Carlos Somigliana

Carlos Somigliana (* 17 de mayo de 1932 en Buenos Aires-† 29 de enero de 1987) fue un destacado dramaturgo argentino.

Su vida

Realizó sus estudios secundarios en el Colegio Nacional Buenos Aires.

En 1958 se mudó por razones laborales a Ushuaia, comenzando a trabajar en el Juzgado Federal. Allí se vinculó por primera vez con un grupo de teatro y escribío su primera obra, Amarillo, la que fue puesta en escena el 22 de abril de 1965, cuando Somigliana ya se encontraba de regreso en Buenos Aires. Cinco meses después estrenó su segunda obra, Amor de ciudad grande.

Por la misma época comenzaban a estrenar sus primeras obras quienes luego serían reconocidos como la Generación del 60: Ricardo Halac, Roberto Cossa, Osvaldo Dragún, Germán Rozenmacher, Griselda Gambaro, Sergio De Cecco, Rodolfo Walsh.

la obra de Somigliana, en su conjunto, es una dramaturgia del desgarramiento, que elude la demostración de tesis previas -como sucedía con el teatro social de años anteriores- y a la que no le interesa traducir escénicamente importantes y trascendentes ideas -al uso de un teatro culto y pretendidamente universal-. Es una dramaturgia visceral y vivencial, que busca develar una verdad, que muestra más que demuestra; y muestra una inarmonía radical entre la visión del mundo y el mundo mismo.[1]

A partir de 1981 fue uno protagonistas del Movimiento del Teatro Abierto,[3]

En 1986 fundó junto con Roberto Cossa, Pepe Bove, Rubens Correa, Osvaldo Dragún y Raúl Serrano, el Teatro de la Campana en el sótano del histórico Teatro del Pueblo. Participó del filme documental País cerrado, teatro abierto estrenado en 1990.

Murió abruptamente, el 29 de enero de 1987, a los 54 años.

Other Languages