Carlos Peucelle

Carlos Peucelle
Carlos Peucelle en El Gráfico.JPG
Datos personales
Nombre completo Carlos Desiderio Peucelle
Apodo(s) "Barullo"
Nacimiento Buenos Aires, Argentina
13 de septiembre de 1908
Nacionalidad(es) Bandera de Argentina
Fallecimiento Buenos Aires, Argentina
1 de abril de 1990 (81 años)
Carrera
Deporte Fútbol
Debut deportivo 1925
( San Telmo)
Posición Extremo
Goles en clubes 12
Retirada deportiva 1941
( River Plate)
Part. 29
[ editar datos en Wikidata]
Carlos Peucelle (derecha) junto a Adolfo Pedernera.

Carlos Desiderio Peucelle (n. Barracas, Buenos Aires, 13 de septiembre de 1908 - f. 1 de abril de 1990) fue el puntero derecho de River Plate desde 1931 hasta 1941. Jugó 320 partidos, convirtiendo 118 goles. Se inició futbolísticamente en Sportivo Barracas, continuó en San Telmo, Nacional de Adrogué y Sportivo Buenos Aires. En 1931 recaló en River Plate, donde jugó como delantero durante diez años. En 1932, con la compra de Bernabé Ferreyra, el club ganó su primer título en el profesionalismo.

En la selección nacional Peucelle disputó 25 partidos, y ganó la Copa América de 1929 y 1937. Además disputó la primera Copa Mundial de Fútbol organizada por la FIFA, en Uruguay, en 1930. Le convirtió dos goles a los Estados Unidos en la semifinal y un gol a los uruguayos en la final.

Se destacó como jugador y técnico. Habilidoso aunque extraño en sus gambetas, se lo llamó Barullo por las complicaciones que le presentaba al adversario. Fue uno de los primeros polifuncionales que aparecieron en las canchas argentinas. Jugaba en todos los puestos, tanto es así, que cuando un compañero se lesionaba, Peucelle lo reemplazaba. Ya en el último tiempo de jugador demostró su inquietud de entrenador y aconsejaba a las divisiones menores.

Inmediatamente de colgar los botines asumió su verdadera vocación de maestro del fútbol. Instructor, orientador, descubridor de jugadores, era una verdadera Biblia del fútbol. Para muchos, sus ideas fueron el embrión original que desembocó en La Máquina. Es más, el periodista Dante Panzeri consideraba que esa formación llegó tan alto porque Peucelle supo ubicar a cada jugador en el lugar que más rendía. A propósito de La Máquina, Peucelle confesó en 1969: Ese nombre fue un invento de Doña Rosa, la mamá de Pedernera. Inteligente y observador, fue también uno de los primeros estrategas del fútbol local. Además de la sabiduría empírica que desparramó por las canchas, sus conceptos quedaron documentados en reportajes y libros. Uno de éstos últimos, "Fútbol todotiempo e historia de La Máquina" (Editorial Axioma, 1975), rescata su pensamiento.

Other Languages