Carro de combate

Carros de combate Leopard 2A5 del Heer.

Un carro de combate, o tanque de guerra, es un vehículo blindado de combate (AFV por sus siglas en inglés) con tracción de orugas o ruedas, diseñado principalmente para enfrentarse a fuerzas enemigas utilizando fuego directo. Un carro de combate se caracteriza por tener armas y blindaje pesado, así como por un alto grado de movilidad que le permite cruzar terrenos difíciles a velocidades relativamente altas.

Aunque los carros de combate son caros y requieren de logística, son una de las armas más temibles y versátiles del campo de batalla moderno, tanto por su capacidad de atacar a objetivos terrestres como por su valor al causar pánico en la infantería enemiga.

Los carros de combate son máquinas de ataque con gran potencia, raramente operan en solitario, están organizados en unidades blindadas en fuerzas combinadas. Sin tal apoyo, los carros de combate, a pesar de su blindaje y movilidad, serían vulnerables a la infantería, las minas terrestres y la artillería.

Estos vehículos tienen desventajas en bosques y zonas urbanas, que anulan las ventajas de la capacidad de fuego a larga distancia del vehículo, reducen su movilidad y limitan la capacidad de la tripulación para detectar potenciales amenazas.

Los tanques fueron utilizados por primera vez durante la Primera Guerra Mundial para romper la guerra de trincheras, y su papel evolucionó hasta asumir el puesto de la caballería en el campo de batalla. El nombre de tanque, tank en inglés, apareció en las fábricas británicas: se engañó a los trabajadores para mantener el secreto militar diciéndoles que estaban construyendo depósitos de agua móviles para el ejército, pero estaban produciendo un vehículo de combate.[1]

El carro de combate y las tácticas de blindados han sufrido muchas evoluciones durante casi un siglo. Aunque se siguen desarrollando sistemas de armamento y blindajes, muchas naciones han estado reconsiderando la necesidad de tales armas pesadas en un periodo caracterizado por la guerra no convencional.

Historia

Primera Guerra Mundial

Fotografía de un Mark V británico.
Fotografía del carro de combate Schneider CA1.
Tanque del zar, tanque experimental ruso.

Las condiciones de lucha en el frente occidental incitaron al ejército británico a comenzar la investigación de un vehículo autopropulsado que pudiera cruzar trincheras, derribar alambradas y fuera impenetrable al fuego de las ametralladoras. Tras haber visto el Rolls Royce blindado utilizado por la Royal Naval Air Service en 1914, y conocedor de los esquemas para crear un vehículo de combate con tracción de orugas, el Primer Lord del Almirantazgo Winston Churchill patrocinó un comité, el Landships Committee, para supervisar el desarrollo de esta nueva arma.

Bajo la dirección del coronel Ernest Swinton, el Landships Committee creó el primer prototipo con éxito, apodado Little Willie, que fue probado por el ejército británico el 6 de septiembre de 1915. Aunque inicialmente se los denominaba buques de tierra (landship), los primeros vehículos fueron llamados coloquialmente transportes de agua y más tarde tanques, para mantenerlos en secreto. La palabra tanque se empleó para dar la impresión a los trabajadores de que estaban construyendo contenedores de agua móviles para el ejército inglés en Mesopotamia, y tomó carácter oficial el 24 de diciembre de 1915.

El primer caso de carro operativo aconteció cuando el capitán H. W. Mortimore, de la Royal Navy, llevó un Mark I al combate durante la Batalla del Somme, el 15 de septiembre de 1916. Los franceses desarrollaron el Schneider CA1 y se utilizó por primera vez el 16 de abril de 1917 que, después de los malos resultados demostrados, fue sustituido paulatinamente por el Renault FT-17. Este último instituyó el que sería el formato estándar de un tanque: una base blindada con tracción de orugas y una torreta giratoria que lleva instalado el armamento principal.[2] La primera vez que se emplearon tanques masivamente durante un combate fue en la Batalla de Cambrai, el 20 de noviembre de 1917.

El carro de combate dejaría finalmente la guerra de trincheras obsoleta, y los miles de tanques que utilizaron en la guerra las fuerzas británicas y francesas realizaron una contribución significativa.

Los resultados iniciales con los tanques eran variados: los problemas de fiabilidad (y la impaciencia del alto mando) causaban un desgaste considerable en combate. El despliegue en pequeños grupos también disminuyó su valor e impacto táctico. Las fuerzas alemanas sufrieron el choque y carecían de armas contra los tanques, aunque descubrieron la munición antitanque y el uso de trincheras más anchas para limitar la movilidad de los tanques británicos.

La evolución de las condiciones en el campo de batalla y la falta de fiabilidad continuada forzaron a los tanques aliados a continuar desarrollándose durante el resto de la guerra, produciendo nuevos modelos como el Mark V, que podía abrirse paso ante obstáculos grandes, especialmente trincheras amplias.

Alemania dispuso de una pequeña cantidad de tanques, principalmente capturados, durante la Primera Guerra Mundial. Sólo llegaron a producir aproximadamente veinte tanques de su propio diseño, el Sturmpanzerwagen A7V.

Período de entreguerras

Carro de combate ruso T-26.

Con el concepto del tanque ya establecido, varias naciones diseñaron y construyeron carros de combate entre las dos guerras mundiales. Los diseños británicos eran los más avanzados, debido en gran parte a su interés en una fuerza blindada durante los años 1920. En Francia no alcanzaron tanto desarrollo durante los primeros años del período de entreguerras debido al estado de su economía.

El caso de Alemania y Rusia fue especial. Alemania estaba fuertemente limitada y controlada a causa del Tratado de Versalles y Rusia sufría un bloqueo internacional al tratarse de un país comunista, lo que hacía temer a los dirigentes de las potencias occidentales que su ideología pudiera contagiarse a sus propias naciones. Como resultado de dichas presiones, ambos países firmaron el Tratado de Rapallo (1922), que rompía el bloqueo de Rusia. Este tratado se amplió con cláusulas secretas que permitieron desarrollar los respectivos ejércitos en territorio soviético. Ya en 1929 ambos ejércitos participaban conjuntamente en la mejora de los tanques y el entrenamiento de sus tripulaciones.[4]

Estados Unidos realizó poco desarrollo durante este período porque el arma de caballería era más veterana que la de blindados y logró absorber la mayoría de la financiación destinada al desarrollo del carro de combate. Incluso George S. Patton, que tenía experiencia con tanques en la guerra, fue transferido del arma de blindados al de caballería.

Durante este tiempo, varias clases de tanques fueron comunes, la mayoría desarrollados en el Reino Unido. Los tanques ligeros, que solían pesar diez toneladas o menos, se utilizaban principalmente para el reconocimiento y llevaban un cañón ligero que era útil contra otros tanques ligeros. Los tanques medios, o de crucero (como se les conocía en el Reino Unido), eran algo más pesados y pensados para recorridos de grandes distancias a altas velocidades. Finalmente, los tanques pesados o de infantería, que estaban muy blindados y eran generalmente muy lentos.

La idea completa era utilizar los tanques de infantería conjuntamente con la infantería para efectuar una ruptura, sobreviviendo al fuego antitanque enemigo gracias a su blindaje pesado. Una vez que esta fuerza combinada destruyera la línea enemiga, se enviarían grupos de tanques a través de la brecha abierta, atacando muy por detrás de las líneas los suministros y unidades de mando. Esta táctica de golpe en dos fases fue la filosofía de combate básica de las formaciones de tanques británicos y fue adoptada por los alemanes como un componente esencial del concepto de guerra relámpago ( Blitzkrieg).

La doctrina de J.F.C. Fuller fue la fuente para el trabajo de los principales estrategas: Hobart en el Reino Unido, Guderian en Alemania, Chaffee en Estados Unidos, Charles de Gaulle en Francia y Mijaíl Tujachevsky en la Unión Soviética. Todos llegarían a conclusiones similares. La integración de Tujachevsky de los rastreadores aerotransportados era la más sofisticada y discutible; sólo Alemania realmente pondría en práctica la teoría y, con tácticas superiores, hicieron de la Blitzkrieg un arma efectiva.

Se había pensado en el combate entre tanques, pero se enfocaba más el uso de artillería antitanque y similares, como los cazacarros. Esto se aplicó más en los Estados Unidos, donde se esperaba que los tanques evitaran a los blindados enemigos, y que se enfrentasen unidades dedicadas a cazacarros. Gran Bretaña tomó el mismo camino, y ambos produjeron tanques ligeros con la esperanza de que la velocidad evitase su destrucción. Sin embargo, se comprobó en la práctica que estas esperanzas no estaban bien fundadas.

Como aumentaba el número de tanques en el campo de batalla, la posibilidad de encuentros crecía hasta el punto de que los carros de combate tuvieron que ser también vehículos anticarro. Sin embargo, los carros de combate diseñados para hacer frente sólo a otros blindados eran relativamente vulnerables contra otras amenazas y no satisfacían el papel de apoyo a la infantería. La vulnerabilidad del fuego de tanques y antitanque llevó a un rápido proceso de aumento de blindaje y del armamento en casi todos los diseños. La forma del tanque, pensada al principio para traspasar obstáculos, ahora se convirtió en un beneficio, pues presentaba un perfil bajo para la ocultación y la estabilidad.

Segunda Guerra Mundial

El T-34-85 soviético, uno de los mejores tanques de la Segunda Guerra Mundial.

Durante la Segunda Guerra Mundial se dieron avances en el diseño de tanques. Los alemanes inicialmente presentaron a combate tanques poco blindados y con armas ligeras, como el Panzer I, que se había creado con la intención de usarse sólo en entrenamientos. Estos tanques ligeros pero rápidos y otros elementos blindados fueron un elemento clave en la guerra relámpago. Durante la guerra todas las fuerzas incrementaron en gran medida la potencia de fuego y el blindaje de sus tanques: el Panzer I sólo tenía dos ametralladoras, mientras que el Panzer IV llevaba un cañón de 75 mm y pesaba menos de 20 t. Al final de la guerra, el tanque medio alemán, el Panther, disponía de un cañón rápido de 75 mm y pesaba 45 t.

Otro de los avances durante la guerra fue la mejora de los sistemas de suspensión. La calidad de la suspensión era un determinante principal para el rendimiento del tanque en el campo. Los tanques con suspensión limitada proporcionaban frecuentes sacudidas a la tripulación, limitando la velocidad y haciendo que el disparo en movimiento fuera prácticamente imposible. Los nuevos sistemas, como la barra de torsión y la suspensión Christie, mejoraron el funcionamiento, permitiendo al Panther cruzar terrenos a velocidades que habrían sido difíciles para los modelos antiguos aún en carretera.

Panzer VI Tiger alemán, uno de los tanques pesados de la Segunda Guerra Mundial.

En ese momento, la mayoría de los carros de combate estaban equipados con radios, lo que mejoraba la coordinación de las unidades. El chasis del tanque fue adaptado a un amplio número de necesidades militares, incluyendo la limpieza de minas y tareas de ingenieros. Las principales potencias desarrollaron asimismo armas autopropulsadas específicas: artillería, cazacarros y cañones de asalto. Los cazacarros rusos y alemanes eran más baratos y sencillos que los tanques, mientras que los cazacarros británicos y estadounidenses apenas se diferenciaban de los carros de combate.

Las torretas, que no eran una característica universal con anterioridad, fueron reconocidas como un elemento correcto. Se estimó que si el cañón del carro de combate debía ser utilizado para enfrentarse a blancos blindados, entonces necesitaba ser grande y de tanto alcance como fuese posible, teniendo un cañón que pudiera disparar a cualquier punto. Los diseños de tanques con múltiples torretas, como los soviéticos T-35 y T-28 fueron abandonados durante la Segunda Guerra Mundial. La mayoría de los tanques mantuvieron una ametralladora en el casco.

Guerra Fría y posteriores

Tras la Segunda Guerra Mundial, el desarrollo del carro de combate continuó con la mejoras de las clases medianas y pesadas. Los tanques ligeros se limitaban a labores de reconocimiento y, en Estados Unidos, como apoyo a fuerzas aerotransportadas. Sin embargo, las limitaciones de peso de los transportes aéreos hacían imposible construir un tanque ligero práctico, y esta clase fue desapareciendo con el paso del tiempo.

La combinación de mejores suspensiones y motores permitió a los tanques medios de finales de la guerra superar a los primeros tanques pesados. Con añadir algo más de blindaje y motores algo más grandes para compensar, los carros medios quedaron protegidos contra la mayoría de las armas antitanque, mientras que su movilidad se mantenía.

El Centurión británico, considerado el primer tanque de combate principal.

Algunos consideran al Panther como el punto de inflexión y como base para los diseños posteriores. Sin embargo, el Panther no estaba demasiado blindado ni podía luchar contra los tanques pesados en igualdad de condiciones. Se considera generalmente al tanque británico Centurión como el primer tanque de esta nueva generación, pues era capaz de resistir el impacto del famoso cañón 88 mm alemán; estaba armado con el cañón Royal Ordnance L7 de 105 mm, superior a cualquier otro en el campo de batalla, y podía alcanzar los 56 km/h gracias a su motor Meteor de 650 cv.

El Centurión reemplazó a todos los tanques medios británicos e impulsó a la desaparición del tanque pesado, convirtiéndose en lo que los británicos llamarían Universal Tank (tanque universal), que pronto sería conocido como carro de combate principal (o Main Battle Tank, MBT).

En respuesta a la amenaza de los misiles guiados anticarro, se trasladó el foco de desarrollo del grosor del blindaje a la tecnología del blindaje. La tecnología del cañón se mantuvo similar a las décadas anteriores, con la mayoría de los carros de combate utilizando un sistema de carga manual, pero con grandes avances en la efectividad de la munición.

Aunque los papeles y rasgos básicos de los tanques fueron casi todos desarrollados en el final de la Primera Guerra Mundial, las prestaciones de las contrapartidas en el siglo XXI se habían incrementado en un orden de magnitud. Se habían refinado en respuesta a las amenazas siempre cambiantes y los requisitos, especialmente contra otros tanques. Las avanzadas capacidades de los tanques se equilibraron con el desarrollo de otros carros de combate y el continuo desarrollo de armas antitanque.

Other Languages
Afrikaans: Tenk
Alemannisch: Panzer
aragonés: Tanque
Ænglisc: Campwægn
العربية: دبابة
مصرى: دبابه
asturianu: Carru de combate
azərbaycanca: Tank
تۆرکجه: تانک
башҡортса: Танк
žemaitėška: Tanks
беларуская: Танк
беларуская (тарашкевіца)‎: Танк
български: Танк
brezhoneg: Tank
bosanski: Tenk
буряад: Танк
català: Tanc
Mìng-dĕ̤ng-ngṳ̄: Tāng-káik
нохчийн: Танк
کوردیی ناوەندی: تانک
čeština: Tank
Чӑвашла: Танк
Cymraeg: Tanc
dansk: Kampvogn
Deutsch: Panzer
Ελληνικά: Άρμα μάχης
English: Tank
Esperanto: Tanko
eesti: Tank
euskara: Tanke
فارسی: تانک
français: Char de combat
Frysk: Tank
Gaeilge: Tanc
贛語: 坦克車
עברית: טנק
हिन्दी: टैंक
hrvatski: Tenk
Kreyòl ayisyen: Tank
magyar: Harckocsi
Հայերեն: Տանկ
interlingua: Tank
Bahasa Indonesia: Tank
Ilokano: Tangke
íslenska: Skriðdreki
italiano: Carro armato
日本語: 戦車
Patois: Tangk
Basa Jawa: Tank
қазақша: Танк
한국어: 전차
Kurdî: Tank
Lëtzebuergesch: Tanks
лезги: Танк
lietuvių: Tankas
latviešu: Tanks
олык марий: Танк
македонски: Тенк
монгол: Танк
मराठी: रणगाडा
Bahasa Melayu: Kereta kebal
မြန်မာဘာသာ: တင့်ကားများ
नेपाल भाषा: त्याङ्क
Nederlands: Tank (voertuig)
norsk nynorsk: Stridsvogn
norsk bokmål: Stridsvogn
ਪੰਜਾਬੀ: ਟੈਂਕ
polski: Czołg
Piemontèis: Car armà
پنجابی: ٹینک
پښتو: شوبله
português: Carro de combate
Runa Simi: Tanki
română: Tanc
русский: Танк
русиньскый: Танк
саха тыла: Тааҥка
Scots: Tank
srpskohrvatski / српскохрватски: Tenk
Simple English: Tank
slovenčina: Tank (vozidlo)
slovenščina: Tank
shqip: Tanku
српски / srpski: Тенк
svenska: Stridsvagn
Kiswahili: Kifaru (jeshi)
ślůnski: Tank
тоҷикӣ: Тонк
ไทย: รถถัง
Tagalog: Tangke
Türkçe: Tank
татарча/tatarça: Танк
українська: Танк
اردو: دبابہ
oʻzbekcha/ўзбекча: Tank
Tiếng Việt: Xe tăng
walon: Tank
Winaray: Tangke
ייִדיש: טאנק
中文: 坦克
文言: 坦克
Bân-lâm-gú: Tank
粵語: 坦克車