Carthagineses y Romanos

Carthagineses y Romanos
Tanit Cartagena.jpg
El cuartel de la tropa Tanit, en el campamento festero.
Tipo Fiestas históricas
Sede Casa Moreno, calle Caridad nº1
Ubicación Bandera de España Cartagena
Comienzo 1990
Fecha Segunda quincena de septiembre
Organizador Federación de Tropas y Legiones
Motivo Segunda Guerra Púnica
Página oficial
[ editar datos en Wikidata]

Carthagineses y Romanos son unas fiestas de carácter histórico que desde 1990 se celebran en la ciudad española de Cartagena durante la segunda quincena del mes de septiembre para conmemorar los hechos históricos acaecidos en la ciudad durante la segunda guerra púnica.

Se rememoran acontecimientos como la fundación de Qart Hadasht por el general cartaginés Asdrúbal el Bello en torno al año 227 a. C., la salida de Aníbal hacia Roma o la conquista de la ciudad por Escipión el Africano en el año 209 a. C.

Están declaradas de Interés Turístico Internacional desde el 22 de junio del año 2017.[1] El eslogan de la fiesta es "Y después del verano, Carthagineses y Romanos" para remarcar que se celebra en la segunda quincena del mes de septiembre.

Historia de las fiestas

El 25 de julio de 1972 se celebró en Cartagena la última Velada Marítima de las fiestas populares del Carmen y Santiago. La carroza "Río Tajo" del Ayuntamiento, que cerraba el desfile marítimo, se inclinó hacia babor al pasar por segunda vez ante la tribuna presidencial, hundiéndose con sus casi cien ocupantes. El balance final fue de diez fallecidos, la mayoría de ellos a causa de lesiones producidas por hierros y maderas. A consecuencia de esta tragedia, la ciudad quedó huérfana de unas fiestas populares.[2]

En el año 1989 un grupo de cartageneros intentaron aportar su granito de arena para recuperar la historia de la ciudad y, de paso, tomar el relevo a aquella Velada Marítima a la que una tragedia puso fin.[3]

El Centro de Iniciativas Turísticas de Cartagena, que presidía José Marín Alburquerque con Tomás Martínez Pagán en la vicepresidencia, fue el que canalizó esa iniciativa ciudadana, que había comenzado a fraguarse en la década de los setenta.

En el periodo comprendido entre diciembre de ese año y febrero del siguiente se realizó un sondeo entre los ciudadanos para determinar la fecha de las fiestas, la segunda quincena de septiembre, y la temática, el enfrentamiento entre cartagineses y romanos en la segunda guerra púnica.

En la primera edición de las fiestas ( 1990) participaron alrededor de 600 personas distribuidas en diez tropas y siete legiones. Se establecieron los personajes principales de Aníbal, Escipión, Himilce y la Gran Dama de Roma, personaje este último que con el tiempo evolucionaría a Emilia Paula. El primer campamento festero se estableció en el Paseo Alfonso XII y un único hostelero fue el encargado de todas las barras del recinto con precios unificados.

En la segunda edición de las fiestas ( 1991) se incorporaron nuevas tropas y legiones, lo que propició la aparición de nuevos personajes como Asdrúbal, Magón, Quinto Trebelio y Sexto Digicio. Por primera vez se celebraron las Bodas de Aníbal e Himilce, el Oráculo de Tanit, la contratación de mercenarios y el día de la mujer romana. El campamento se trasladó al anexo del Parque de Artillería.

En la tercera edición de las fiestas ( 1992) siguieron incorporándose nuevas tropas y legiones y nuevos personajes como Indíbil, Amílcar Barca o Cayo Flaminio. La falta de espacio trasladó el campamento a las inmediaciones de la Avenida del Cantón, cerca de la Rambla de Benipila. Se celebraron por primera vez el Circo Romano (en una plaza de toros portátil), las Pruebas de Aspar y la Batalla Marítimo Deportiva. Se celebró un congreso en el que se acordaron el límite máximo de 25 tropas y legiones, el número mínimo de integrantes de un grupo festero, el itinerario permanente de los desfiles, la instalación de sillas en los actos y la intención a medio plazo de tener un campamento estable.

En la cuarta edición de las fiestas ( 1993) continuaron incorporándose nuevas tropas y legiones para un total de más de 4.000 festeros. El personajes de Dea Ilia reemplazó a la Gran Dama de Roma como principal personaje femenino en el bando romano. Se modificó por cuarta vez la ubicación del campamento festero para situarlo en los alrededores del centro comercial Pryca (actual Eroski). Se constituyó la Federación de Tropas y Legiones y se consiguió el reconocimiento de Interés Turístico Regional.

En la quinta edición de las fiestas ( 1994) se alcanzó por primera vez el número máximo de tropas y legiones, veinticinco. Las fuertes lluvias y vientos impusieron cambios en el programa oficial e incluso llevaron a la suspensión del Circo Romano. También causaron destrozos en más del 80% del recinto festero.

En la sexta edición de las fiestas ( 1995) se celebró por primera vez el Ajedrez Viviente y se establecieron premios para la tropa y legión que mejor desfilaran, siendo los ganadores Guerreros de Uxama y Fuerzas de Choque Extraordinarii.

En la séptima edición de las fiestas ( 1996) se produjeron importantes cambios en el campamento, en el que diez grupos presentaron sus nuevas fachadas. Se consiguieron importantes hitos de promoción como la retransmisión del Circo Romano por parte de Televisión Española a través de su segundo canal y del canal internacional y la integración de las fiestas en la Asociación de Fiestas Históricas de España.

En la novena edición de las fiestas ( 1998), se reemplazó la figura de la Dea Ilia por Emilia Paula. En esta edición todos los grupos municipales acordaron por unanimidad el apoyo a solicitud de declaración de las fiestas como Interés Turístico Nacional. Además, por primera vez, el acto de la Fundación se realizó en directo a pesar de no contar con ningún actor profesional.

En la décima edición de las fiestas ( 1999), se consiguió el reconocimiento de Interés Turístico Nacional. Se consiguió la cesión de la Casa Moreno como sede de la Federación de Tropas y Legiones, se habilitó una nave para que todas las tropas y legiones pudieran dejar sus pertenencias en ella y se realizó un censo festero.

En la undécima edición de las fiestas ( 2000), se celebró la primera convivencia festera en el campamento. Se continuó con la promoción en televisiones y la ONCE editó por primera vez un cupón oficial con la imagen de las fiestas y Caja Murcia editó una tarjeta inteligente oficial de las fiestas.

En la duodécima edición de las fiestas ( 2001), se dotó al campamento festero de alcantarillado, alumbrado, tomas de agua, cámaras de televisión interna y alarmas conectadas con la Policía. Nueve tropas y legiones realizaron reformas importantes en sus casetas. Por primera vez se utilizaron voces en directo para el acto festero de las bodas de Aníbal e Himilce y se permitió a los ciudadanos contemplar el acto de la Gran Batalla desde lo alto de la Muralla del Mar.

En la decimotercera edición de las fiestas ( 2002), diez tropas y legiones realizaron reformas importantes en sus casetas. Además, se amplió el recinto festero en 2.000 metros cuadrados y se dotó de nuevos urinarios. Se realizó por primera vez el acto del Oráculo de Tanit en directo.

En la decimocuarta edición de las fiestas ( 2003), siete tropas y legiones realizaron reformas importantes en sus casetas. Entre todas ellas destacaba por sus grandes dimensiones la nueva figura que preside la caseta de los Honderos Baleares. Surgieron algunos problemas de convivencia con los vecinos por el exceso de ruido y se produjeron algunos altercados en el campamento festero, a pesar de que por primera vez se contrató seguridad privada.

En la decimonovena edición de las fiestas ( 2008), las inclemencias meteorológicas impidieron la celebración del Circo Romano, el Ajedrez Viviente, el Especial Informativo sobre la Guerra Púnica y el desfile general. La Destrucción de Sagunto tampoco pudo celebrarse debido a problemas de la Legión de Sagunto. Las obras de peatonalización del centro de la ciudad obligaron a trasladar actos al campo de fútbol y a modificar el itinerario de los desfiles. Todo esto avivó el debate sobre el cambio de fecha para las fiestas.

En la vigésimoprimera edición de las fiestas ( 2010), desapareció del programa el Circo Romano. Los actos de las Pruebas de Aspar, los Festejos Nupciales y los Juegos Carthagineses abandonaron también el programa oficial, aunque siguieron celebrándose fuera del programa. La crisis también afectó a dos grupos festeros que no pudieron montar campamento ese año. Este fue el último año en que se celebró la Feria de Día en la Plaza Juan XXIII.

En la vigésimotercera edición de las fiestas ( 2012), desaparecieron cuatro grupos festeros. La crisis obligó también a cancelar todas las actividades deportivas excepto la Batalla Marítima que, no obstante, tampoco pudo celebrarse por culpa de la climatología. Este año la climatología impidió la celebración de la Gran Batalla el viernes, aunque se pospuso para el domingo. Como notas positivas, se mejoró la instalación eléctrica y el vallado del campamento y se crearon los principales personajes infantiles en ambos bandos. El Campamento de Día se extendió a 22 grupos festeros y consiguió servir un total de 40.000 tapas.

En la vigésimoquinta edición de las fiestas ( 2014), se consiguió alcanzar de nuevo el cupo máximo de 50 grupos festeros. Para conmemorar el XXV aniversario de las fiestas se programaron por primera vez tres conciertos, así como múltiples exposiciones. Se programaron más de 375 actividades, se retomó el acto del Circo Romano y se realizaron mejoras en el desfile general. La ONCE editó un cupón conmemorativo del aniversario y también se editó un libro acerca de los veinticinco años de vida de las fiestas.

En la vigésimoséptima edición de las fiestas ( 2016) se consiguió el respaldo institucional de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia para declarar las fiestas de Interés Turístico Internacional.[4]

En la vigésimooctava edición de las fiestas ( 2017), se consiguió el reconocimiento de Interés Turístico Internacional.[1]

Other Languages