Carta de Calatayud

La Carta de Calatayud fue un documento de sumisión de un guanarteme de la isla de Gran Canaria a los Reyes Católicos el 30 de mayo de 1481.

Llegada de los castellanos a Gran Canaria

En 1477, durante la Guerra de Sucesión Castellana, enfrentadas Castilla y Portugal, los Reyes Católicos obtuvieron el derecho de conquista de las islas de Gran Canaria, Tenerife y La Palma de los señores titulares que no habían podido someterlas, Diego de Herrera e Inés Peraza, y estos recibían el señorío sobre Lanzarote, Fuerteventura, Hierro y Gomera.[2]

Los Reyes encomendaron la conquista de Gran Canaria en mayo de 1478 por el sistema de capitulación a Juan de Frías, obispo de Rubicón, a Juan Bermúdez, deán del obispado de Rubicón y a Juan Rejón, criado de la reina Isabel.[5]

Other Languages