Cangas del Narcea

Cangas del Narcea
Concejo y Localidad
Escudo de Cangas de Narcea.svg

Cangas del Narcea ubicada en España
Cangas del Narcea
Cangas del Narcea
Ubicación de Cangas del Narcea en España.
Cangas del Narcea ubicada en Asturias
Cangas del Narcea
Cangas del Narcea
Ubicación de Cangas del Narcea en Asturias.
País Flag of Spain.svg  España
•  Com. autónoma Flag of Asturias.svg  Asturias
•  Provincia Flag of Asturias.svg  Asturias
•  Comarca Narcea
•  Partido judicial Cangas del Narcea
Ubicación 43°10′39″N 6°33′00″O / 43.1774374, 43°10′39″N 6°33′00″O / -6.5499784
•  Altitud 376 msnm
(mín.:?, máx.:2007)
•  Distancias 89 km a Oviedo
120 km a Gijón
152 km a León
474 km a Madrid
Superficie 823,57 km²
Parroquias 54
Población 13451 hab. (2015)
•  Densidad 16,65 hab./km²
Gentilicio cangués, canguesa[1]
Código postal 33800-33819
Pref. telefónico 98
Alcalde (2015) José Víctor Rodríguez Fernández ( PSOE)
Fiestas mayores El Carmen y la Magdalena (6-22 de julio)
Patrona Santa María Magdalena
Sitio web www.ayto-cnarcea.es
[ editar datos en Wikidata]
Fachada principal del Palacio de Toreno, actual Ayuntamiento de Cangas del Narcea.
Vista de la villa de Cangas.

Cangas del Narcea es el concejo de mayor superficie de la Comunidad Autónoma del Principado de Asturias y uno de los mayores de España. Está situado al suroeste del Principado, en el corazón de la denominada Puerta de Asturias. Su capital es Cangas del Narcea, que es atravesada por el río Narcea del que procede su nombre (valle del Narcea) y por el río Naviego (luiña). Limita al norte con Allande y Tineo, al oeste con Ibias (al que se accede por el Puerto del Connio, en la AS-211 y por el Pozo de las Mujeres Muertas y el Alto de Valvaler, sitos en la AS-29), al sur con Degaña (al que se accede por el Puerto del Rañadoiro en la AS-15) y el municipio leonés de Laciana (al que se accede por el Puerto de Leitariegos sito en la AS-213), y por el este con Somiedo.

Tiene una población de 13 710 habitantes ( INE, 2014), con capital en la villa de Cangas del Narcea, y sus poblaciones con mayor número de habitantes son por este orden, la capital Cangas del Narcea, Corias, Cibuyo, Limés, Moal, Llano, Rengos y Carballo. Su capital está a una distancia de 90 kilómetros de Oviedo, y su principal vía de comunicación es la AS- 15, que a través del túnel del Rañadoiro comunica con la meseta y por el llamado corredor del Narcea permite la conexión con el centro de la región.

Hasta los años 30 del siglo XX su topónimo era Cangas de Tineo, siendo el río Narcea el que le dio el nuevo nombre.[2]

Historia

Prehistoria y época romana

El concejo no tiene una similitud en restos del paleolítico con los concejos vecinos que sí los tienen; así, los restos tumulares que en los concejos limítrofes (en Tineo y Allande) hay en gran abundancia, aquí apenas existen, al estar restringida su distribución a la zona limítrofe con Allande.

Los más arcaicos lugares donde se detectaron restos corresponden a la Edad de Hierro y la Cultura Castreña, que se halla representada con más de veinte emplazamientos de gran importancia, entre los que sólo se ha excavado puntualmente el castro de Larón, en los años 1980. De época romana se documentan abundantes restos del laboreo del oro, que se pueden agrupar en tres conjuntos: en primer lugar el del valle del río Eirrondu, en segundo lugar cerca del caudal del Narcea y un tercero lugar junto al río Ibias, donde se encontraron restos de monedas y de cerámica que completan las pruebas de la presencia romana en esta zona.

Lo que sí hay es una laguna de noticias que va desde el poder romano hasta el medievo, donde empezamos a encontrar ya noticias de este territorio pero no con la configuración que tiene hoy en día el concejo de Cangas del Narcea, ya que en un primer momento sus extensiones se reducían al valle del río Naviego. Por otra parte se cree que en los siglos X y XI había en esta zona una gran presencia de aristocracia con grandes propiedades que fundaron monasterios. Todos estos pequeños monasterios cayeron bajo el predominio del de Corias, que tuvo una gran influencia en la historia de este concejo. Fue fundado por los condes Piñolo y Aldonza, pertenecientes a la más influyente nobleza asturiana, con una gran fortuna tanto en tierras como en dinero.

Edad media y moderna

En el 569 esta zona aparecía como parroquia en el llamado parroquial suevo. Una vez derrotado el reino suevo por los visigodos, dos de sus monarcas, Gundemaro y Sisebuto, acuñaron moneda, probablemente durante las campañas de pacificación del norte peninsular, en una ceca denominada pésicos, pueblo celta prerromano que habitaba esta zona y que se había romanizado parcialmente.

Al lugar de Llamas del Mouro ha sido tradicionalmente atribuida la victoriosa emboscada preparada por Alfonso II en Lutos, según el decir de las crónicas, contra las tropas musulmanas de Hixam I, en retirada tras la aceifa del 794 dirigida contra Oviedo. Sin embargo, hipótesis más recientes y habitualmente aceptadas identifican aquel lugar con Los Lodos, en el actual concejo de Grado, lo cual es más comprensible ya que por allí pasa el Camino Real del Puerto de la Mesa.

Las primeras menciones escritas que se refieren con concreción a algunos lugares cangueses se hallan envueltas en el irresoluto problema de determinar qué noticias son aplicables a las fechas que indican los documentos pelagianos y cuáles son invenciones creadas en el siglo XII, algo que afecta a la mayor parte de la documentación catedralicia procedente del scriptorium del obispo Pelayo. Ejemplo de ello son los falsos textos de 896, 905 y 912, que otorgan amplísimas concesiones a la Iglesia, algunas de ellas aquí como Santa María del Moral y San Cristóbal de Roboreto, en 896; el monasterio de San Martín, junto a Cangas, en 905; y una extensísima relación en el último, que entre villas, monasterios, iglesias y sus dependencias, contabiliza más de una cuarentena de lugares del actual término de Cangas del Narcea.

En el siglo XIII, fue Alfonso X el que, con su programa de repoblación, funda una puebla a la que se llama Cangas de Sierra en 1255, centralizándose aquí la actividad administrativa y económica de esta zona.

La baja Edad Media trajo para el concejo de Cangas el paso por diferentes manos señoriales, como un modo de traer el apoyo de éstos a la corona. Fue Alfonso XI el que dio una serie de privilegios a la gente de la zona y al monasterio de San Juan de Corias, para evitar el despoblamiento de la zona.

Los siglos XIV y XV están marcados por diferentes tipos de luchas, hasta caer el concejo en manos de la poderosa familia Quiñones, siendo restituido más tarde a la corona por Enrique III, pero aun así hubo diferentes enfrentamiento entre los corregidores mandados por la corona y la familia Quiñones, que ahora ostentaban el condado de Luna, que acaba en un pleito que se resolvió en 1553 a favor del rey, consiguiendo Cangas su autonomía, con jurisdicción ordinaria de realengo.

La Edad Moderna traerá grandes cambios, tanto territoriales como administrativos, destacando la desamortización de Felipe II, que no logró derrumbar el poderío del monasterio de San Juan de Corias, que ya había ido perdiendo influencia y algunas tierras en los años anteriores, pero que seguía teniendo su influencia sobre un vasto territorio.

En los siglos XVI y XVII, el concejo de Cangas del Narcea pasa a formar parte de la Junta General del Principado. En este siglo, la dedicación del concejo es principalmente ganadera y agrícola.

En el siglo XVIII hay que destacar una actividad antiseñorial por los abusos cometidos por la nobleza, mandando un memorial al rey con todas las quejas. Este fue un largo proceso que continuará en la Audiencia de Oviedo y en el Consejo de Castilla, hasta lograr la abolición de todos los derechos señoriales.

Siglo XIX en adelante

El siglo XIX trae la guerra de la Independencia y el concejo fue invadido dos veces, con el incendio de su archivo y ayuntamiento. Pero lo más importante de esta época fue la desamortización de Mendizábal, que acabó completamente con el monasterio de San Juan de Corias, vendiéndose todo su patrimonio y quedando el monasterio abandonado durante treinta años, hasta que fue de nuevo ocupado por una comunidad de dominicos. En este siglo Cangas seguía dentro de su tradicional aislamiento, ampliado por la falta del ferrocarril, aunque a pesar de todo, la villa de Cangas empezó a tener un gran crecimiento debido a otro tipo de comunicación como fueron las carreteras Espina-Ponferrada, Cangas-Oviñana y Puente Nuevo.

El siglo XX traerá en sus comienzos un cambio de nombre; la corporación de Cangas de Tineo lo cambia por Cangas del Narcea. Esto fue debido a que la villa es ya el centro de todo este territorio y no quiere tener una dependencia de Tineo. La Guerra Civil no influyó en Cangas, pero sí la posguerra, ya que en estos lugares las partidas de guerrilleros republicanos se seguirían resistiendo. A partir de los años 1950 este concejo desarrollará su actividad minera produciendo más de la mitad de la producción regional de antracita, que en las últimas décadas de este siglo trajo un fuerte recorte en su producción, teniendo una reducción del 30% en el 2005 por los planes de reconversión.

A finales del siglo XIX se produce una emigración masiva de Cangueses hacia Argentina y en menor proporción a Cuba. Al inicio del siglo XX aumenta el número de emigrantes a Argentina. La colectividad Canguesa crea en Buenos Aires el Centro Cangas del Narcea, que sigue existiendo hasta el día de hoy. La emigración a América del Sur finaliza en la década de 1960. En esta época empieza el gran flujo migratorio hacia Europa, sobre todo a Suiza y en menor número a Francia.

Other Languages