Carrillo (apellido)

Carrillo es un apellido judío (y como tal llevado por cristianos, sefardíes,[5]

Una rama establecida en las Islas Canarias y que, posteriormente, pasó a Cuba[10] En la soriana villa de Vinuesa, de la Cañada Real Galiana, asentaron solar los Carrillo en el siglo XV; ostentando, desde el siglo XIX, el Marquesado de la Vilueña y la Baronía de Velasco.

La doble etimología y el significado del apellido nos lo esclarece don Sebastián de Covarrubias:[12] nos dice que en el Códex ALEX. O, 444c para ganar batallas "...mester ha punnos duros, 'carriellos' denodados", aludiendo a la quijada como símbolo del atrevimiento varonil.

Un adagio del siglo XVIII: El Carrillo. Desciendo de alto linaje, / en tu rostro propio estoy, / el esparto me hace ultraje: / si quieres que más me abaje, un diminutivo soy.

Armas heráldicas

Precisamente, uno de los documentos más antiguos conservado de los tiempos medievales del linaje es un sello heráldico de cera del año 1270 pendiente de una carta original de Rodrigo Alfonso Carriello.[16] en que las armas propias del linaje traen escudo español, compuesto en dos formas y maneras:

  • De gules, un castillo de oro, donjonado, mazonado de sable y aclarado de azur.

Así la rama troncal de Burgos[18] Los Carrillo de Albornoz tienen escudo partido: en la primera partición, las armas anteriores, y en la segunda, en campo de oro, una banda de sinople, que es Albornoz. Los Carrillo de Córdoba traen escudo partido: primero, de Carrillo, y segundo, de oro, tres fajas de gules por Córdoba. Los Carrillo de Mendoza ostentan 1º, escudo de Carrillo; partido, 2º, de sinople, con la banda de oro cargada de una cotiza de gules por Mendoza antigua.

  • De azur, y un castillo de oro, donjonado, mazonado de sable y aclarado de gules.

Del solar de Tordómar (Burgos), cuyos principales descendientes son los Carrillo de Acuña (ss. XV-XIX). Los Carrillo de Toledo, y los de Murcia,[19] y algunos Carrillos de Daimiel, Cuba, etc.

El académico Faustino Menéndez Pidal ha establecido que las armas reales pueden llevarse por descendencia probada de la Familia Real, por homenaje, o por expresa concesión regia. El caso de las armas de los Carrillo, idénticas a las de Castilla, sería por razón de oficio;[20] el vasallo traería las armas de su señor en homenaje, haciéndose luego hereditarias en la descendencia del Oficial de la Casa y Corte del Rey.

Other Languages