Captura del vapor Rímac

Captura del vapor Rímac
Guerra del Pacífico
Fecha Miércoles, 23 de julio de 1879
Lugar Frente a Antofagasta, Bolivia
Resultado Victoria peruana
Beligerantes
Bandera de Chile. Chile Flag of Peru (war).svg Perú
Comandantes
Bandera de Chile. Ignacio Luis Gana Flag of Peru (war).svg Miguel Grau Seminario
Flag of Peru (war).svg Aurelio García y García
Fuerzas en combate

Transporte
Rímac

Monitor
Huáscar
Corbeta
Unión
Bajas
1 muerto
6 heridos
351 prisioneros
Ninguna
[ editar datos en Wikidata]

La captura del vapor Rímac (o captura del transporte Rímac) fue una acción de la campaña naval de la Guerra del Pacífico en el cual dicho transporte chileno fue aprehendido por naves de la Marina de Guerra del Perú. La captura del Rimac detonó una crisis en la Armada de Chile y motivó la renuncia del contraalmirante Juan Williams Rebolledo.

Antecedentes

El blindado peruano Huáscar se encontraba en su 2ª correría sobre las costas chilenas. A pesar de haber incursionado casi hasta Valparaíso, las naves peruanas no habían podido capturar transportes con tropas. Grau acordó con García y García, comandante de la 2ª división naval con su insignia en la Unión, encontrarse en aguas de Antofagasta, a 20 millas mar afuera y entrar, el Huáscar por el norte y la Unión por el sur, con la intención de capturar o hundir a alguno de los transportes chilenos que estaban en Antofagasta, pues sabían que siempre pasaban la noche en altamar y regresaban a Antofagasta al amanecer. Además contaban con periódicos que indicaban al detalle los movimientos de la escuadra, estos eran suministrados por buques amigos, de este modo Grau supo que un importante abastecimiento se acercaba a Antofagasta.

En el puerto de Antofagasta, estaba el ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Domingo Santa María González, con el cargo de Delegado del Gobierno. El 19 de julio, Santa María comunicó por telegrama a Valparaíso sobre la presencia del Huáscar y la Unión en Mejillones la noche del 18 de julio. Estaban próximos a arribar a Antofagasta los transportes Copiapó, Toltén, Rímac y Paquete de Maule con refuerzos para el ejército chileno estacionado ahí porque se alistaba para una pronta invasión a Tarapacá. Los 2 primeros estaban en camino y los otros 2, por partir de Valparaíso. El Copiapó llegó a Coquimbo el 19 de julio, pero de inmediato regresó a Valparaíso junto con el vapor Toltén y la corbeta Chacabuco, por los telegramas de que los buques peruanos Huáscar y Unión estaban en Mejillones.

El escuadrón de caballería de Línea del Ejército chileno "Carabineros de Yungay" N° 1, al mando del teniente coronel Manuel Bulnes viajaría a reforzar al ejército de operaciones en Antofagasta. El escuadrón se embarcó en el transporte Rímac con parte de la caballada y el resto de los caballos, unos 40, se embarcarían en el transporte Paquete de Maule. Además, estos transportes llevaban pertrechos para el ejército. El convoy debería partir en la tarde del 18 de julio, pero el Comandante General de la Marina, Eulogio Altamirano, recibió un telegrama de Santa María diciendo que no salgan hasta que reciban aviso. Santa María telegrafió para que los transportes zarpasen el 20 con la seguridad de que el blindado chileno Cochrane los aguardaría en Antofagasta. El Rímac navegaba en altamar, a 30 millas de la costa, mientras el Paquete de Maule pegado a la playa.

El 19 de julio había llegado a Antofagasta el Cochrane, con escaso carbón, tras haber perseguido a la cañonera peruana Pilcomayo el 17 y 18 entre Cobija y Tocopilla. En Antofagasta también estaban los transportes Itata y Lamar. Santa María ordenó al capitán de navío Enrique Simpson Baeza, comandante del Cochrane, llevar carbón a Tocopilla para la producción de agua para la población y las 500 mulas reunidas para la campaña de Tarapacá, y regresar el 22 para salir al sur al encuentro de los transportes Rímac y Paquete de Maule. El Cochrane zarpó a Tocopilla el 20 a las 10:30 pm. El 22 de julio el blindado Cochrane aún no regresaba a Antofagasta y Santa María despachó al transporte artillado Itata, al mando del capitán de navío Patricio Lynch, a buscar al Cochrane, encontrándolo en punta Tetas, al norte de Antofagasta, el mismo 22 antes de la 1 p. m. Santa María se enteró del encuentro del Cochrane al mismo tiempo que recibió un telegrama del Intendente de Atacama, Guillermo Matta, comunicándole que la corbeta Chacabuco se había llevado los 2 transportes, sin especificar cuales, de regreso a Valparaíso. Santa María pensó que eran el Rímac y el Paquete cuando en realidad se trataban del Copiapó y el Toltén. Santa María ordenó que el Lamar, con el diputado Máximo R. Lira, informara al Cochrane y al Itata que ya no llegarían los transportes y viajasen hacia Caldera, en donde el telégrafo informaba de la presencia del Huáscar y la Unión. Antes de que el Lamar regresara a Antofagasta, Santa María recibió el telegrama de Eulogio Altamirano informándole que el Rímac y el Paquete si viajaban, sin hacer escala, a Antofagasta.

En la mañana del 23, el blindado Cochrane y el transporte artillado Itata estaban a la altura de Taltal y recibieron información de 2 buques alemanes de que los buques peruanos, Huáscar y Unión, estaban en dirección al norte. El capitán Lynch sugirió regresar al norte, pero los buques chilenos siguieron al sur porque el capitán Simpson pensó que la noticia era falsa. Al Cochrane se le agotó el carbón y el Itata tuvo que remolcarlo hasta arribar a Caldera.

Other Languages