Carlos González Ragel

Carlos González Ragel ( Jerez de la Frontera (Cádiz, España), 22 de diciembre de 1899- Ciempozuelos (Madrid), 28 de noviembre de 1969) fue un pintor expresionista y fotógrafo español.

Biografía

Nació en una familia de clase media acomodada,[1] su padre, dueño de un estudio de fotografía, le inició en el oficio. La muerte de su madre se produce cuando contaba apenas nueve años.

En 1915 viaja a Madrid con su hermano Diego, y se sumerge de lleno en el mundo de la bohemia, incubando diversas enfermedades que marcarían su vida.

A la muerte de su padre, regresó a Jerez y se matriculó en la Escuela de Artes y Oficios, pero no acabó sus estudios pues al parecer su estilo pictórico no encajaba con el academicismo de dicha institución. Trabajó con su hermano Javier en el negocio de fotografía heredado del padre, destacando al parecer en su tarea de laboratorio hasta que -no queda clara la razón- desapareció el estudio. De ese periodo parece ser su aportación a la azulejería del bar Los Gabrieles, en Madrid.[2]

En el año 1931 expuso sus pinturas con figuras en forma de esqueletos en el Museo de Arte Moderno. Fotógrafo, dibujante, caricaturista, Rajel cultivó en ese periodo una figura enjuta y elegante, con una capa negra con cierres de calaveras de plata, convirtiéndose en un personaje para la sociedad jerezana. En contrapartida, su declarado alcoholismo, le llevó a ofrecer sus dibujos a plumilla a cambio de dinero o cariño y a incubar brotes agresivos indiscriminados hacia todo su entorno.

En el año 1936 fue ingresado, por primera vez, en el Hospital Psiquiátrico de Málaga. Tras su salida se desplaza a Sevilla junto a Amalia, su mujer, donde empeora su estado físico y mental, teniendo que ser nuevamente ingresado, ahora en el Hospital Psiquiátrico de Sevilla. En 1937 realiza su tercera exposición en Sevilla, exponiendo sus originales y características esqueleotomaquias de personajes famosos y políticos de la época. Regresó a Jerez, cuya casa en la carretera de Cortes bautiza como Villa Esqueletomaquia, y vive con grandes penurias económicas.

En 1941 se celebra en el Hotel Los Cisnes su cuarta exposición con cuadros similares a la de Sevilla, y en 1942 expone en el Hotel Palace de Madrid. Desde dicha fecha en adelante su pintura se hace cada vez más tenebrosa, hasta que en 1955 se celebra su última exposición en vida del artista, también en el Hotel Los Cisnes.

En 1956, con cincuenta y siete años, fue internado en el Sanatorio de San Juan de Dios en Ciempozuelos (Madrid), donde dejó una extensa producción de pinturas que componen parte de la exposición permanente de dicha institución, y donde falleció el 28 de noviembre de 1969.

Other Languages