Casa Baratheon

Nuestra es la furia
Interpretación libre

La Casa Baratheon /bəˈræθɪɒn/ es una familia nobiliaria ficticia que forma parte de la saga de literatura fantástica Canción de hielo y fuego, creada por el escritor estadounidense George R. R. Martin. Varios personajes principales de la saga son miembros de esta familia.

Su escudo es un ciervo rampante de sable (coronado en los tiempos en los que la casa ocupa o reivindica el trono)[nota 1]​ en campo de oro, y su lema «Nuestra es la furia».

Historia

Los orígenes de la Casa Baratheon se remontan a la conquista de Poniente por Aegon el Conquistador, 300 años antes de los sucesos que se narran en la saga Canción de hielo y fuego.

Orys Baratheon, que era la Mano del Rey de Aegon (y se rumoreaba que su medio-hermano), derrotó y mató al último Rey Tormenta, Argilac el Arrogante. Como recompensa, Aegon le nombró Señor de Bastión de Tormentas y de las Tierras de Tormentas; Orys adoptó el blasón y lema de la antigua Casa Durrandon y se casó con Argella, la hija del difunto Argilac.[1]

Los Baratheon fueron un importante sustento para la Casa Targaryen; los Baratheon auparon al trono al rey Jaehaerys I el Conciliador; en la Danza de los Dragones apoyaron al bando de los Verdes; en la Rebelión Fuegoscuro apoyaron a la rama legitimista de los Targaryen y en la Guerra de los Reyes Nuevepeniques, Ormund Baratheon era la Mano del Rey de Jaehaerys II y murió en la batalla. El único conato de rebelión se produjo durante el reinado de Aegon V el Improbable, cuando Lyonel Baratheon se autoproclamó Rey Tormenta después de ser desairado por el Trono de Hierro, pero rápidamente sofocado.[2]

La historia de la Casa Baratheon cambió drásticamente en el rey reinado de Aerys II Targaryen. Robert Baratheon, señor de Bastión de Tormentas, se rebeló contra el Trono de Hierro con el apoyo de las Casas Stark, Arryn y Tully. Aprovechando su consanguinidad con los Targaryen, se declaró aspirante al Trono de Hierro, el cual consiguió tras derrotar a Rhaegar Targaryen en la Batalla del Tridente, de que Desembarco del Rey cayera en manos de Tywin Lannister y de que Aerys fuera asesinado. Robert fue proclamado como Rey de los Siete Reinos y se inició el gobierno de la dinastía Baratheon.

En Canción de hielo y fuego

Al inicio de la saga, Robert es el Rey de los Siete Reinos, pero su conducta derrochadora e indolente causa que el reino esté endeudado. Eddard Stark, viejo amigo de Robert y nueva Mano del Rey, trata de arreglar la situación, pero su complicada relación con el rey no ayudará. Lord Stark descubrirá que los hijos de Robert con Cersei Lannister son bastardos ilegítimos, lo que causará que sea arrestado y ejecutado; Robert fallece poco antes de que eso suceda, siendo reemplazado por su hijo ilegítimo, Joffrey Baratheon. Estalla entonces la Guerra de los Cinco Reyes.

Para la obra Choque de reyes, la Casa Baratheon tiene entonces tres pretendientes al Trono de Hierro: Joffrey desde Desembarco del Rey con el apoyo de la Casa Lannister, Stannis desde Rocadragón con algunas pocas casas de alrededor de la isla, y Renly desde Altojardín con el apoyo de la Casa Tyrell y los señores de las Tierras de Tormentas.

Cuando parecía que Stannis y Renly se enfrentarían, el misterioso asesinato de Renly causa que Stannis obtenga el apoyo de las Casas tormenteñas. Stannis ataca Desembarco del Rey, pero cuando está a punto de tomar la ciudad, la llegada de un ejército Lannister-Tyrell derrota a sus hombres y le obliga a huir.

En Tormenta de espadas parece que la guerra se decanta por Joffrey, sin embargo, este será asesinado en su banquete nupcial; su hermano Tommen Baratheon se sienta entonces en el Trono de Hierro. El asesinato de Tywin Lannister hace que ahora sea Cersei quien ocupe la Regencia, hasta su caída en desgracia a manos de la Fe en Festín de cuervos. Mientras tanto, Stannis se dirige al Norte, donde pretende conseguir el apoyo de las casas norteñas en su aspiración al trono.