche, de estilo renacentista, fue restaurado en 1951, declarado Monumento Histórico en 1969, es en la actualidad la sede de Caja España, entidad que lo rehabilitó en 1996, actividad que le valió el premio Europa Nostra.[1]

El término casa Botines deriva del apellido del fundador de la sociedad, Joan Homs i Botinàs, empresario y comerciante español asentado en la capital leonesa, que dirigían Mariano Andrés Luna y Simón Fernández Fernández, responsables del encargo de la casa a Antoni Gaudí.

Historia

Parte trasera de la Casa Botines, vista desde las murallas
Vista frontal del edificio

Antecedentes

En la ciudad de León se asentaría en el segundo tercio del siglo XIX una prendería regentada por el comerciante catalán Joan Homs i Botinàs. Con el tiempo, dicho comerciante pasaría a formar sociedad con uno de sus empleados, Simón Fernández Fernández, más tarde casado con una cuñada suya. Fernández se establecería con el mismo negocio de préstamos en la plaza de Don Gutierre, entonces plazuela de Boteros, y terminaría asociándose con otro antiguo empleado de Botinás, Mariano Andrés Luna, convirtiendo la primitiva firma Homs y Fernández en Fernández y Andrés, con domicilio en la plaza mayor.

Su labor financiera como casa de banca, se conjugaría en una amalgama mercantil, con la de almacén de tejidos. Sus actividades comerciales los relacionaban con los fabricantes catalanes Güell, Parellada y Cía, siendo Eusebi Güell quien recomendó al arquitecto Antoni Gaudí para llevar a cabo la construcción de una nueva casa para el negocio en la plaza de San Marcelo.[4] lo que da idea de la magnitud de la edificación frente al caserío de la época. En ese momento Gaudí trabajaba en Astorga, aunque ya casi en situación crítica, en la obra del palacio episcopal ( 1889- 1893) contando con 39 años cuando proyecta Botines.

Construcción

La parcela sobre la que se ubicaría el edificio, de 2.390,5 metros cuadrados es comprada por Fernández y Andrés al Duque de Uceda y sus dos hermanas a quienes la Diputación ya había adquirido el contiguo palacio de los Guzmanes en 1882.[4] Originalmente el proyecto fue objeto de enconado litigio, promovido por el ayuntamiento, inicialmente a instancias del vecino de poniente, Eleuterio González del Palacio, que no veía con agrado la implantación aprobada, por ser atentado contra el ornato público y dejar sin lucimiento la fachada del palacio. Este pleito iría ligado a la cesión del terreno y al dominio de la parte del solar en la plaza de San Marcelo.

Antoni Gaudí, arquitecto español autor del edificio

El arquitecto mandó los planos en diciembre de 1891, dedicándose el invierno a la preparación de la obra. Con la llegada del buen tiempo, Antoni Gaudí con su equipo de maestros y oficiales se trasladó a la capital leonesa,[3] donde no había obreros especializados, pero sí canteros que trabajaban en la restauración de la catedral. La construcción estuvo rodeada de intrigas y malos augurios, que Gaudí zanjó pidiendo por escrito y firmados todos los informes técnicos contrarios, para, decía, una vez terminada la casa exponerlos en sitio visible del vestíbulo.

"Que me envíen estos informes técnicos por escrito y yo los colocaré en unos marcos del vestíbulo de la casa cuando ésta esté terminada".[3]

En cualquier caso, Gaudí no disponía de mucho tiempo para enfrentarse a las discrepancias suscitadas, por tenerlo absorbido en Barcelona el estudio de la nueva estructura que pensaba dar a la Sagrada Familia y al colegio de las Teresianas. Estas atenciones le obligaron a espaciar sus visitas a la obra, que suplía eficazmente con las más frecuentes de su encargado Claudi Alsina i Bonafont,[6]

Uso del edificio

Una vez finalizado el edificio en 1894, su propietario fue Mariano Andrés Luna, después de comprarle la parte del negocio de su socio a sus descendientes, pues Simón Fernández Fernández falleció antes de que se terminase el edificio. El edificio se mantuvo así hasta 1931, año en el que es adquirido por la caja de ahorros y monte piedad de León, quién restauró el edificio. Esta restauración rompía con el diseño original, pues eliminaba siete de los 28 pilares del sótano.[8]

El edificio fue propiedad de Caja León hasta que esta absorbió en 1990 a otras cuatro cajas de ahorros, convirtiéndose a partir de ese momento en Caja España, entidad que finalmente y seis años después acometería nuevamente obras de restauración en el edificio para devolverlo a su estado original.[1] el edificio Botines se convirtió en la sede de la caja de ahorros.

Other Languages
français: Casa Botines
galego: Casa Botines
italiano: Casa Botines
português: Casa Botines
srpskohrvatski / српскохрватски: Casa Botines