Carlos María de Alvear

Carlos María de Alvear
CarlosAlvearcolor.jpg

Coat of arms of Argentina.svg
2.º Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata
9 de enero-18 de abril de 1815
PredecesorGervasio Antonio de Posadas
SucesorJosé Rondeau (Tercer Triunvirato
entre el 18 y 20 de abril de 1815)

Información personal
Nombre de nacimientoCarlos Antonio del Santo Ángel Guardián de Alvear y Balbastro
Nacimiento25 de octubre de 1789
Santo Ángel Guardián de las Misiones
Bandera del Imperio español Imperio español
(actual Santo Ângelo, Flag of Brazil.svg Brasil)
Fallecimiento3 de noviembre de 1852
Nueva York
Bandera de Estados Unidos Estados Unidos
Lugar de sepulturaCementerio de la Recoleta Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidadargentina
Ciudadaníaargentina
ReligiónCatólico
Otras afiliaciones políticasLogia Lautaro
Familia
PadresDiego de Alvear y Ponce de León
María Balbastro
CónyugeMaría del Carmen Sáenz de la Quintanilla
HijosMaría Carlota
Emilio Marcelo
Camilio Urbelino
Carlos F.
Torcuato Antonio
Joaquina del Carmen
Virginia Mercedes
Diego
Juan Nepomuceno
León Gabino[1]
Información profesional
OcupaciónMilitar
Rama militarEjército
RangoGeneral
Participó en

Carlos María de Alvear (Santo Ángel Guardián de las Misiones, Misiones Orientales, Virreinato del Río de la Plata, 25 de octubre de 1789 - Nueva York, 3 de noviembre de 1852) fue un militar, político y diplomático argentino de larga trayectoria que ejerció el Directorio de las Provincias Unidas del Río de la Plata durante 3 meses en 1815.

Antecedentes familiares

Sus nombres de pila bautismal fueron Carlos Antonio del Santo Ángel Guardián,[n. 1]​ y era hijo del noble español Diego de Alvear y Ponce de León y de la porteña María Balbastro. El nombre de pila incluye al Santo Ángel Guardián por ser el epónimo y patrono de la ciudad en la que naciera: Santo Ángel Guardián de las Misiones, antigua reducción jesuítica de las Misiones Orientales o de El Tapé, actualmente Santo Ângelo en territorio anexado a Río Grande del Sur tras la conquista portuguesa de 1801.

A fines de 1804, viajaba con sus padres y sus hermanos y hermanas rumbo a España a bordo de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes, cuando la escuadra española que les transportaba se encontraba casi frente a la costa de Cádiz, a pesar de ser las relaciones entre España e Inglaterra pacíficas, se aproximaron sorpresivamente cuatro fragatas inglesas. El capitán español, confiado, les permitió una aproximación a "tiro de fusil"; encontrándose a tal distancia, para sorpresa e indignación de los españoles, uno de los capitanes ingleses intimó a que el navío español quedara como presa —junto a sus tripulantes— de "Su Majestad Británica". Sin poder creer lo que escuchaban, los españoles decidieron enviar una delegación en una chalupa a fin de parlamentar y aclarar posibles malentendidos. Como los ingleses vieran que el navío español en lugar de aceptar la intimación parecía dilatar los tiempos del plazo, respondieron con una andanada de "ángeles" (balas de cañón unidas por eslabones) o balas incendiarias (calentadas al rojo vivo). Una de tales balas dio en la santabárbara (polvorín) del navío español que voló por los aires. Desde la nave capitana el joven Alvear, que tenía entonces 16 años, vio como perecían su madre y sus seis hermanos junto a otras 240 personas.

Esta provocación, que tuvo lugar el 5 de octubre de 1804, frente a la costa portuguesa del Cabo de Santa María, motivó la declaración de guerra de España al Reino Unido el 14 de diciembre de 1804 y fue antesala de la batalla de Trafalgar. Los ingleses llevaron secuestrados hasta Gran Bretaña a los supervivientes. Allí, Diego de Alvear conocería a Luisa Rebeca Ward, con quien contraería matrimonio en segundas nupcias tres años más tarde.[2]​ A fines de 1805, padre e hijo regresaron a España. "Si Alvear experimenta cierta antipatía hacia nuestro país, ello se debe a esta terrible catástrofe," diría un viajero inglés que lo conoció en Buenos Aires en 1823.[cita requerida]