Capitanía General de Chile

Capitanía General de Chile

Gobernación y Capitanía General del imperio español

Banner of the Inca Empire.svg

1540-1810
1814-1818

Flag of Chile (1812-1814).svg
Flag of Chile (1817-1818).svg

Flag of Cross of Burgundy.svg

Bandera

Ubicación de Chile
En verde oscuro la extensión de la Capitanía c. 1796; en verde claro las reclamaciones territoriales.
Capital Santiago de Nueva Extremadura o Santiago de Chile[1]
Idioma principal Español (oficial), mapudungun, quechua
Religión Catolicismo
Gobierno Monarquía
Rey
 • 1541 - 1556 Carlos I
 • 1808 - 1833 Fernando VII
Gobernador
 • 1541 - 1547 Pedro de Valdivia
 • 1815 - 1817 Casimiro Marcó del Pont
Período histórico Imperio español
 •  Posesión 26 de octubre de  1540
 •  1.ª Junta Nacional 18 de septiembre de 1810
 •  Batalla de Rancagua 10 de octubre de 1814
 •  Batalla de Chacabuco 12 de febrero de 1817

La Capitanía General de Chile fue una entidad territorial integrante del Imperio español, que abarcó parte del extremo sudoccidental de América del Sur, también conocida como Nueva Extremadura,[1]

El llamado Reino de Chile fue establecido por la Corona española durante su periodo de colonización en América tras el asentamiento definitivo de los primeros españoles junto a Pedro de Valdivia hacia 1541. Aunque el término « capitanía general» refleja únicamente una división de carácter militar, en la actualidad es utilizado también para referirse al territorio que formó una gobernación, la cual se mantuvo durante gran parte de su historia bajo supervigilancia — superior gobierno— del Virreinato del Perú.

Fue la máxima entidad territorial durante el periodo colonial chileno y durante su existencia tuvo una extensión difícil de precisar. Aunque nominalmente durante diversos periodos se habló de la inclusión hasta de la desconocida Terra Australis,[6] la dominación española nunca logró imponerse ni sobre los mapuches, a los cuales enfrentaron en la Guerra de Arauco, ni en las tierras patagónicas. A grandes rasgos, abarcó principalmente el sector entre el despoblado de Atacama por el norte, el océano Pacífico por el oeste y el río Biobío en el sur, en el sector conocido como La Frontera, aunque existieron localidades de origen español más al sur, como Valdivia. Hacia el este, llegó a abarcar parte de Cuyo, en la actual Argentina, durante gran parte de su historia.

La Capitanía General de Chile como tal se mantuvo hasta 1810, cuando se estableció el primer gobierno de origen local. Aunque nominalmente existió por los años siguientes, el gobierno local ejerció cada vez mayor poder autónomo en lo que se conoce como la Patria Vieja. En 1814, el gobierno local es derrotado y se restaura el gobernador monárquico el cual permanece en funciones hasta 1817. Al año siguiente, se proclama la independencia de Chile, la cual sería concretada en los meses posteriores. Así, la Capitanía General desaparece para formar el núcleo de la actual República de Chile.

Denominación

Los territorios que comprendieron el Reino de Chile fueron asignados originalmente en 1534 por el emperador Carlos I a las llamadas gobernaciones de Nueva Andalucía y Nueva León, que ocupaban los territorios entre el Pacífico y el Atlántico aproximadamente entre los paralelos 26ºS y 37ºS y entre el 37ºS y el 47ºS, respectivamente. Sin embargo, la arbitrariedad de estas divisiones pronto llevaron a su desaparición, permaneciendo la denominación de «Chile», que posteriormente sería explorado por Diego de Almagro.

Tras la expedición de Pedro de Valdivia a Chile y la fundación de Santiago, se creó la llamada gobernación de Nueva Extremadura, nombre otorgado por Pedro de Valdivia a la zona en honor a su lugar de origen. Sin embargo, esta denominación se mantuvo por pocos años hasta la muerte de Jerónimo de Alderete, ocurrida en 1556.[7]

Posteriormente, también llegaron a utilizarse otras denominaciones, no oficiales y menos extendidas, tales como «Flandes Indiano», que se remite a la dura resistencia del pueblo mapuche a las tropas conquistadoras y que evocaba la compleja Guerra de los Ochenta Años ocurrida en Flandes y que terminó con la independencia de los Países Bajos.

Desde la época de Felipe II, tanto la documentación pública y privada como las leyes de Indias, se usó comúnmente la denominación de «Reino de Chile» para referirse al territorio —«Reyno de Chile» utilizando la grafía de aquella época—.[7] Cabe mencionar que el término reino era de carácter geográfico y no necesariamente político, un concepto usual en dicha época y que puede verificarse con la denominación dada a los diversos «reinos» existentes dentro de la misma España peninsular, pese a que ya carecían de las autonomías existentes en los siglos anteriores. Otros término utilizado usualmente fue el de «provincias de Chile».

Mientras el término «Reino de Chile» era eminentemente geográfico, «Gobernación de Chile» era utilizado para definir el tipo de gobierno existente, de forma similar al de «Capitanía General de Chile», aunque este precisaba la autonomía especial existente para poder enfrentar conflictos militares, y se privilegió fundamentalmente a partir del siglo XVIII.

Other Languages