Canal Imperial de Aragón

Canal Imperial de Aragón
Esclusas de Casablanca- Canal Imperial de Aragón.jpg
Esclusas de Casablanca del canal Imperial de Aragón
Ubicación geográfica y administrativa
Nacimiento Bocal de Fontellas, Fontellas, Navarra
Desembocadura Fuentes de Ebro, Zaragoza, Aragón

País(es) Flag of Spain.svg  España
División(es) Navarra
Zaragoza
Dimensiones
Longitud 110  km
Coordenadas 42°00′36″N 1°20′36″O / 42.01, 42°00′36″N 1°20′36″O / -1.3434
[ editar datos en Wikidata]

El Canal Imperial de Aragón es una de las obras hidráulicas más importantes de Europa. Es un canal de riego y de navegación de 110 km construido de 1776 a 1790 entre Fontellas ( Navarra) y Fuentes de Ebro ( Zaragoza). Su construcción tenía por objeto mejorar el regadío de la antigua Acequia Imperial de Aragón, llevando el agua del río Ebro hasta Zaragoza y permitiendo extender el regadío en la región. Asimismo estableció un servicio de transporte de viajeros y mercancías entre Tudela y Zaragoza.

Historia

Orígenes

El plan fue diseñado durante la Ilustración para construir canales en España a semejanza de Inglaterra y Francia. El canal proyectado en el siglo XVIII tenía dos aspiraciones:

  1. Salvar los meandros y azudes del tramo medio del Ebro, haciéndolo navegable, el Ebro se comunicaría con el océano Atlántico por los ríos Zadorra y Deva (Guipúzcoa) o bien por Laredo (Cantabria), con el Duero por el canal de Castilla, y con el Mediterráneo por el canal de Amposta.
  2. La vieja idea aragonesa de conseguir una salida al mar que le permitiera exportar directamente sus productos, principalmente agrícolas.
Vista de la Casa de Compuertas y de la «presa del Bucal», después de los desperfectos sufridos por un hundimiento en agosto de 1874, en La Ilustración Española y Americana.

De todo el proyecto sólo se llevó a cabo una parte, con cuantiosas inversiones y obras adicionales,

Canal Imperial de Aragón (Pinares de Venecia de Zaragoza)

Construcción

El Canal Imperial de Aragón fue una obra hidráulica de primer orden en su tiempo. El emperador Carlos I impulsó su creación. En 1771 el Consejo de Castilla, presidido por el conde de Aranda, creaba el cargo de protector con poderes para hacer toda clase de reformas necesarias para la consecución de la empresa, designando para ocuparlo a su cuñado Ramón Pignatelli. A partir de 1776 se reanudan las obras con nuevo ritmo y aprobándose un nuevo plan de construcción.[1] Tenía tres objetivos: suministro de riego, fuente de energía y vía de comunicación.

Construyó materialmente el cauce y la obra civil (1776-1790) venciendo obstáculos de todo tipo como el azud de El Bocal, el gran acueducto del Jalón, el cauce hasta Zaragoza, multitud de puentes y almenaras, las esclusas y molino de Casablanca, el Ojo del Canal, el acueducto del Barranco de la Muerte, las esclusas de Valdegurriana y otro juego de esclusas más para la navegación aguas abajo. También construyó las dependencias de la institución en Zaragoza, en la conocida como Casa del Canal.

Organizó la navegación por el mismo (1789) dentro de un plan de navegación integral del Ebro para comunicar los mares Cantábrico y Mediterráneo. Acondicionó e incluyó en la empresa el Canal de Tauste (1781).[2]

El 15 de agosto de 1790 se dio por finalizado el Canal Imperial de Aragón de 110 km tras colocarse la última piedra de la presa de El Bocal, Navarra.

Other Languages