Canal 10 (España)

Canal 10
Nombre público Canal 10
Programación Generalista
Propietario Film Success S.A.
País Flag of Spain.svg  España
Inicio de transmisiones 25 de enero de 1988
Cese de transmisiones 1 de septiembre de 1988
Personas clave José María Calviño
Área de transmisión Europa
[ editar datos en Wikidata]

Canal 10 (nombre empresarial: Film Success S.A.) fue el primer canal de televisión privado en España. Su programación eran películas, series, telefilms, entretenimiento y música. Fue la primera emisora española que no emitía anuncios y no interrumpía las películas. Primero emitió dos meses de forma gratuita por satélite y luego pasó a ser un canal de pago. Sus emisiones empezaron en enero de 1988 y finalizaron en septiembre del mismo año. El canal llegó a los 654 abonados.

Historia

Empezó en 1987 cuando varios inversores de telecomunicaciones se unieron para empezar una cadena privada. La falta de una ley concisa en emisiones televisivas privadas hizo que estos accionistas, con la ayuda del bufete de abogados de José María Calviño (ex-presidente de RTVE) encontraron un vacío legal que permitía una especie de legalidad del canal. Esta colaboración supuso la participación de Lake Wood Enterprises, Inc. ( Panamá), cuyo representante era José María Calviño, en el accionariado.

Se emitía desde Londres a través del satélite Intelsat 5 que en aquel entonces era una de las pocas compañías con emisiones por satélite con cobertura en España. Esta circunstancia se aprovechaba de uno de los flecos legales que permitirían a Canal 10 emitir de forma casi legal. También Canal 10 pacta con diversos vídeos comunitarios (pequeñas redes locales de televisión de pago) la reemisión del canal.

Canal 10 comenzó sus emisiones el 25 de enero de 1988 de forma experimental, continuando de forma regular el día siguiente con la emisión de la película Kramer contra Kramer sin anuncios por primera vez en España. La emisión era gratuita y no se requería más que un receptor analógico de satélite y una parabólica orientada a 1º Oeste.

La emisión dejó de ser gratuita el 6 de marzo del mismo año. Entonces la cadena empezó un relanzamiento de la marca, publicitándose en equipos deportivos ( ciclismo) o incluso contratando una actriz hollywoodiense como Bo Derek ( 10, la mujer perfecta) para los anuncios de la cadena. La cuota de alta eran 15.000 pesetas, mientras que la subscripción mensual eran 3500 pesetas. Sólo era posible darse de alta en grandes ciudades ( Madrid, Barcelona, Valencia), ya que sólo en ésas Canal 10 efectuaba las instalaciones (gratuitas) de la parabólica y el receptor.

Las pocas altas hicieron que en mayo de 1988 los accionistas empezaran a preocuparse por la marcha del canal. Los más optimistas prevén que en un año o dos el canal alcance un nivel estable de perdidas, pero eso no calma a accionistas como la CLT que ya planea una marcha del accionariado en vistas de un posible concurso por parte del Gobierno español de licencias legales para emisoras privadas. En un intento de retener gastos, Canal 10 traspasa la producción del canal del equipo de Molinare a uno propio.

No fue suficiente para que la propia Molinare (continuidad del canal) imposibilitara la entrada de los empleados de canal 10 a su trabajo el 1 de septiembre, haciendo que la cadena dejara de emitir por sorpresa de los abonados. El día siguiente la cadena informó de que no podía seguir adelante, acusando a que no se han generado ingresos y la precaria cifra de abonados (654). Los accionistas pretenden enviar a Enrique Talarewitz, gestor de la cadena, a los tribunales por mala gestión; pero no lo consiguen por tener presuntamente "infiltrados" jueces y funcionarios.

El 18 de septiembre de 1988 Canal 10 presentaba la quiebra, según Europa Press. El portavoz del canal lo desmiente, pero no se hizo esperar la reacción de los acreedores del canal. El día siguiente tanto Editmedia SA y Broadcasting Trade Limited, que facilitaban contenidos al canal y su producción, demandan a canal 10 por impagos de 189 millones de pesetas.

El 12 de octubre acaba el culebrón, después de ser levantada la deuda a canal 10, los 22 acreedores del canal acceden a presentar suspensión de pagos. Esta acción facilitaba una posible reencarnación del canal, pero ni Enrique Talarewitz ni Canal Plus Francia estaban dispuestos a ello.

Other Languages