Carlos Kleiber

Carlos Kleiber
Carlos Kleiber.jpg
Información personal
Nombre de nacimiento Karl Ludwig Bonifacius Kleiber Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 3 de julio de 1930
Bandera de Alemania Berlín, Alemania
Fallecimiento 13 de julio de 2004
Bandera de Eslovenia Konjšica, Eslovenia
Nacionalidad austríaco
Familia
Padre Erich Kleiber Ver y modificar los datos en Wikidata
Cónyuge
  • Stanislava Brezovar Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Alma máter
Información profesional
Ocupación Director de orquesta Ver y modificar los datos en Wikidata
Género Música clásica Ver y modificar los datos en Wikidata
Distinciones
  • Gran Cruz del Mérito con Estrella de la Orden del Mérito de la República Federal de Alemania
  • Orden al Mérito de Baviera
  • Orden bávara de Maximiliano para la Ciencia y las Artes
  • Orden del Mérito de las Ciencias y las Artes Ver y modificar los datos en Wikidata
[ editar datos en Wikidata]

Carlos Kleiber (nombre completo: Karl Ludwig Bonifacius Kleiber, Berlín, 3 de julio de 1930 - Konjšica, Eslovenia, 13 de julio de 2004) fue un director de orquesta nacido en Alemania y nacionalidad austríaca (originariamente y de nuevo a partir de 1980, acreditado como uno de los mejores del siglo XX y por algunos como el mejor de todos los tiempos.[1]

Biografía

Hijo del director de orquesta austríaco Erich Kleiber y de la estadounidense de origen esloveno Ruth Goodrich, el pequeño Carlos demostró desde muy temprana edad aptitudes innatas para la música.

Debido a las tensiones existentes entre Erich Kleiber y el régimen del III Reich (como la decisión de Paul Joseph Goebbels y del Ministerio de Cultura nazi de aplazar sine die el estreno de la ópera Lulú, de Alban Berg), el director renunció a su puesto al frente de la Ópera Alemana de Berlín y se exilió en Buenos Aires, Argentina, país que ya había visitado durante varias de sus giras por el continente americano (1926, 1927, 1928) y donde conoció a su futura esposa, la madre de sus hijos Karl y Verónica. En Argentina, Karl Kleiber se convirtió en Carlos Kleiber, nombre con el que se lo conocería desde entonces.

Carlos comenzó sus estudios musicales en Buenos Aires, aunque su padre se opuso frontalmente desde un principio a que su hijo se dedicase profesionalmente a la música, en general, y a la dirección de orquesta en particular. Carlos conoció desde niño el funcionamiento de salas de ópera como el Teatro Colón y el Teatro Argentino de La Plata, regresando poco después a Suiza, donde estudió química para complacer a su padre que no quería que Carlos fuese director de orquesta. No puso trabas a la vocación del hijo, pero tampoco le brindó ayudas a la hora de construirse una carrera. En 1953, con 23 años, regresó a Europa y trabajó en el Teatro Gärtnerplatz de Múnich. Carlos hizo sus primeros pasos en los teatros de provincia alemanes como habría hecho cualquier oscuro director de su edad.

El apellido Kleiber era una referencia demasiado inalcanzable en los primeros años 50 y cuando debutó en 1955, lo hizo con el seudónimo de Karl Keller.[2]​ El miedo de no estar a la altura le indujo hacia un perfeccionismo radical y le llevó a dirigir el mismo repertorio que su progenitor. El análisis de las versiones discográficas de ambos de las mismas obras, en especial de las sinfonías de Beethoven, muestra que sus visiones en realidad eran bastante diferentes, ya que las de Carlos siempre buscan y consiguen una trascendencia y profundidad muy trabajadas a través de la concentración de las orquestas en la perfección formal, mientras que las versiones del padre, con ritmo muy ágil, son mucho más expresionistas y contrastadas.

Solo firmó contratos fijos con las orquestas de Potsdam, Zúrich, Stuttgart y Düsseldorf, en la Deutsche Oper am Rhein en 1966, y su nombre comenzó a disputarse entre las grandes orquestas europeas.

En 1973 su grabación de Der Freischütz de Weber fue aclamada y de 1974 a 1976 dirigió en el Festival de Bayreuth un Tristan und Isolde legendario.

El violinista español[3]​ Ángel Jesús García, concertino de la Orquesta del festival de Bayreuth en aquella época, durante 16 años, comenta lo siguiente respecto el estilo de dirección de Kleiber:

Era un hombre que no decía a los músicos cómo tenían que tocar, ni que tocasen fuerte, o más piano... El siempre intentaba explicar lo que el veía en la música que íbamos a tocar. Kleiber era un soñador con el cual uno, tocando música, podía soñar. No hay que olvidar que los músicos tocamos muchas y repetidas veces las mismas piezas, las mismas óperas, pudiendo caer a veces en la rutina, y eso es malo para la música. Por ello, si los directores no tienen ese halo especial de buscar algo especial bajo cada obra, en cada compositor, carecen de lo esencial. Y Kleiber lograba hacer de esa obra una cosa muy personal.

Dirigió nuevamente Tristán e Isolda en 1978 en La Scala y lo llevaría al disco en 1980 en su versión con otros intérpretes con la Staatskapelle de Dresde.

Dirigió los Conciertos de Año Nuevo de 1989 y 1992 en Viena al frente la Orquesta Filarmónica de Viena (Wiener Philharmoniker).

La Ópera Estatal de Baviera y los Amigos del Teatro Nacional de Múnich honran el 80º cumpleaños del director que falleció en el año 2004 con un galardón instituido en su honor. El premio bienal de 10.000 euros en efectivo se destina a partir de 2011 a directores jóvenes.

Other Languages
български: Карлос Клайбер
français: Carlos Kleiber
italiano: Carlos Kleiber
Lëtzebuergesch: Carlos Kleiber
Nederlands: Carlos Kleiber
português: Carlos Kleiber
slovenščina: Carlos Kleiber
српски / srpski: Карлос Клајбер
українська: Карлос Кляйбер