Campaña de Lima

Campaña de Lima
Guerra del Pacífico
Lima campaign.svg
Desembarco y movimiento de las tropas chilenas durante la campaña.
Fecha Septiembre de 1880- enero de 1881
Lugar Departamentos de Ica, Ancash, La Libertad y Lima, Perú
Resultado Victoria chilena.
Consecuencias Ocupación de Lima.
Beligerantes
Bandera de Chile. Ejército de Chile Bandera de Perú. Ejército de Perú
Comandantes
Bandera de Chile. General Manuel Baquedano
Bandera de Chile. Contralmirante Patricio Lynch
Bandera de Perú. Presidente Nicolás de Piérola
Bandera de Perú. General Pedro Silva Gil
Fuerzas en combate
~39 000 hombres[1] ~28 000 hombres[3]
Bajas
Cifras mínimas[n 1]
1299 muertos
4414 heridos
300-400 muertos durante el saqueo de Chorrillos[n 2]
Cifras mínimas[4]
5980 muertos
3000 heridos
[ editar datos en Wikidata]

La campaña de Lima es la fase de las campañas terrestres de la Guerra del Pacífico que comprende los hechos ocurridos entre septiembre de 1880 y enero de 1881, concluyendo con la ocupación de Lima por el Ejército de Chile.

Antecedentes

Luego de las batallas del Alto de la Alianza y de Arica, ocurridas el 26 de mayo y el 7 de junio de 1880, respectivamente, los gobiernos de Bolivia, Chile y el Perú iniciaron conversaciones para finalizar la guerra en el puerto de Arica. Además parte desde este puerto la Expedición Lynch, con el objetivo de destruir las haciendas azucareras que aportaban financiera al Perú y exigir contribuciones de guerra a los hacendados peruanos.[5]

Se concretó la intervención estadounidense a través del secretario de estado William Evarts, quien promovió las Conferencias de Arica con el fin de detener el conflicto, ya que durante los cañoneos efectuados por la Armada chilena a la costa peruana, habían sido afectadas involuntariamente propiedades de europeos y estadounidenses. Pero las negociaciones de paz resultaron infructuosas debido, en parte, a que la mayoría de la población chilena quería que se intentase la invasión de Lima.[6]

El Gobierno de Chile exigía la cesión de algunos territorios ya ocupados en diversas formas la cual eran promovidas en el Congreso de Chile por el diputado José Manuel Balmaceda,[7]

La negativa de cesiones territoriales peruanas y bolivianas, así como las declaraciones del ministro de guerra chileno terminan con las conversaciones en Arica. El Presidente Pinto y el Ministro Vergara inician la organización del Ejército de Chile que aumentó a 42.000 soldados de la siguiente manera:

Ejército de Chile[1]
  • Ejército de Operaciones: 27 000 efectivos
  • Reserva en Tacna e Ilo: 6500 efectivos
  • Iquique y Antofagasta: 1500 efectivos
  • Araucanía: 1500 efectivos
  • Provincias centrales de Chile: 2500 efectivos

Los ingresos tributarios chilenos comenzaba a mejorar con los impuestos recaudados por las exportaciones de minerales de las regiones que mantenían ocupadas con lo cual costeaba la guerra. El impuesto que cobraba Chile era $1.60.

Nicolás de Piérola, dictador del Perú, pensaba que el desembarco chileno en Lima se realizaría por Ancón y Barranca, al norte de Lima. Contra esta opinión se encontraba el Coronel Andrés Avelino Cáceres y otros jefes militares quienes eran de la opinión que el desembarco chileno se realizaría por el sur. Piérola destina gran parte de la defensa al norte y al sur en Pisco, dejó una fuerza de 3000 hombres al mando del coronel Anselmo Zamudio.

Chile envió una expedición al mando del Contralmirante Patricio Lynch para detener la producción de las haciendas en la costa peruana. En ella Lynch cometió saqueos e incendios, así como cobró cupos de guerra.

El 10 de septiembre de 1880 en Chimbote, el 14 de septiembre en Supe, el 19 de septiembre en Paita, el 24 de septiembre en Eten, Chiclayo, Ferreñafe, Cayalti y luego San Pedro de Lloc. Trujillo no fue destruida al pagar el cupo de guerra.

En esta expedición fueron afectados edificios y servicios públicos, haciendas azucareras y algodoneras como Puente, Palo Seco y Rinconada, donde sus dueños se negaron de pagar los cupos de guerra de acuerdo a la legislación vigente. En las haciendas trabajaban obreros chinos en condiciones de semiesclavitud, los cuales son liberados al paso de las tropas chilenas y se incorporan como cargadores.

En la costa de Lima fueron hundidos las naves chilenas "Loa" y "Covadonga" a manos de torpedos preparados por ingenieros peruanos. Frente a estos hundimientos, la nave "Cochrane" bombardea los pueblos de Chorrillos, Ancón y Chancay.

En Moquegua, el comandante José María de la Cruz Salvo exigió de la población 100 000 pesos el cual rebajó a 60 000[8] pesos como cupo de guerra. La población logra reunir 80 000 pesos. Para completar el cupo, los soldados chilenos asaltaron el pueblo.

En 1881, el ejército peruano contaba con 28 000 hombres movilizados en todo su territorio, el ejército del Norte y el del Centro conformaban el llamado Ejército de Lima con un total de 24 000 efectivos, otros 4 000 del Segundo Ejército del Sur (en el que también se encontraban los restos del antiguo ejército de Línea) se encontraban estacionados en Arequipa al mando del coronel José de la Torre.

Ejército del Perú
  • Ejército en San Juan y Miraflores: 23 000 efectivos
  • Guarnición del Callao: 1000 efectivos
  • Ejército en Arequipa: 4000 efectivos
Other Languages