Campo de concentración

Campo de concentración utilizado para albergar a canadienses de origen japonés durante la Segunda Guerra Mundial en la Columbia británica

Un campo de concentración, o campo de internamiento, es un centro de detención o confinamiento donde se encierra a personas por su pertenencia a un colectivo genérico en lugar de por sus actos individuales, sin juicio previo ni garantías judiciales, aunque puede existir una cobertura legal integrada en un sistema de represión política. Se suelen emplear campos de concentración para encerrar a opositores políticos, grupos étnicos o religiosos específicos, personas de una determinada orientación sexual, prisioneros de guerra, civiles habitantes de una región en conflicto u otros colectivos.[1]

A diferencia de un campo de prisioneros, que se emplea como centro de detención de militares enemigos en un conflicto, un campo de concentración se usa mayoritariamente para la detención de personas no combatientes, aunque en algunos períodos históricos también se emplearon para encerrar a prisioneros de guerra. Son centros de detención conocidos públicamente, usualmente de gran extensión.

Se considera como variante el campo de trabajo, un campo de concentración donde los reclusos son sometidos a trabajos forzados, frecuentemente en condiciones deplorables.

Debido al maltrato de la población civil durante la Segunda Guerra Mundial, se redactó la Cuarta Convención de Ginebra en 1949, legislando específicamente sobre el trato que deben dar las partes beligerantes en un conflicto a la población civil.

Historia del término

Mujeres y niños Bóers en un campo de concentración británico hacia 1900, durante las Guerras de los Bóer

Aunque a lo largo de la historia los gobiernos han empleado la deportación de población civil como medio de control de territorios, no es hasta el siglo XVIII cuando se documentan los primeros casos de grupos de civiles no combatientes encerrados en campos. El historiador polaco Władysław Konopczyński ha sugerido que los primeros campos de concentración se crearon en el siglo XVIII durante la Confederación de Bar, cuando los rusos organizaron tres campos de concentración en Polonia-Lituania para los prisioneros rebeldes de Polonia, internados en espera de deportación a Siberia.[2]

El primer campo de concentración fue el de Talergof, creado para la población rusa, los ortodoxos y la población rusófila de Galicia ucraniana a principios de la I Guerra Mundial.

El origen moderno del término procede de los campos de reconcentración que construyeron las autoridades españolas en la isla de Cuba durante la Guerra de los Diez Años ( 1869- 1878), imitados posteriormente por los Estados Unidos de América durante la guerra filipino-estadounidense ( 1899- 1902). La expresión inglesa «concentration camp» se popularizó a raíz de su uso por las autoridades británicas durante la segunda guerra de los Bóer en Sudáfrica, (1899-1902). Así, el objetivo declarado de un campo de concentración es precisamente concentrar a la población de un determinado grupo étnico o región geográfica, con el fin de separar a los combatientes enemigos del apoyo de la población civil, evitando también que pueda rebelarse.

Campos de concentración y exterminio de la Alemania Nazi

Campos de concentración y exterminio nazis durante la II Guerra Mundial.

Durante el siglo XX el internamiento de civiles por parte de los distintos estados se fue haciendo cada vez más frecuente, y alcanzó su clímax antes y durante la Segunda Guerra Mundial con los Campos de concentración nazis (1933-1945). Se crearon campos de concentración, de trabajo y de exterminio con el fin de mantener presos y exterminar a judíos, disidentes políticos, homosexuales, gitanos, eslavos, testigos de Jehová, criminales comunes, republicanos españoles emigrados, discapacitados, musulmanes y demás colectivos calificados como «inferiores» o «traidores» por el ideario nazi.

Como resultado de estos, el término «campo de concentración» ganó muchas de las connotaciones propias del campo de exterminio, y actualmente es usado muchas veces como sinónimo. De este modo, el «campo de concentración», originalmente un eufemismo, ha sido reemplazado por otros eufemismos como «campo de internamiento» o «campo de reubicación», independientemente de las circunstancias concretas de cada campo.

Los campos más sangrientos son Auschwitz-Birkenau, Treblinka, Belzec y Dachau, donde morían 1000 personas por día con un total de 39 campos de concentración.

Other Languages
Afrikaans: Konsentrasiekamp
العربية: معسكر اعتقال
беларуская (тарашкевіца)‎: Канцэнтрацыйны лягер
brezhoneg: Kamp-bac'h
Esperanto: Koncentrejo
hrvatski: Sabirni logor
Bahasa Indonesia: Kamp konsentrasi
日本語: 強制収容所
қазақша: Концлагер
한국어: 강제 수용소
Nederlands: Concentratiekamp
norsk nynorsk: Konsentrasjonsleir
norsk bokmål: Konsentrasjonsleir
srpskohrvatski / српскохрватски: Koncentracioni logor
Simple English: Concentration camp
chiShona: Kamba dzenhapwa
српски / srpski: Сабирни логор
Türkçe: Toplama kampı
Tiếng Việt: Trại tập trung
中文: 集中营
粵語: 集中營