Carlos Sahagún

Carlos Sahagún
Información personal
Nombre de nacimiento Carlos Sahagún Beltrán Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 4 de junio de 1938 Ver y modificar los datos en Wikidata
Onil, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 28 de agosto de 2015 Ver y modificar los datos en Wikidata (77 años)
Valladolid, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educación licenciatura Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Escritor Ver y modificar los datos en Wikidata
Género Poesía Ver y modificar los datos en Wikidata
Movimientos Generación del 50 Ver y modificar los datos en Wikidata
Miembro de
Distinciones
[ editar datos en Wikidata]

Carlos Sahagún Beltrán ( Onil, Alicante; 4 de junio de 1938 - Valladolid; 28 de agosto de 2015)[1] fue un poeta español, Premio Nacional de Poesía en 1980. También consiguió el Premio Adonáis en 1957 y el premio Boscán en 1960.

Biografía

Vivió en Alicante hasta 1956, año en que se trasladó a Madrid para completar sus estudios de Filosofía y Letras, licenciándose en Filología Románica en 1959. Fue Lector de Español en la Universidad de Exeter (Inglaterra) y desde 1965 ejerció la docencia como Catedrático de Lengua y Literatura Españolas en Segovia, Barcelona, Las Palmas, Madrid y Palermo.

En 1963 fue incluido en la antología Poesía última de Francisco Ribes, con otros poetas como Claudio Rodríguez, Ángel González, José Ángel Valente o Eladio Cabañero, que conforman luego junto con otros muchos autores la generación de los 50, reunida en Antología de la nueva poesía española por José Batlló y publicada en 1969. En ese contexto generacional, Sahagún alterna la poesía intimista de tono elegíaco (con las constantes generacionales ante el inefable paso del tiempo, la pérdida la infancia y el encuentro con el amor, referentes casi tópicos como ocurre en el también levantino Paco Brines), junto a la poesía social y elementos vagamente irracionales y a veces oníricos.[2] Como en algunos pasajes de la obra de Antonio Gamoneda, el tema de la infancia, vinculada a las circunstancias históricas de la posguerra española, es esencial en su obra y adquiere en ella una dimensión simbólica, convirtiéndose en metáfora de la condición humana y emblema de la orfandad existencial del hombre.

Fue uno de los redactores y firmantes del Manifiesto de los 2.300, manifiesto que reivindicaba los derechos de los hispanohablantes catalanes.

Other Languages