Casa

Una casa (del latín casa, choza) es una edificación destinada para ser habitada.[1] Puede también disponer de un sótano, o un semisótano, y de una cubierta superior transitable denominada azotea o terraza. Si dispone de terreno suficiente, puede contar también con patio y jardín.

Es el lugar en que históricamente se desarrollaron las actividades y relaciones específicas de la vida social o familiar, desde el nacimiento a la muerte de muchos de sus componentes. Sirve de refugio contra la lluvia, el viento y demás agentes meteorológicos, y protege de posibles intrusos, humanos o animales. Además es el lugar donde almacenar los enseres y propiedades de sus habitantes.

También se denomina casa a algunos edificios destinados a servicios comunitarios, como la casa consistorial, la casa de beneficencia, la casa de empeños, la casa de maternidad, la casa de socorro; a sedes institucionales principales, como la Casa Blanca, la Casa de Nariño, la Casa Rosada, o incluso a las de mala reputación, como las casas de camas, casas de citas, etc.

En contraposición a la casa, se suele denominar piso[1] (apartamento o departamento) a la vivienda unifamiliar que forma parte de una edificación mayor, normalmente de varias alturas.

Una casa típica de la burguesía, en Inglaterra.
Una casa tradicional de Siberia, en Novosibirsk, Rusia.

Historia de la casa

La historia y evolución de la casa marcha de la mano de la historia de la ciudad. No es homogénea, ni la calidad de los edificios es ascendente para todos los habitantes, pues en todas las épocas coexisten magníficos ejemplos de excelentes casas que contrastan con la ingente proliferación de miserables habitáculos.

Precedentes

Las chozas de los cazadores, precedente de las primeras casas, simples refugios temporales de ramas y arbustos, fueron construidas por nuestros antepasados, hace al menos 300 000 años. Se han encontrado restos de tiendas de cazadores construidas con pieles y huesos de mamut, de c. 35 a 10 000 a. C. Los campamentos de invierno en madera para grandes grupos familiares de cazadores nómadas europeos se datan c. 12 000 a. C.

Primeras casas: 6000 a. C.

Casita de marfil encontrada en Abu Roash, de la época del rey Den ( dinastía I de Egipto c. 3000 a. C.). Museo del Louvre.

Surgen las primeras poblaciones conocidas c. 6000 a. C., en las fértiles márgenes de los grandes ríos de Oriente Medio, vinculadas a actividades agrícolas. En las regiones mediterráneas c. 5500 a. C., se construyen casas de adobe junto a los campos de cultivo.

Casas rurales: 3000 a. C.

En el Antiguo Egipto sus habitantes edifican viviendas c. 3000 a. C. que guardan ya mucha semejanza con las casas rurales de siglos posteriores, con muros de adobe y techos de madera de palma. Hay palafitos (casas sobre pilotes) en medio de lagos, en diversas partes de Centroamérica.

Palacios y casas con patio: 2000 a. C.

En el valle del Indo, ciudades como Mohenjo-Daro, Kalibangan y Harappa, poseen grandes casas con patio (c.  1800 a. C.). El palacio del rey Minos data del 1700 a. C..

En el Antiguo Egipto los ciudadanos ricos edificaron palacetes. En la nueva ciudad de Ajetatón se construyeron casas con un patio central.

Hacia el año 1300 a. C. surgió la cultura olmeca. Los olmecas de Centroamérica construían casas de barro, de las cuales apenas quedan vestigios.

Casas circulares: 1000 a. C.

Los celtas del norte de Europa construyen c. 500 a. C. casas circulares de piedra, con el techo de paja. En las ciudades estado griegas se edifican casas con patio c. 400 a. C. Se estima que Alejandría en el año 200 a. C. tendría unos 300 000 habitantes.

Grecia

En Grecia, las casas eran en un principio, de madera y después de ladrillos o piedra, pero siempre muy pequeñas y modestas; las casas estaban divididas en dos partes:

  • una para los hombres que ocupaba el piso bajo: andronitis.
  • otra para las mujeres que ocupaba el piso alto o bien la parte posterior del bajo: gineceo.[2]

Roma: casas de campo y bloques de pisos

En el primer siglo de la era cristiana, en las grandes ciudades romanas se construían cuadras enteras de edificios de viviendas, denominados ínsulas, y en las afueras "casas de campo", o "quintas".

En Roma, la fachada de los edificios multifamiliares estaba ocupada por una tienda o por la logia del esclavo portero. El vestíbulo conducía al atrio, vasta pieza cuadrada y tajada, con una abertura en el centro por la cual las aguas pluviales caían en un pilón. Estaba rodeada por las dependencias y servía para recibir a los forasteros. Un remanente de este atrio es el patio andaluz. Desde allí, por una galería (tablinum) y por dos corredores (fauces) se ingresaba al peristilo dispuesto como el atrio y desde el cual se tenía acceso a los cuartos (cubicula) destinados a la familia. En el piso alto, se encontraban los cuartos para la servidumbre (cenáculo).[2]

Se estima que Roma en 100 a. C., tendría unos 450 000 habitantes.

Edad Media: piedra, adobe y madera

Sin embargo, alrededor del 700 d. C., por diversos motivos, defensivos o climáticos, muchos habitantes vivían en cuevas excavadas como las comunidades del este de Asia Central (aún perduran), en China, etc.

Mientras que en el 800 d. C., los palacios de piedra, como los mayas, con casas de adobe para el pueblo, o de madera (entre los vikingos) indicaban el estatus, el clima o los medios. En Europa, en el siglo XIII, los nuevos ricos (comerciantes, banqueros y nobles acaudalados) construyeron magníficas casas de piedra, mientras que el pueblo continuó usando las chozas con paredes de madera revestidas de barro y cubiertas de paja.

En la Edad Media, dependiendo de los materiales de construcción de la región, las casas de los campesinos eran de adobe, piedra o madera y consistían de una estancia o habitación amplia, con cubierta de paja y con un hogar o fogón como centro de la vivienda. Era la vivienda de toda la familia y se utilizaba como granero, y habitualmente también era establo. Hasta el siglo XIII no se creó un espacio separado para los humanos y los animales en el interior de las casas. La mesa era el objeto esencial del mobiliario donde toda la familia se acomodaba, sentada en bancos, a su alrededor. Había estantes para depositar los escasos objetos que poseían y ganchos de madera para colgar los vestidos. No había camas, se dormía en el suelo, habitualmente sobre paja, o en jergones rellenos de paja.

Edad Moderna: el ladrillo

Una casa del siglo XVIII, Theux Bélgica.

A partir del siglo XVI se generaliza el uso de ladrillos de barro cocido para edificar casas en el norte de Europa. Surgen las primeras mansiones señoriales europeas. En el siglo XVIII, en muchas ciudades europeas y americanas, se erigen edificios de estilos "elegantes" para la nueva burguesía.

El siglo XIX: infraviviendas y chalés

A principios del siglo XIX las ciudades están colmadas de trabajadores que emigran del campo para buscar trabajo en las fábricas. Habitan en los "barrios bajos", hacinados, en condiciones insalubres, la mayoría en la total miseria. A finales del siglo XIX surgen los primeros barrios residenciales, los bloques de viviendas de estilo ecléctico, los chalés y las ciudades jardín para la burguesía. Algunos historiadores consideran la Red House de Philip Webb (1859) el primer diseño de "casa moderna".

Siglo XX

Durante el siglo XX la vivienda en las ciudades se densifica, y el número de casas disminuye mientras aumenta el número de pisos o viviendas en altura. Las casas unifamiliares se ubican en los barrios más pudientes en la periferia de las ciudades. También son frecuentes como segunda vivienda, para vacaciones o fines de semana y los conceptos de decoración externa e interna toman relevancia.

Other Languages
Acèh: Rumoh
Alemannisch: Haus
aragonés: Casa
Ænglisc: Hūs
العربية: منزل
مصرى: بيت
অসমীয়া: ঘৰ
asturianu: Casa
Aymar aru: Uta
azərbaycanca: Ev
تۆرکجه: ائو
башҡортса: Торлаҡ
žemaitėška: Noms
беларуская: Жыллё
беларуская (тарашкевіца)‎: Жытло
български: Къща
Bahasa Banjar: Rūmah
বাংলা: ঘর
བོད་ཡིག: ནང་།
brezhoneg: Ti
bosanski: Kuća
ᨅᨔ ᨕᨘᨁᨗ: Bola
català: Casa
Mìng-dĕ̤ng-ngṳ̄: Chuó
нохчийн: ХӀусам
Tsetsêhestâhese: Oomâhóoné-mâhéó'o
کوردیی ناوەندی: ماڵ
corsu: Casa
čeština: Dům
Cymraeg:
dansk: Hus
Deutsch: Haus
Zazaki: Keye
Ελληνικά: Κατοικία
emiliàn e rumagnòl:
English: House
Esperanto: Domo
eesti: Maja
euskara: Etxe
فارسی: خانه
suomi: Talo
français: Maison
Nordfriisk: Hüs
furlan: Cjase
贛語:
Gàidhlig: Taigh
galego: Casa
گیلکی: خؤنه
Avañe'ẽ: Óga
客家語/Hak-kâ-ngî: Vuk
हिन्दी: मकान
Fiji Hindi: Ghar
hrvatski: Kuća
Kreyòl ayisyen: Kay (bilding)
magyar: Ház
interlingua: Casa
Bahasa Indonesia: Rumah
Interlingue: Dom
Ilokano: Balay
Ido: Domo
íslenska: Hús
italiano: Casa
日本語: 住宅
Patois: Ous
Basa Jawa: Omah
ქართული: სახლი
Taqbaylit: Axxam
қазақша: Үй
ಕನ್ನಡ: ಮನೆ
한국어:
kernowek: Chy
Кыргызча: Турак жай (үй)
Latina: Domus
Limburgs: Hoes
lingála: Ndáko
ລາວ: ເຮືອນ
lietuvių: Namas
latviešu: Māja
Malagasy: Trano
олык марий: Пӧрт
Baso Minangkabau: Rumah
മലയാളം: വീട്
кырык мары: Пӧрт
Bahasa Melayu: Rumah
Nāhuatl: Chantli
Nedersaksies: Huus
नेपाली: घर
नेपाल भाषा: छेँ
Nederlands: Huis (woning)
norsk nynorsk: Hus
norsk bokmål: Hus
Nouormand: Maisoun
occitan: Ostal
ଓଡ଼ିଆ: ଘର
ਪੰਜਾਬੀ: ਮਕਾਨ
Pälzisch: Haus
Norfuk / Pitkern: Haus
polski: Dom
پنجابی: کعر
português: Casa
Runa Simi: Wasi
Romani: Kher
română: Casă
armãneashti: Casâ
русский: Жилище
русиньскый: Хыжа
саха тыла: Дьиэ
sardu: Domu
sicilianu: Casa
Scots: Hoose
srpskohrvatski / српскохрватски: Kuća
Simple English: House
slovenčina: Dom (objekt)
slovenščina: Hiša
chiShona: Imba
Soomaaliga: Guri
shqip: Shtëpia
српски / srpski: Кућа
Basa Sunda: Imah
svenska: Hus
Kiswahili: Nyumba
తెలుగు: ఇల్లు
тоҷикӣ: Хона
ไทย: บ้าน
Tagalog: Tahanan
Türkçe: Ev
татарча/tatarça: Йорт
українська: Житло
اردو: مکان
oʻzbekcha/ўзбекча: Turar joy
vèneto: Caxa
vepsän kel’: Eländkodi
Tiếng Việt: Nhà
West-Vlams: Uus
walon: Måjhon
Winaray: Baláy
Wolof: Kër
吴语: 房子
хальмг: Гер
ייִדיש: הויז
中文: 住宅
Bân-lâm-gú: Khiā-ke
粵語: 住宅