Carnaval en la región de Murcia

En la región de Murcia el carnaval se celebra en diferentes poblaciones repartidas por toda la provincia, habiendo grandes diferencias entre algunos de ellos, especialmente entre los más antiguos. Los Carnavales más conocidos de la Region son los de Águilas, Cabezo de Torres, Cartagena, Cehegin, Beniajan, Llano de Brujas y Santiago de la Ribera, siendo estos los más concurridos y antiguos de cuantos se celebran en la Region de Murcia. La zona costera, el Campo de Cartagena, El Noroeste y la Huerta de Murcia son las principales zonas en donde se celebra el Carnaval en la mayoría de sus poblaciones. Por Comarcas estos son los principales Carnavales que se celebran en la Region:

Alto Guadalentin

La Comarca del Alto Guadalentin es por excelencia una comarca muy Carnavalera, pues en ella se desarrollan el Carnaval más emblemático de la Region de Murcia, el de Águilas.

Aguilas

El Carnaval de Águilas (Murcia), es el carnaval más emblemático de la Región de Murcia y uno de los más famosos de España. Fue declarado en el año 2015, como fiesta de Interés Turístico Internacional.

Historia

Sus raices se pierden en la noche de los tiempos como plantea el estudioso Lorenzo Antonio Hernández Pallarés en su libro "Historia de los carnavales de Águilas" (1998)[2] , en dicha obra demuestra cómo en el carnaval de Águilas aparte de las 11 prácticas Carnavaleras de las que nos habla Caro Baroja en su libro "El carnaval" se dan también otras 3 más que marcán la importancia y peculiaridad del Carnaval de Águilas [3] constituyendose un total de 14 prácticas carnavaleras diferentes en total.

En el Los testimonios en forma oral del Carnaval de Águilas se remontan al siglo XIX, y las primeras imágenes que se tienen de este carnaval son del año 1903. Algunas fuentes históricas datan el Carnaval de Águilas en el siglo XVIII, en el reinado de Carlos III.

En Águilas se conserva una Regulación de las Fiestas de Carnaval en las Ordenanzas Municipales del Ayuntamiento de dicha localidad que data del año 1886. En estas Ordenanzas se regulaba el horario en el que las personas podían ir enmascaradas, ya que había posibilidad de que se cometieran delitos gracias al anonimato, el derecho a las autoridades a pedir documentación a las máscaras, el no llevar ningún tipo de armas, la prohibición de arrojar a la calle o a los viandantes que pasaban por ella agua o harina, así como no hacer ruidos estruendosos.

Con la Guerra Civil y la posterior dictadura franquista hicieron que los Carnavales de Águilas, como en el resto de España, no pasaran por una buena época en la que incluso llegaron a estar prohibidos; no obstante, algunos aguileños se atrevían a disfrazarse haciendo acopio de pequeñas triquiñuelas; como, por ejemplo, simular una boda.

Other Languages